Casa nostra, el spot más impactante que verás estas navidades

Vimema Films lo ha vuelto a hacer. Tras sorprendernos con la irreverencia y la frescura de uno de sus últimos spots ‘Patria’ –el spot del Salón Erótico de Barcelona 2016–, ahora regresa para dejarnos una vez más atónitos frente a la pantalla. Acaban de lanzar ‘Casa nostra’, un spot que hará que el corazón del espectador se encoja de pánico y tristeza con el objetivo de hacer, mediante la empatía, que este comprenda la situación por la que pasan los refugiados. Para conocer en mayor profundidad este proyecto, hemos hablado con Carles Valdés, el director creativo de Vimema.

‘Casa nostra’, el spot más impactante de estas navidades

El spot ‘Casa nostra’ empieza anunciando que lo que vamos a ver se trata de una historia real. A continuación, se desarrolla una escena navideña en un salón luminosos y ricamente decorado, que cuenta con una madre y su bebé como protagonistas acompañadas por un villancico de fondo. Un contexto alegre y tierno que se ve interrumpido bruscamente por un hombre enmascarado que se abalanza sobre la mujer para arrebatarle a su hija. De pronto, tanto la mujer como el bebé aparecen con salvavidas. La mujer, presa del pánico, se defiende e intenta por todos los medios que el hombre no se lleve a su bebé que no deja de llorar. Los elementos van cambiando, la mujer ya no es la misma y tampoco el escenario. Lo que era un bonito salón se convierte en la inmensidad del mar. Ella grita y llora desconsolada con la única compañía de un salvavidas de bebé vacío. Para finalizar, aparece el texto ‘Para nosotros es ficción. Para los que huyen de la guerra, la realidad’. El spot acaba con el logo de la ONG Casa nostra, casa vostra y con la petición de firmar el manifiesto que pretende presionar a las autoridades para que acojan la cuota de refugiados que se comprometieron a acoger y que no cumplieron.

Casa nostra, casa vostra es una organización sin ánimo de lucro que nace de un grupo de personas independientes que trabajan en el mundo de la comunicación. Tras su experiencia como voluntarios en los campos de refugiados de la frontera entre Grecia y Macedonia, vieron claro que debían denunciar todo lo que habían visto; tenían que hacer algo para cambiar la situación de las personas refugiadas. Una de sus acciones fue crear la campaña #volemacollir en la que han participado personas, instituciones y empresas conocidas para aportar su granito de arena.

Entre los colaboradores de la campaña se encuentra Vimema Films, quienes han realizado el spot ‘Casa nostra’ de forma gratuita: «Todos los que hemos colaborado en el vídeo lo hemos hecho sin cobrar nada, desde los actores a la localización. SeitoFilms con la cámara y la dirección de foto, la gente de Nebraska Films con el drone, Danca.tv con el sound design, la gente de Proactiva Open Arms ayudándonos con la escena en el mar y un largo etcétera. Y especialmente la familia de Paula, la niña que sale en el spot».

Todo empezó gracias a que Lara y Rubén, quienes iniciaron Casa nostra casa vostra, les contactaron: «Les encantaba lo que hacíamos y nos pidieron una reunión. Nos explicaron el proyecto, la situación actual y su experiencia en campos de refugiados. No nos lo pensamos dos veces», nos cuenta Carles Valdés, director creativo de Vimema y del spot ‘Casa notra’.

El briefing consistió simplemente en contarles todo lo que habían vivido cuando fueron voluntarios en la frontera entre Grecia y Macedonia: «Nos explicaron su propia experiencia en los campos de refugiados. Nos contaron historias terribles de personas que habían conocido allí, historias que hacen saltar las lágrimas a cualquiera, gente que tenía su casa, su coche, su trabajo. Gente que vivía bien, que era feliz y que de un día para otro pierden a la mitad de su familia. Te das cuenta que podrías haber sido tú. La única diferencia entre ellos y nosotros está en haber tenido la suerte de nacer aquí».

Según nos cuenta el director, tuvieron total libertad para llevar a cabo la pieza, ya que han confiado plenamente en ellos y han tenido una gran sintonía desde el principio. Se pusieron como objetivo sensibilizar a la gente, demostrarles que estamos faltos de empatía con el drama humanitario que hay. Querían crear una pieza que impactara lo suficiente como para que la persona decida informarse sobre la campaña para elegir si quiere o no sumarse a la iniciativa.

Con el objetivo definido, la confianza depositada y las vivencias relatadas, empezaron a analizar la situación actual para crear el concepto de la campaña: «La Unión Europea se salta sus propias leyes de asilo y vulnera sistemáticamente la Declaración Universal de los Derechos Humanos. España sólo ha acogido un centenar de las 10.772 personas que se comprometió a acoger en 2015. Está claro que no se puede confiar en las instituciones y que como históricamente se ha demostrado, la única vía posible es demostrar que la ciudadanía en masa no está de acuerdo con lo que está sucediendo y presionar a las instituciones para que esto cambie.

Pero no estamos haciendo nada o casi nada. ¿Por qué?

Cuando perdemos a alguien de forma repentina a veces necesitamos terapeutas, medicación, el cariño de la familia y amigos para superarlo. Lo sabemos y apoyamos a cualquiera que haya sufrido esta trágica situación. Es decir, mostramos humanidad.

Cuando hay un atentado en Francia hay una gran consternación en nuestra sociedad. Nuestro facebook se llena de banderas de Francia, se llena de “je suis charlie“. Nos traumatizamos con las imágenes del atentado de Bataclan, pensamos “podríamos haber sido nosotros”, guardamos minutos de silencio, llenamos las calles. Nos entristecemos sinceramente. Mostramos humanidad.

Pero ¿qué pasa cuando una bomba en una “maniobra militar” mata decenas de niños inocentes en un hospital infantil? ¿O cuando nos enteramos que centenares de miles de civiles inocentes han perdido la vida? No vemos a nadie poniéndose la bandera de Siria en facebook, no vemos a miles de personas saliendo a la calle. No mostramos humanidad.

La dura conclusión es: nuestro dolor tiene fronteras. Y eso, a nivel humano, es muy triste y tendría que hacernos reflexionar a cada uno de nosotros.

Para nosotros la clave es que la gente empatice también con la gente de allí. Que la gente llegue a pensar “podría haber sido yo”. Este fue el concepto que desarrollamos para realizar la pieza», explica Carles Valdés.

Tras tres días de rodaje –uno para interior, otro fallido en el mar y el definitivo de mar– y gracias a la participación de todos los perfiles que suelen intervienen en las publicidades que trabajan –desde un director de arte hasta un sonidista–, lograron el spot más impactante de estas navidades.

Tal y como nos explica Valdés, la campaña coincidió con Navidad, por lo que pensaron que era idóneo contextualizar el spot y lanzarlo en estas fechas: «Por timings nos caía lanzarla en diciembre. Pensamos que era una buena idea, ya que sabíamos que estaríamos inundados de anuncios navideños, y podríamos hacer algo diferente e impactante». Cosa que han logrado en la pieza ‘Casa nostra’ que, como en los trabajos de Vimema Films, consigue transmitir intensas emociones: «Lo importante en un buen spot es que transmita. Haz reír, emocionar, indignar, lo que quieras, pero transmite algo», asegura Valdés.

Si tú también quieres unirte a la iniciativa de ‘Casa nostra, casa vostra, solo tienes que entrar en casanostracasavostra.com/es/ y conocer el proyecto y los casos reales que se explican en la web y que han inspirado la campaña.

Vimema Films es una agencia catalana con sede en la ciudad de Barcelona con más de 12 años de experiencia en el mundo de Internet, clave de su éxito. «Nos encargamos de todo, desde la idea inicial, pasando por la producción del spot, hasta la estrategia de lanzamiento. Porque reducimos costes, porque no tiene sentido que los que saben de internet sólo aparezcan en la distribución del producto, porque es la clave de nuestro éxito».

→ www.vimema.com