Colita

Tras cursar estudios de Civilización francesa en la Sorbona, Isabel Steva Hernández regresó a Barcelona, donde se inició en la fotografía de la mano de Oriol Maspons, Julio Ubiña y Xavier Miserachs. Con este último trabajaría en 1961 en el laboratorio y como estilista. A raíz de su colaboración al año siguiente en la película Los Tarantos, pasó dos años en Madrid fotografiando a los bailaores flamencos Antonio Gades y La Chunga. Su primera exposición, la colectiva Evocaciò del modernisme, tendría lugar en 1965, en el Colegio de Arquitectos de Barcelona, a su vuelta a esta ciudad.

La-fotografa-Colita-en-La-Pedr_54402956405_54028874188_960_639

Trabajó la fotografía de prensa y cinematográfica (colaboró con la Escuela de Barcelona), hasta especializarse en retrato. Así, durante los años 60 y 70, fotografió a la Gauche Divine barcelonesa y a los integrantes de la Nova Cançó catalana. Además, la editorial Tusquets le confió la colección Serie Negra, que compaginó con la dirección del departamento de fotografía de la revista Vindicación Feminista hasta 1978.

Interviú, Cuadernos para el Diálogo y Boccaccio son algunas de las publicaciones con las que colaboró. En 1971, su exposición La gauche qui rit en la sala Aixelà de Barcelona sería clausurada al día siguiente por la policía. Otras exposiciones que han marcado su trayectoria son El Serrat de Colita (1998, itinerante), Carmen Amaya 1963 (Bienal de Flamenco de Sevilla, 2004) o la retrospectiva que EFTI le dedicó en 2009 (Madrid). En 1998, el Ayuntamiento de Barcelona le impuso la Medalla al Mérito Artístico. También ha recibido la Creu de Sant Jordi (2004) y el Premi Internacional Terenci Moix (2011). En noviembre de 2012, fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Su obra figura, entre otras, en la colección del Museu Nacional d’Art de Catalunya.

Actualización 30/06/2015
PHotoEspaña 2015 otorga el Premio Bartolomé Ros a la mejor trayectoria española en fotografía a Colita.Un premio que reconoce «la coherencia de su trayectoria, su independencia profesional y por el conjunto de su trabajo, testigo de una época, desde dentro».