Miguel Milà, 'Premi Nacional de Cultura' de la Generalitat de Catalunya

miguel-milaEl Consejo Nacional de la Cultural y de las Artes (CoNCA) ha hecho público el último de los dieciséis ‘Premis Nacionals de Cultura 2010’, el máximo reconocimiento institucional a la cultural y la creación en Cataluña.

Se trata del Premio Nacional a la trayectoria profesional y artística, que este año concede a Miguel Milà, según el veredicto del jurado, “por haber demostrado que el camino hasta la cumbre del diseño lo recorren mejor los objetos que acompañan sin molestar que aquellos que llegan a deslumbrar; que el buen diseño desarrolla la industria, pero nunca olvida la artesanía; que el buen diseño tiene que ver con las buenas ideas y no con la temporalidad de las modas; que tres generaciones pueden compartir, al menos, una misma lampara, el TMM, y con ello, una misma idea de lo que es el confort; por preocuparse, precisametne, de una cosa invisible pero perceptible como el confort en una era dominada por la imagen”.

Los Premios Nacionales de Cultura están dotados con 18.000 euros y se conceden anualmente a personas o entidades que han destacado con actividades en cada uno de los respectivos ámbitos culturales desarrollados durante el año anterior.

Las categorías de los premios son, entre otras, la arquitectura, las artes visuales, el cine, el circo, el cómic, la cultura popular, la danza, el diseño, la literatura, la música y el teatro, además del anunciado hoy, que reconoce la trayectoria cultural y artística de una persona a lo largo de su vida.


  • Me emociona profundamente que Miguel Milá reciba este premio. En mis años mozos fue mi profesor y también mi jefe, y la sabiduría que exuda este hombre por todos los poros va mas allá del saber hacer en diseño. Es sentido común. Sus diseños son sensibles y cotidianos, no tienen nada que ver con tendencias ni con estética, sino con la forma en la que viven las personas. Y a nivel personal es un tipo muy entrañable.

    Bueno, paro ya que me deshago en elogios. Que me alegro mucho, vamos.