Cómo pensar como un diseñador de apps

Javier «Simón» Cuello, diseñador de UX especializado en móviles y coautor del libro en Diseñando apps para móviles, nos da las claves para adentrarse en el diseño de apps y sobrevivir en el intento.
_

Cómo pensar como un diseñador de apps

Ilustración: Pablo Cuello.

Diseñar una app no consiste solamente en «saber cómo hacerlo». Implica conocer también los dispositivos existentes y cambiar nuestra forma de pensar, aceptando que esto puede significar dejar atrás mucho de lo que hemos aprendido diseñando para web.

Cuando Apple lanzó su smartwatch hace unos días atrás, los diseñadores de apps tuvimos sensaciones encontradas. Por un lado, era emocionante ver un dispositivo que ofrecía nuevas posibilidades de diseño; pero por otro, sentíamos el desafío de comenzar a entender un medio con interacciones y escenarios de uso distintos a los que habíamos visto hasta ahora en los teléfonos móviles y tabletas. No es la primera vez que aparece en el mercado un dispositivo como este, sólo que las novedades tecnológicas que involucran el diseño de aplicaciones se suceden cada vez más rápidamente y así de veloz tiene que ser nuestra cabeza para adaptarse a los cambios.

Volviendo un poco hacia atrás, quizás el primer gran golpe se produjo hace ya casi 20 años, con la llegada masiva de internet a los hogares y la consecuente aparición de los primeros sitios web. En ese entonces, la mayoría de los diseñadores centraba su actividad en la gráfica impresa y tuvieron que aprender casi a la fuerza cómo diseñar para un medio interactivo, donde el usuario ya no era sólo un espectador. Para algunos –más que para otros– esta transición fue difícil. Por eso terminamos viendo webs diseñadas como si fueran carteles pero con botones: los diseñadores no conseguían entender completamente las características de este nuevo medio.

Hoy, esto vuelve a pasar con las apps. Es fácil observar diseños de aplicaciones que, en realidad, se parecen a sitios web pero en pequeño. Se diseña como una traducción o traslación de la web de escritorio al teléfono, y por eso no se tiene en cuenta contrastes, tamaños tipográficos o de objetivos táctiles, cómo usamos los gestos, en qué móvil se usará la aplicación, quién será el usuario o dónde estará.

Es necesario salir de la ‘estructura web’ a la hora de diseñar ya que este estilo y forma de diseñar, incluso, jugarnos en contra cuando abordamos una aplicación. Hay que comenzar a repensar los proyectos de diseño con una mentalidad diferente, entendiendo el dispositivo, para sacarle el mayor provecho posible.

Pero entonces, ¿qué hace falta saber para ser un diseñador de apps? Más que conocimientos o herramientas, lo que se necesita es cambiar nuestra forma de pensar. Las siguientes son algunas recomendaciones para conseguir esto y adaptarse más fácilmente al diseño de aplicaciones.

Cambiar la forma de trabajar

Desde que has comenzado a leer, montones de aplicaciones se han subido a las tiendas: no hay tiempo que perder. Ya no podemos pasar semanas, meses diseñando una interfaz con lujo de detalles para finalmente publicar nuestro producto, y sólo entonces darnos cuenta que otras aplicaciones ya han resuelto el mismo problema y de forma similar.

Para evitar esto, podemos usar Lean UX: una forma de trabajar basada en ciclos cortos y rápidos. Así, nos movemos en iteraciones continuas entre las etapas de diseño y desarrollo teniendo en cuenta un punto fundamental: nada puede darse por seguro hasta que no lo probemos con un usuario.

De esa manera, no deberíamos comenzar el diseño de la app por la estética de la interfaz en Photoshop o Illustrator, sino ir un par de pasos más atrás, para primero tener un prototipo basado en wireframes y diseños básicos, que si son necesarios cambiar, no implique perder semanas de trabajo.

Algo que también podemos intentar para cambiar nuestra forma de trabajar es abordar los proyectos usando Mobile First. Empezar a diseñar pensando primero en el móvil y no en la web de escritorio nos obliga a priorizar, a elegir, y sobre todo, a hacer un esfuerzo para cambiar nuestra estructura mental, acostumbrada a empezar a pensar desde la pantalla grande.

Aprender algo del perfil de nuestros compañeros

Un diseñador tiene que ir siempre un paso más allá: no se trata de terminar el diseño de la interfaz y pasárselo al programador para que lo implemente como pueda. Acortar los ciclos de trabajo también supone muchas veces avanzar en paralelo y para esto tenemos que ser conscientes de lo complejo que puede ser implementar nuestro diseño.

Una forma de hacer esto es aprender cómo usar herramientas de desarrollo, no necesariamente para programar una app de pies a cabeza, pero sí –al menos– para poder construir las pantallas de una forma en la que seamos conscientes de cómo se podrá traspasar el diseño al código más rápida y fielmente.

Perder el miedo a trabajar en equipo

Trabajar en equipo no quiere decir sólo compartir oficina. Significa trabajar de forma colaborativa con otros perfiles, con una comunicación constante. Al diseñar apps ágilmente, tenemos que acostumbrarnos a terminar con los procesos en cascada, donde el trabajo de uno se acaba donde empieza el del otro.

Un diseñador de aplicaciones debe saber que sus compañero de equipo —sí, quiero decir sobre todo los programadores— son sus aliados y no sus enemigos, y que entenderse y habituarse a trabajar en conjunto ayuda a conseguir mejores resultados nacidos de esta sinergia.

Ser usuario de otros sistemas operativos

Cuando uno diseña aplicaciones, no debería usar solamente el teléfono personal como referencia. Un diseñador de apps tiene que tener tanto dispositivos con iOS como Android a la mano —por lo menos—, y acostumbrarse a usarlos habitualmente para entender cómo resuelve cada uno situaciones de diseño.

La verdad es que el mundo no se acaba con el iPhone. Muchos diseñadores sólo se limitan a iOS, y cuando les toca diseñar una app para Android no hacen más que una traslación —a veces literal— de la app original. Los patrones de interacción —soluciones establecidas de problemas de interacción— son diferentes en cada sistema operativo. Por ello, un diseñador de apps debe alternar frecuentemente entre dispositivos para poder, primero asimilarlos y luego usarlos correctamente. Además, ver y probar otras aplicaciones de forma continua es una buena manera de vislumbrar cómo resolver problemas en nuestra interfaz.

Prototipar todo

En nuestra metodología de trabajo ágil es importante entender cómo se verá y funcionará algo antes de implementarlo. De la misma manera, los prototipos nos ayudan a evaluar mediante test con usuarios, la usabilidad de la app.

En aplicaciones existen numerosas herramientas que nos permiten prototipar e incluso ver la aplicación en el teléfono cómo si fuera una app terminada. Pero un prototipo tiene que ir más allá y también incluir, por ejemplo, animaciones, transiciones y contemplar el uso de los gestos. Sistemas operativos como Android —con su nuevo Material Design— están dándole cada vez más importancia a las microinteracciones. Acostumbrarse a prototiparlas es también parte del trabajo del diseñador.

No confiar en lo que se ve en la pantalla

Cuando diseñamos para web, vemos cómo va quedando el diseño en la misma pantalla en la que estamos trabajando. En el caso de aplicaciones, necesitamos probar en el móvil para estar seguros de cómo va a verse la interfaz: esto nos permite sobre todo comprobar contrastes y tamaños.

Tanto para Android como iOS existen herramientas (LiveView o Skala, por ejemplo) que pueden ayudar a sacarnos las duda de cómo se verá el diseño en un móvil con una resolución y densidad de pantalla distinta a la del ordenador.

Diseñar humildemente

Un diseñador de apps tiene que sacarse de la cabeza el concepto de ‘final’. Una aplicación no estará nunca terminada, porque es un producto digital que va evolucionando con el tiempo. De la misma manera, no podemos diseñar como si nuestra interfaz fuera la definitiva, porque gran parte de la verdad la descubrimos cuando hacemos test de usabilidad y vemos cuáles son los problemas que encuentran los usuarios. Y detectar estos problemas —o darnos cuenta que estábamos equivocados— no es algo necesariamente malo, sino una lección que debemos aprender para corregir nuestro trabajo, hacerlo mejor y más fácil de usar. Diseñar humildemente, entonces, es una actitud de base que debemos incorporar.

Estar al día

Con la cantidad de datos que hay dando vueltas es complicado estar siempre actualizados. Pero aún así, un diseñador de apps debería estar interesado y ser curioso por lo nuevo y novedoso. Esto incluye las nuevas tendencias en diseño de aplicaciones, pero también las nuevas versiones de los sistemas operativos. Aunque no nos gusten, tenemos que instalarlas y estar al día para saber hacia donde se está avanzando en el diseño de apps.

Una buena manera de consumir información valiosa sobre diseño es, por ejemplo, leerse las guías de diseño de las últimas versiones de los sistemas operativos, o seguir a referentes de la industria (por nombrar algunos, gente como Josh Clark o Luke Wroblewski). Estar actualizado también consiste en probar nuevas herramientas que vayan saliendo y que puedan ayudar a simplificar y agilizar nuestra forma de trabajar, y no tener miedo a salir de la zona de confort y abandonar el programa que hemos estado usando desde hace años para diseñar.

Estos cambios de mentalidad para adaptarse al diseño de apps es algo que tiene que nacer de uno mismo, porque nadie en el equipo nos lo pedirá. Si no lo hacemos, siempre estaremos en peligro de ser una ‘fábrica de iconos’, apenas un corto eslabón en el proceso de diseño de una app.

Entonces, el diseñador de apps requiere aprender nuevos conocimientos, pero sobre todo lo que necesita cambiar la forma de pensar. Hay que salir de la casita de ‘diseño web’ de los últimos años y entender los teléfonos, tabletas e incluso a smartwatches como dispositivos distintos. Sólo así podremos diseñar verdaderas experiencias móviles.
_____
+info: @millonestarde

  • Eduardo Sáenz

    Creo que el diseño de apps es el futuro y nos tenemos que poner las pilas, al menos yo, ya me costó el salto a diseño web… espero que este nuevo salto me cueste menos. Gracias por el artículo, es muy interesante.

  • Pingback: Piensa como un diseñador de apps | Blog 480interactive()

  • buen articulo!

  • Pingback: Aplicaciones móviles para tu negocio.()

  • Muchas gracias!

  • Beth

    Excelente! Gracias por compartir tu conocimiento. Me ha sido de ayuda.

  • Pingback: Cómo pensar como un diseñador de apps | IAVQ()

  • Pingback: Piensa como un diseñador de apps - Diseño Interactivo()

  • Muy interesante artículo, sobretodo para todo diseñador que se ve con la labor de entrar en el mundo interactivo. ;D

  • Ethereal

    Curiosamente parecería que para diseñar un app se necesitaba solamente crear un producto incompleto y lleno de defectos y esperar que la critica te diga exactamente lo que debes hacer.

    buen articulo, por cierto.

    • ¡Hola! Gracias por el comentario. La idea es que en vez de buscar una perfección durante meses, es más conveniente terminar algo —mínimo, pero hecho lo mejor que se pueda— para que observaciones de comportamiento de usuarios —no críticas— nos indiquen cómo mejorar. ¡Saludos!