El nuevo rediseño del logo de la Generalitat Valenciana, cuestionado por la asociación heráldica

La Academia Valenciana de Genealogía y Heráldica alude que la nueva imagen presentada por la institución denigra la pureza del escudo histórico, pues reduce el territorio valenciano de «reino» a «vizcondado». La Generalitat Valenciana ha emitido un comunicado para defenderse de esta acusación.

  logo Generalitat heraldica

Hace poco más de una semana, el nuevo logotipo de la Generalitat Valenciana se presentaba en una rueda de prensa con la asistencia de autoridades políticas de la institución y la presencia de los artífices de su «modernización», los Premios Nacionales de Diseño Dani Nebot y Nacho Lavernia (los mismos que, también, lo diseñaron hace 30 años). Han hecho falta solo unos cuantos días para que, a más de uno, le chirríe la nueva imagen del organismo; en concreto, a la Academia de Genealogía y Heráldica, que hoy ha manifestado su descontento con el diseño.

Así, esta asociación heráldica ha expresado al diario Las Provincias que el logo renovado no presenta los florones y las perlas del yelmo coronado, algo que despoja de carácter de «real» a la nueva imagen y que, incluso, lo denigra de «reino» a simple «vizcondado» (un grado que se considera inferior al de los condados catalanes). La indignación de la Academia llega hasta tal punto, que no han dudado en calificar el nuevo logotipo como un «insulto a los valencianos». Y no solo eso, puesto que también han querido poner el foco en el papel de los creativos en este proceso.

«Un diseñador no tiene por qué entender de heráldica, pero lo malo es que no preguntan», han apuntado.

Frente a ello se ha defendido la Generalitat Valenciana en un comunicado. En él, ha expresado que el cambio de la imagen se corresponde a la actualización de un logotipo, y no de un «símbolo o escudo». Así, este «no se corresponde con el símbolo, sino que hace una reinterpretación libre y moderna de algunos de sus parámetros para adaptarlos a los nuevos soportes digitales y simplificarlo a la comunicación visual, por lo que su diseño se rige meramente por las normas del diseño y la libertad de sus diseñadores, y no por otro tipo de normativas», se ha aludido desde el organismo.

Además, desde la institución se han remitido a la Ley de la Generalitat Valenciana 8/1984, de 4 de diciembre, que regula los símbolos de la Comunitat Valenciana y su utilización para añadir que no han sido modificados. Por último, el organismo ha concluido su comunicado invitando a la asociación heráldica a un futuro diálogo para hablar sobre el asunto.

nuevo logo Generalitat Valenciana colores comparativa

There are 10 comments

  1. Roger Pla Ramos

    L’associació aquest d’heràldica deuen ser una colla de blavers, si sumem a més que la notícia l’han publicada a Las Províncias.

    Pense que l’actual és molt més modern, sintetitzat, i li dóna un poc de frescor, a més de tallar amb l’anterior, que com comentava algú, ja estava socarrat pels anys de corrupció recents. Si l’haguera dissenyat jo, segurament no li hauria posat ni corona…

  2. Adrián

    Me considero entendido en heráldica, o sea heraldista, y debo decir que me entero ahora de la existencia de esta asociación. Aunque no me acaba de gustar del todo, no creo que la simplificación de la corona en un logotipo contravenga el arte heráldico y convierta el Reino de Valencia en un vizcondado (o condado, como decían al principio algunos enterados). Hay que distinguir entre logotipos y representaciones heráldicas. Además, recordar que la corona del logotipo anterior tampoco era realmente una corona real (la que toca), pues le faltaban las puntas sumadas de perlas entre los florones. Era también un coronel, palabra con la que designamos las coronas que no se ajustan a los modelos de corona (real, infantil, condal…) Recordar además que la ley de símbolos no especifica que tipo de corona es, y el diseño anterior al logo de La Nave tenía tan solo tres florines vistos (otro coronel).

  3. sergio

    Me hace gracia leer que no era necesario un cambio de imagen… El contexto institucional valenciano ha cambiado radicalmente, por lo tanto el cambio hacia un logotipo más simpático y cercano está más que justificado. La personalidad de la Generalitat cambia totalmente de uno a otro, y todos sabemos la mala imagen que tenía ese logo.

  4. Toni Castelló

    Les corones són símbols pre-codificats, si poses una en un logo institucional hauràs d’estudiar el que significa. Jo veig correcta l’esmena. Ara bé, si s’ha fet a consciència i és pretén re-codificar la corona en qüestió… tampoc li veig problema. Ja no són usuals les corones i els símbols poden canviar de significat, igual que canvien i evolucionen les tradicions. Si ho han fet conscientment, em sembla atrevit però correcte.

  5. david

    Dan ganas de irse a una cueva cuando leo cosas de estas.
    Si el material gráfico no evolucionase seguiríamos pintando caballos en las paredes.
    A ver si los entendidos en todos los campos aprenden de una vez lo que es la contextualización y la evolución de la cultura. Que parece que en este país de remezclados tenemos tan arraigada nuestra amada historia que no somos capaces de dar un paso adelante y crear más.

  6. Jey

    Me parece óptimo el cambio, es simple, más pregnante al ojo. El anterior tiene más elementos en los qué hay que esforzar más la vista para comprenderlo. La tipografía es cómoda de leer. Bien es cierto que se ha “olvidado” el “símbolismo”, pero los que motivaron a esto han resaltado que buscaban una “actualización de logotipo”, así que esto sería un respaldo claro por parte de ellos y podrán estar tranquilos y no les valdrá mucho las críticas en contra.

  7. kat

    Me gusta más la antigua, de hecho era bastante limpia, no hacia falta modificar. La mejorada parece un caballito de mar. Muy sintético las formas, que cae una más del montón.

    1. Fredo

      El antiguo estaba bien y cumplía con todo.
      Totalmente de acuerdo con que ahora se parece a un caballito de mar, lo han dejado plano, sin vida ni gracia. Lo único que hubiera tocado es la tipografía, que nunca me gustó.

Deja un comentario