Kerning y Tracking: aprende a diferenciarlos definitivamente

En esta segunda entrega de “palabrotas tipográficas acabadas en -ing” nos vamos a centrar en dos términos que a menudo se confunden porque están íntimamente relacionados: kerning y tracking. Vamos a definir con palabras sencillas cada uno de los dos conceptos tipográficos y poner a tu disposición sus equivalentes en español, por si quieres contribuir a evitar la fusión de nuestro idioma con el de los bárbaros del norte.

Empezaremos de lo general a lo particular: TRACKING es una alteración temporal del espacio natural entre dos o más caracteres consecutivos seleccionados por el usuario de una tipografía en un programa de autoedición. Por espacio natural entre caracteres nos referimos al establecido por el diseñador de la tipografía, eso que los angloparlantes llaman Set y nosotros Prosa. Decimos que es una alteración temporal porque solamente sucede en un determinado grupo de caracteres dentro de un determinado archivo informático; se trata, por tanto, de un parámetro circunstancial y modificable por el usuario. Es posible tanto aumentar como disminuir dicho espacio entre letras (tracking), que en español recibe el nombre de interletreado (Martínez de Sousa), interletraje, interletra o interletrado (prefiero las dos primeras).

KERNING es una alteración del tracking de una pareja de caracteres consecutivos que presentan un problema antiestético de espaciado. En las primeras décadas de existencia de la tipografía digital el kerning era una opción disponible sólo para los diseñadores de tipos, con lo que se convertía en un parámetro permanente (es decir, cada vez que el usuario compone dicha pareja de caracteres, el tracking se altera automáticamente cada vez que aparecen juntas ciertas parejas de letras). Ahora puede ser también temporal: QuarkXPress, un programa de edición que reinó en los noventa hasta que apareció InDesign, puso el kerning a disposición del usuario, que podía crear unas tablas con parejas de caracteres y sus correspondientes acoplamientos (kerning pairs). Más tarde, InDesign quiso ir más allá permitiendo 3 opciones al usuario: ajustar automáticamente, manualmente o desactivar el kerning de la tipografía.

Y aquí es donde comenzó la confusión de la parte por el todo: en los programas de Adobe el kerning se ajusta colocando el cursor entre dos letras y el tracking seleccionando dos o más letras. Pero claro, puedes seleccionar dos letras y ajustar el tracking, consiguiendo el mismo efecto que con el kerning. Para el usuario ambas operaciones parecen iguales, porque al final se trata de alterar el espacio entre caracteres; en mi opinión se trata de un grave error de diseño de la interfaz (eso que ahora se llama experiencia de usuario, UX), y lo único que tendría que haber hecho Adobe es añadir un botón para el kerning automático (óptico le llaman ellos), muy útil para ahorrar tiempo cuando se usan fuentes sin espaciar como la Comic Sans. De ese modo, el kerning habría sido un parámetro permanente y el tracking temporal, y nadie se confundiría como sucede ahora.

Recuerda: el kerning siempre es tracking pero no todo el tracking es kerning. La gran diferencia es que el kerning es entre parejas de letras que siempre chocan o generan problemas estéticos o de legibilidad y el tracking es una operación que a veces hace el usuario al componer con tipografía. Si quieres usar los términos equivalentes en español, tracking es interletraje y kerning acoplamientos (este último me parece un poco forzado, de modo que aconsejamos usar el anglicismo kerning pues el concepto nace con la tipografía digital y no teníamos un vocablo para designarlo previamente). Si quieres ampliar información, te dejamos unos cuantos enlaces de interés para que profundices en esta cuestión:

  • the inquisitor

    de lo poco bueno que hay aquí, aunque un tanto soso y poco culto en su redacción.