‘Retratos’ de Helmut Newton, un juego de seducción por primera vez en español

La Fábrica publica, por primera vez en español, Retratos, de Helmut Newton, un completo volumen con más de 200 imágenes en blanco y negro y color, tomadas entre 1934 y 1986, que incluyen autorretratos, retratos de su mujer, June, y una selección de algunos de los retratos más icónicos del fotógrafo alemán.

Retratos, de Helmut Newton, un juego de seducción

Autorretrato.

Helmut Newton (Berlín, 1920 – Los Ángeles, 2004) consideraba que su principal trabajo como fotógrafo de retratos era «seducir, divertir y entretener». Con una prolífica carrera que comenzó con apenas 16 años, en su Berlín natal, Helmut Newton es uno de los autores de referencia de la fotografía contemporánea y revolucionario de la fotografía de moda desde mediados de la década de 1970 en adelante, con un estilo que retorcía y alteraba los límites de la representación de la mujer.

El libro comienza con una conversación entre Newton y la escritora y comisaria Carol Squiers en la que el fotógrafo desvela algunas de las claves que inspiraban su creación artística. En esta entrevista Newton habla de algunos de los temas que más le han interesado en su carrera fotográfica, como la prostitución o la pornografía; de sus series más polémicas, entre ellas, la de las mujeres vestidas con corsé ortopédico; de su aproximación a la fotografía de moda, el desnudo y el retrato –los tres pilares que marcaron su carrera– y de sus trabajos para Vogue, Vanity Fair o Jardin des Modes.

Retratos, de Helmut Newton, un juego de seducción

Catherine Deneuve.

Las imágenes de Retratos, se inauguran con una «sección personal», como el propio Newton define en la entrevista con Carol Squiers. A esta sección pertenecen una serie de auto retratos en blanco y negro de diferentes épocas. Desde imágenes de juventud en Berlín en el estudio de Yva, importante fotógrafo de moda de la época con el que Newton se formó, a imágenes de la década de los 80.

Esta sección contiene también varias imágenes de su mujer June, incluida la primera imagen que tomó de ella. Este álbum personal se completa con cuatro retratos de Newton con diferentes médicos que le atendieron en diferentes momentos de su vida y que luego se convirtieron en sus amigos. Como el mismo confiesa en la entrevista: «Amo a los médicos. Soy un hipocondriaco y en el momento en que siento que hay algo que no va bien, corro a ver a un médico, como si se tratara de un coche, quiero que me pongan a punto lo antes posible para poder continuar con mi vida».

A continuación el libro recoge 168 retratos, en color y blanco y negro, realizados por Helmut Newton en las décadas de 1970 y 1980. Imágenes icónicas de personajes como Elizabeth Taylor, Andy Warhol, Salvador Dalí, Catherine Deneuve, Sophia Loren, Charlotte Rampling, Carolina de Mónaco, Karl Lagerfeld, Billy Wilder, Paloma Picasso, Jack Nicholson, Jacqueline Bisset, John y Anjelica Huston o Sigourney Weaver, entre otros.

En la entrevista a Squiers, Newton confiesa que «se siente fascinado por ver cómo son las las celebrities». Para él «todo es un retrato». En sus imágenes lo realmente importante es el entorno que rodea a la persona que fotografía, la forma en que se comporta. Newton plantea en sus retratos cierta «puesta en escena» que permita al retratado jugar un papel, convertirse en alguien diferente de la persona que es en su día a día.

Retratos, de Helmut Newton, un juego de seducción

Jack Nicholson.

Helmut Newton comenzó a realizar desnudos en 1980 y muy poco antes comenzó con los retratos, ya que, hasta ese momento, sus principales encargos eran de fotografías de moda y comerciales.

Creador del ‘porno chic’, Newton siempre estuvo más interesado en fotografiar a mujeres que a los hombres, ya que, según él: «fotografiar a hombres es siempre mucho más sencillo».

Su aproximación al retrato supuso una auténtica revolución y un reto para todo aquel que se ponía frente a su cámara. Como señala Carol Squiers: «Como todo retratista hábil, Newton se convertía en parte esencial de su ecuación expresiva y además poseía una enorme ventaja ya que era capaz de inducir a los sujetos para que fantaseasen y se imaginasen a si mismo desde la mirada de Newton».

→ lafabrica.com

Retratos, de Helmut Newton, un juego de seducción

Charlotte Rampling.

Deja un comentario