Avant Garde, 50 años de contracultura y vanguardia editorial

En 2018 Avant Garde, la famosa revista puesta en marcha por Herb Lubalin junto con el editor Ralph Ginzburg, hubiera cumplido 50 años. Si bien su tirada era modesta, el magazine pronto se hizo extremadamente popular en ciertos círculos, incluidos los directores de publicidad y arte editorial de Nueva York. La razón era sencilla, sus páginas funcionaban a modo de catarsis, donde las críticas al gobierno estadounidense y los contenidos de alta carga sexual estaban a la orden del día. En Avant Garde todo era lícito, no había problema en utilizar un lenguaje vulgar e imágenes impactantes de artistas e ilustradores que ponían de manifiesto su rebelión contra el sistema establecido. Todo ello siempre tratado desde un punto de vista ampliamente creativo.

Avant Garde, 50 años de contracultura y vanguardia editorial

Portada de Avant Garde magazine #1.

El primer número de Avant Garde se publicó en enero de 1968 y el magazine estuvo saliendo a la calle mensualmente hasta julio de 1971. Tenía su sede en la ciudad de Nueva York y si bien tuvo una corta trayectoria –con solo 14 números publicados–, su nacimiento supuso un antes y un después en el mundo editorial. De hecho, todavía hoy, la revista es recordada como un símbolo de contracultura y vanguardia editorial.

Ralph Ginzburg, editor del Avant Garde, explicaba que era «una revista reflexiva y alegre sobre arte y política» dirigida a personas «adelantadas a su tiempo». El objetivo del magazine no era simplemente reflejar el espíritu de la época cultural, aunque sí que tomaba un papel principal en la promoción de la cultura ronca de los años sesenta.

Páginas interiores del nº 1 de la revista.

Cabe recordar el contexto de su nacimiento. La ciudad de Nueva York vivía una época políticamente convulsa y al mismo tiempo era un auténtico hervidero de la contracultura. A menos de un mes de estar en la calle el número 1, abría sus puertas el Madison Square Garden y las fuerzas estadounidenses efectuaban su primer bombardeo sobre Hanói en Vietnam. Los experimentos de bomba H por parte del ejército norteamericano se sucedían uno tras otro. Las diferencias raciales estaban presentes en el día a día de los ciudadanos, haciendo su eclosión con el asesinato de Martin Luther King el 4 de abril de 1968. También en junio de ese mismo año Kennedy es asesinado en Texas.

Dentro de este ambiente, Avant Garde no tenía problema en realizar críticas cáusticas de la sociedad y el gobierno estadounidenses. Así, una portada presentaba a una mujer embarazada desnuda en una pose que algunos podrían de tachar como obscena; otra, por ejemplo, contenía una parodia de la famosa pintura patriótica de Archibald Willard, The Spirit of ’76 –conocida popularmente como Yankee Doodle–, pero donde se ve a una mujer semidesnuda y a un hombre negro, un hecho que por muchos fue tachado de impúdico e inmoral.

Avant Garde, 50 años de contracultura y vanguardia editorial

Entrevista a Muhammad Ali ilustrada por sus propios dibujos.

En su interior era fácil encontrar artículos abiertos a la controversia, por ejemplo, sobre Richard Lindner, el artista que marcó un punto y aparte en el Pop Art estadounidense y que en los titulares del magazine es descrito como «el Rubens de la Generación del Amor». O una entrevista con Muhammad Ali, en la que el lector podía descubrir su faceta más artística, como poeta y dibujante. Ginzburg también publicó un portfolio de imágenes de Marilyn Monroe prohibidas anteriormente y tomadas por Bert Stern y un proyecto de Ralph M. Hattersley sobre retratos de amor interracial.

Especialmente reivindicativa era la contraportada del nº 1. En la misma se podía ver un anuncio con un clamoroso «NO MÁS GUERRA», en el que los editores hacían una llamada para participar en un concurso de diseño de carteles contra la guerra. Entre los miembros del jurado figuraban el propio Lubalin, así como otros reconocidos diseñadores y artistas como Richard Avedon, Alexander Calder, Milton Glaser y Art Kane, ente otros.

A pesar de los antecedentes de Ginzburg, que fue condenado y encarcelado acusado por haber violado un estatuto federal que regulaba la ‘obscenidad en la publicidad’ en su anterior proyecto editorial, Eros, no tuvo miedo en saltarse el establishment estadounidense y seguir su camino.

Avant Garde - Marilyn - Bert Stern

Serie de fotografías eróticas de Marilyn Monroe tomadas por Bert Stern y publicadas en Avant Garde #2.

Curiosidades en torno al diseño del logo
Para ayudar a Lubalin a desarrollar el esquema de diseño, Ginzburg le envió un largo resumen editorial y en una entrevista recordaba: «Se le ocurrieron dos logotipos hermosos, pero todos estaban equivocados para la publicación que tenía en mente». Uno se basaba en el tipo de letra utilizado en las antiguas botellas originales de Coca-Cola, otro en caracteres hebreos. «[Lubalin] siguió asociando la revista con la escuela de arte nihilista de vanguardia de principios del siglo XX», añadía, «pero esta revista no tenía nada que ver con eso». En cambio, era un magazine para intelectuales que también podrían tener un sentido de humor. «Herb y yo siempre habíamos estado en la misma frecuencia creativa. El concepto de Avant Garde fue la única excepción. Él simplemente no podía conseguirlo. Y aunque normalmente producía diseños para mí instantáneamente, sin importar cuán complejo o desafiante fuera el trabajo, pasaron dos semanas y todavía no tenía ni idea».
Avant Garde, tipografía

Exasperado, Ginzburg hizo que su esposa, Shoshana visitara a Lubalin en su estudio para explicarle el concepto de la revista por última vez. «Le pedí que imaginara un aeropuerto europeo moderno y limpio –o la terminal de TWA–, con letreros en blanco y negro», recuerda Shoshana. «Luego le dije que imaginara un avión despegando hacia el futuro. Usé mi mano para describir una diagonal ascendente del avión que sube hacia el cielo. Él me hizo repetir eso varias veces. Le expliqué que los logotipos que nos había ofrecido para este proyecto, hasta ahora, podrían haber estado en cualquier revista, pero que Avant Garde –aventurándose en territorio desconocido– por su mismo nombre, era algo que nadie debía haber visto antes. Necesitábamos algo singular y completamente nuevo». Ginzburg continúa: «A la mañana siguiente, al ir a trabajar desde su casa en Woodmere [Nueva York], se detuvo a un lado de la carretera y me llamó por teléfono –la primera vez que lo hacía–. ‘Ralph, lo tengo. Ya lo verás’. Y el resto es historia de diseño».

Para su solución histórica, Lubalin adaptó las capitulares góticas –algo entre Futura y Helvetica– y anguló la ‘A’ y la ‘V’ para que encajaran juntas como una porción de pastel. Se partió por la mitad la ‘T’, de modo que la mitad fuera parte de la ‘N’. La ‘G’ perfectamente redonda, grabada en la angular ‘A’, que superpuso la mitad del trazo. Y la segunda ‘A’ en la Avant era una extensión inclinada de la ‘A’ en Garde. Ambas palabras estaban espaciadas con letras para estar perfectamente apiladas, y así podrían caber como un bloque en cualquier parte de la cubierta. Según Shoshana, «la inclinación distintiva de la ‘A’ era exactamente la línea que había hecho en el aire cuando le mostré ese avión ascendente».

Herb Lubalin.

Lubalin, el artífice de la tipografía para la postmodernidad
Avant Garde tenía una circulación modesta, pero era extremadamente popular en ciertos círculos, incluidos los directores de publicidad y arte editorial de Nueva York. El artífice del éxito de la revista fue Herbert F. Lubalin (1918-1981), un gurú del diseño posmoderno que ya había sido fiel colaborador de Ginzburg en sus revistas más conocidas: Eros y Fact. En el caso de Avant Garde, de 1968, el magazine fue también el germen de una conocida tipografía bautizada con el mismo nombre.

En su origen, la tipografía estaba destinada principalmente para su uso en logos y no como tipo de letra comercial. De hecho, la primera versión consistía únicamente en 26 letras mayúsculas. El logo fue fruto de la inspiración de Ginzburg y su esposa Shoshanna Ginzburg, diseñado por Lubalin, y realizado por los asistentes de Lubalin y Tom Carnase, uno de los socios de Lubalin. Se caracteriza por trazos redondos geométricamente perfectos, líneas cortas y rectas, y un número extremadamente grande de ligaduras. A posteriori, la International Typeface Corporation (ITC), de la cual Lubalin fue uno de los fundadores, lanzó una versión completa en 1970.

Reportaje sobre Richard Lindner publicado en Avant Garde #1.

Las formas de sus ligaduras angulares cautivaron a muchos creativos entre finales de los sesenta y principios de los 70. Tanto, que incluso, el propio Herb Lubalin, habiendo visto tantas aplicaciones ‘abominables’, llegó maldecir el día en que Avant Garde fue lanzada al público. Si bien es cierto que, el flujo de ingresos obtenido de las ventas de esta fuente, le daba un tono falso a estas afirmaciones.

Lubalin decidió que todos los titulares de las secciones debían ajustarse al logotipo. Por su parte, Tom Carnase afirma que él fue el único que diseñó los caracteres adicionales y creó todas las ligaduras. Después de hacer un puñado de estos titulares, se dio cuenta de que había casi suficientes caracteres para completar un alfabeto completo, que finalmente dibujó, y del cual se creó un prototipo de fuente para uso del estudio.
Avant Garde, tipografía ITC

Los publicistas de Madison Avenue en Nueva York estaban tan impresionados por el carácter contemporáneo del logotipo que clamaban por una mayor disponibilidad de la tipografía. Tom Carnase recuerda que Photolettering Inc. copió ilícitamente muchas de las letras y ligaduras, y las vendió sin permiso. Por lo tanto, para contrarrestar este y otros usos no autorizados, Carnase produjo un paquete de tarjetas de espécimen que ofrecía configuraciones personalizadas a los clientes de Lubalin Smith Carnase. Dado el gran volumen de solicitudes, era evidente para Lubalin y su futuro socio, el diseñador y tipógrafo Aaron Burns, que Avant Garde debería lanzarse como una fuente comercial. Así, la compañía Lubalin Burns fue fundada para producir y vender tipos de letra, poniendo el preámbulo de ITC.

El encarcelamiento de Ginzburg por la causa abierta contra Eros puso fin a la revista Avant Garde, pero el rostro con su nombre se volvió cada vez más exitoso.

Ralph Ginzburg

Ralph Ginzburg, editor de la revista.


Avant Garde, 14 portadas que hicieron historia

Avant Garde, 50 años de contracultura y vanguardia editorial

Portada de Avant Garde magazine #1.

Nº 1.
Richard Lindner, el Rubens de la Generación del Amor, una entrevista con Muhammad Ali ilustrada por el propio boxeador y en la que se presenta su faceta como poeta y dibujante, un reportaje sobre la matanza a cargo del ejército estadounidense de vietnamitas civiles resumen este primer número. Destacar su contraportada en la que se convoca un concurso de diseño con el lema «NO MÁS GUERRA».

portada de Marilyn - Bert Stern

Avant Garde magazine #2.

Nº 2. 
Marilyn Monroe Trip. Ginzburg se a atrevió a publicar el portfolio prohibido de serigrafías de fotografías de la actriz tomadas por Bern Stern. También unreportaje fotográfico de esculturas eróticas de Madagascar. Entre las firmas destacadas, se encuentra la del escritor Roal Dahl en la sección The Visitor.

billetes de dólar. revisión

Avant Garde magazine #3.

Nº 3. 
La Revaluación del Dólar. 19 artistas ofrecen su visión del billete de dólar aportando su rediseños. Un reportaje fotográfico sobre las chicas de Andy Warhol con fotos de Lee Kraft. La primera iglesia del amor. Y un reportaje sobre Mr. & Ms. Brown, un matrimonio interracial son algunos de los temas de este número.

Avant Garde magazine #4.

Nº 4.
Líneas Fronterizas. Leroi Jones, el poeta laureado de la revuelta negra. El extraño mundo de George Tooker. Un reportaje fotográfico de Lee Kraft sobre arte budú. Un texto de Arthur Miller: Por favor, no mates a nadie, entre otros temas, ocupaban el volumen 4 del magazine.

Avant Garde magazine #5.

Nº 5.
La recopilación de los posters convocados en el nº 1 de la revista en concurso de diseño con el lema «NO MÁS GUERRA». Un reportaje sobre la vida en una comuna hippie. Y las pinturas de Tom Wesselman, autor de la portada apodado como el ‘pintor del placer’ son algunos de los contenidos.

Avant Garde magazine #6.

Nº 6.
Foto de portada de Dewayne Dalrymple donde se muestra desnuda a una mujer embarazada. Un texto sobre los clásicos del mañana, con la firma de Leslie M. Pockell. Un Manifiesto Negro. Y un reportaje sobre la revolución sexual, son algunos de los contenidos.

Avant Garde magazine #7.

Nº 7.
Parodia de la famosa pintura patriótica de Archibald Willard, The Spirit of ’76 –conocida popularmente como Yankee Doodle–, pero donde se ve a una mujer semidesnuda y a un hombre negro, un hecho que por muchos fue tachado de impúdico e inmoral. El número se complementa con artículos sobre la ‘black revolution’ y un reportaje del artista alemán Paul Wunderlich donde se muestran algunas de sus fotografías y pinturas eróticas.

Picasso grabados

Avant Garde magazine #8.

Nº 8. 
Este número de la revista se centró en una monografía de los grabados eróticos de Pablo Picasso, donde se ensalza la figura del artista.

Avant Garde magazine #9.

Nº 9.
Un texto del Nobel George Wald, un reportaje sobre articulo John y Joko en concierto y donde se relata su vida, un artículo donde se cuestiona si la Cruz Roja es nazi, los grabados de Ernst Fuchs y un reportaje de la modelo underground Ultra Violet, que fue musa de Warhol y Dalí, centran los contenidos.

Avant Garde magazine #10.

Nº 10. 
Con esta portada titulada como Heliotropo de Thomas Weir, el magazine completaba sus páginas con los dibujos de Friedrich Hundertwasser y un reportaje fotográfico sobre Israel de Cornell Capa, entre otros temas.

Avant Garde magazine #11.

Nº 11.
John Lennon y Joko Ono vuelven a las páginas de la revista, esta vez con unos grabados eróticos de la pareja realizados por Lennon y que acaparan el protagonismo de la portada.

Avant Garde magazine #12.

Nº 12.
Los dibujos de Jorgen Boberg, autor de la portada, sirven de preámbulo para la publicación de un listado con los nombres y los números de teléfono de los principales líderes militares y políticos de Estados Unidos.

Avant Garde magazine #13.

Nº 13.
Este número fue un monográfico bajo el título Portraits of the american people, donde se incluían textos y fotografías sobre ciudadanos estadounidenses, desde obreros de la construcción a presos o banqueros. Un retrato de la sociedad USA.

Avant Garde magazine

Avant Garde magazine #14.

Nº 14.
Un duro reportaje fotográfico de la fotoperiodista Ellen Mark sobre la heroína, los grabados de locura surrealista de Dieter Schwertberger y un reportaje sobre la comunidad Avant Garde en Nueva York, cerraban el último número de Avant Garde.

→ avantgarde.110west40th.com

Deja un comentario