Burst, el banco de imágenes gratis creado por Shopify

Shopify, la plataforma de comercio electrónico, ha querido ir más allá a la hora de facilitar a sus usuarios la creación de su tienda online. Para ello, ha creado Burst, un banco de imágenes con un diseño web muy atractivo donde se pueden encontrar imágenes de muy alta calidad sobre, prácticamente, lo que se quiera.

A día de hoy, existe una infinidad de bancos de imágenes en internet, ya se han gratuitos como Pixabay o de pago como Adobe Stock. Es por esto, por lo que destacar como web en este mercado es tan complicado y se debe ofrecer algo distinto para que los usuarios acudan a la web diseñada.

Shopify se ha lanzado a crear Burst porque sabía dónde podía diferenciarse y conseguir un gran número de usuarios. Burst no nace como un banco de imágenes al uso; más bien, surge como un complemento para Shopify, ya que muchos de los usuarios de esta plataforma de comercio electrónico arrancan su web sin recursos gráficos para diseñarla.

Esto se puede observar al ver el contenido de Burst. Las imágenes de stock que se nos ofrecen completamente gratis –sin introducir ningún correo si quiera– han sido muy cuidadas y procesadas para ser insertadas directamente en páginas web.

Además, en muchos de los bancos de imágenes gratuitos que hay por internet, hay una gran cantidad de fotografías de baja calidad técnica y estética. Con el fin de evitar esto, en Burst tiene una pequeña selección de fotógrafos. No todo el mundo puede subir imágenes a Burst para ser descargadas.

Con esto, Shopify, a pesar de ganar en cantidad de trabajo de selección y actualización de contenido, se evita una serie de problemas que pueden causar verdaderos quebraderos de cabeza. Se evita la posibilidad de que alguien suba imágenes con derechos de otro fotógrafo, la posibilidad de que se suba contenido inapropiado, persiguiendo así una mayor calidad como conjunto. Burst trabaja con dos tipos de licencia: Creative Commons y Shopify Some Rights Reserved.

→ Burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst

burst