¿Por qué la bandera republicana es roja, amarilla y morada?

Hoy se cumplen 85 años desde que se proclamó la Segunda República Española (1931-1939) y con ella se adoptaba como propia los tres colores de la bandera republicana. Pero, ¿sabes por qué se emplearon los colores rojo, amarillo y morado?

¿Por qué la bandera republicana es roja, amarilla y morada?

Los colores de una bandera son elementos fundamentales para identificar el lugar que representan. En ellos se encuentra simbología de todo tipo y en función de ello se escogen unos colores u otros. En el caso de la bandera republicana de la Segunda República esta elección cromática surgió a partir de un error.

Los republicanos decidieron emplear esta bandera tricolor como alternativa a la bandera rojigualda para simbolizar con ella el cambio de sistema de gobierno. Partieron de la bandera que se adoptó como la nacional a mediados de siglo XIX y le añadieron la franja morada. Este tercer color buscaba, según el decreto que regulaba su uso en 1931, reconocer al pueblo de Castilla como parte fundamental del nuevo estado.

[…] De ella se conservan los dos colores y se le añade un tercero, que la tradición admite por insignia de una región ilustre, nervio de la nacionalidad, con lo que el emblema de la República, así formado, resume más acertadamente la armonía de una gran España. […]

Sin embargo, la creencia de que el color morado de la bandera era el que se incluía en el pendón de Castilla era errónea. De hecho, el color que sí se representaba era el rojo carmesí. La confusión pudo llevarse a cabo debido a que el púrpura era uno de los colores que se utilizaba en la heráldica de Castilla y León.

www.ejercito.mde.es

 

  • Pensador

    No es ninguna confusión. El color morado es el color de Castilla.
    Se usaba el carmesí en el teñido, pero al sol se volvía morado.
    Es imposible una confusión con la heráldica de Castilla y León, porque simplemente no existe tal cosa hasta en la historia hasta el estado de las autonomías tras 1978. El reino de Castilla absorbió el reino de León y este último mantuvo su importancia heráldica, pero nunca fueron una unidad. Son heráldicas separadas y el morado/carmesí siempre responde a la herencia castellana.
    La República lo hizo para evitar la confusión del nacionalismo español con el nacionalismo castellano, permitiendo la articulación simbólica centro/periferia. Es decir, al meter a Castilla en la bandera, reconocían la diversidad periférica. Era fácil sentirse catalán y español, si esto último no implicaba ser castellano. Y viceversa. Era fácil reconocer a un vasco como español desde Castilla, pues Castilla era una nacionalidad más.
    La eliminación del morado nos ha traido a la confusión que pretendían evitar y que hoy domina la vida política: confundir lo castellano con lo español. Eso expulsa a la periferia no castellana. Otro error histórico del franquismo que seguimos pagando.
    Un saludo.