Interbrand: «Se decidió muy pronto que el Banco Santander debía tener una tipografía única y propia»

Interbrand ha sido la consultora de marca elegida para rediseñar el que será el nuevo logo del Banco Santander; un rediseño que supone un gran cambio en algunos de los elementos visuales que forman la marca.

2007 | 2018

Según explican, esta nueva marca intenta «ser más moderna, más digital y más en sintonía con las nuevas generaciones, al tiempo que conserva sus rasgos más distintivos». 

El nuevo logotipo presenta una modificación importante en la tipo, pero mantiene su icónica llama roja como emblema de su logo. Aunque con ligeros cambios que suavizan el icono al quitar el ligero rizo que solía tener en la parte superior e inferior de la llama, lo que hace que se pierda la forma de ‘S’ que se relacionaban sutilmente con su nombre.

Este cambio, como podemos observar, se comporta mejor en las reducciones, siguiendo la línea que buscaba la marca pretendiendo una mejor integración en el mundo digital.

Además, según destacan, el nuevo logo «las nuevas versiones, como la versión vertical, se han creado para responder a necesidades específicas». También se ha utilizado un rojo más brillante en el nuevo diseño que funcionará mejor en las versiones digitales. «Otro cambio en la paleta de color es la nueva convivencia con el blanco (que se incorpora como color principal) para que la experiencia de usuario y el uso del color sea más relevante y eficiente», resalta David Cano, Director Creativo de Interbrand.

Pero, sin ninguna duda, el verdadero cambio se encuentra en la tipo. El Banco Santander ha mantenido una tipo con serifa desde su creación en 1857, una característica que ha desaparecido tras 161 años de historia. En la nueva tipografía, a pesar de que se trata de una elaboración propia para la marca, podemos apreciar que hay cierta cercanía –por alguna de sus características formales– a la FF Dax de Hans Reichel. Además, en alguna de sus letras como la ‘n’, nos recuerda al antiguo logotipo de Vodafone, aunque con proporciones –respecto a la altura de la x– más cuadradas en este caso y más rectangulares en el del Santander.

«Estamos trabajando con Monotype no solo en una tipografía para el wordmark y la arquitectura de marcas del banco, sino también una familia tipográfica completa que está ahora en proceso de creación», nos adelanta David Cano.

Con este nuevo diseño, el Banco Santander se sube al barco en el que ya son muchas las marcas que apuestan por una tipo sin serifa con formas más redondeadas, y un diseño más simple y claro que se adapta mejor al nuevo panorama digital. «La tendencia de las sin serifa se explica por el crecimiento exponencial del entorno digital en el que las marcas han de desenvolverse, junto con los múltiples puntos de contacto offline», nos explica el Director Creativo de Interbrand.

Por último, también podemos destacar que Interbrand ha diseñado una serie de iconos que acompañarán a la nueva marca y los cuales podemos encontrar en dos versiones. Una versión con el trazado en rojo, más cercana a la identidad del Santander, y otra versión a color que nos puede recordar más al mundo de los emoticonos.

Además, también se ha realizado un estilo de ilustración nuevo que intentará ayudar a agregar un poco de interés visual a las nuevas campañas publicitarias. «Las ilustraciones forman parte de la nueva identidad de Banco Santander; están inspiradas en la matriz triangular y el dibujo del logotipo. Además, se han pensado para funcionar tanto a línea o a color, y pueden adaptarse a cualquiera de los países, entornos o dispositivos en los que la marca se exprese», nos detallan desde Interbrand.

→ Interbrand

banco santander banco santander banco santander banco santander banco santander banco santander

 

 

There are 2 comments

  1. Guille Toda

    Supongo que tiene sentido adaptarse al mundo digital, pero para mí pierde bastante identidad. Si al final todos son sin serifa, por más que sea una tipo personalizada sigue siendo demasiado parecido a otros.
    Pero lo que más me molesta de este rediseño, y supongo que se ve mucho mejor en reducciones digitales, pero me molesta, es el cambio de la llama. Bajo mi punto de vista pierde armonía, parece que se va a romper por abajo.

  2. Mila

    Una marca debe ser adaptable tanto para impreso como digital, y bien hacen las marcas en “evolucionar” su imagen, las tipografías sin serifa es lo de ahora, y lo que ha hecho el Banco me parece perfecto. Frescura y adaptación. Bien por ellos.

Deja un comentario