Laura Meseguer: «Nadie tiene derecho a compartir libremente una fuente sin permiso expreso de su diseñador»


«Alguna vez sí que he publicado fuentes gratuitas. La primera vez fue hace bastantes años, con Type-Ø-Tones, y lo hicimos como un regalo para nuestros amigos y seguidores. Icónica consistía en un juego de mayúsculas ilustradas y que servían para personalizar las carpetas, como los iconos de Mac, de ahí su nombre. Más recientemente lo he hecho con Guapa Decó, una tipografía display basada en otra mía ya existente, y que también se reducía a la caja alta. Lo hice a modo de colaboración para la revista Neo2».


LAURA MESEGUER
Barcelona 1968. Tipógrafa y diseñadora gráfica, especializada en diseño editorial y de tipos. En 1992 descubrió la tipografía digital con José Manuel Urós, miembro del colectivo Type-Ø-Tones junto a Enric Jardí y Joan Barjau, al que Laura se unió ese mismo año con su tipo Cortada. Desde entonces ha diseñado tipografías como Adelita, Cortada, Frankie, Lola, Gallard, Girard Sansusie, Holiday Sans, Rumba, Guapa y Multi. La tipografía Rumba publicada fue premiada en 2005 con el TDC Certificate of Typographic Excellence del Type Directors Club.
+info: laurameseguer.com

+ SOBRE TIPOS GRATIS


REPORTAJE:
¿Qué pasa con las fuentes gratuitas?


Eduardo Manso:
«Aunque son la excepción, hay varias tipografías gratuitas de calidad»

Jordi Embodas:
«Si das todos los pasos para diseñar una fuente de calidad, luego no la regalas»

Andreu Balius:
«Uno se siente defraudado por aquellos compañeros de profesión que usan ilegalmente el trabajo de otro compañero»

«El tema de las fuentes gratuitas es controvertido, pero como lo es en todas las especialidades del diseño gráfico. El hecho de que algunas fuentes se distribuyan gratuitamente no dista mucho del caso en que alguien decida diseñar un logo gratis. Ambos responden a una opción personal del diseñador o diseñadora. Todos sabemos que, en general, responden a estrategias de autopromoción. Normalmente, las tipografías gratuitas se descargan desde un sitio web en el que posiblemente se han dejar datos para poderlas descargar y donde, además, se descubren muchas otras tipografías que pueden resultar atractivas, y que no serán gratis, y habrá que comprar…».

«No siempre es escasa calidad técnica. Hay tipografías gratis muy interesantes, aunque son las menos, acostumbran a ser un solo peso de una familia de tipos y, en general, están destinadas al diseño editorial. Si la usas y funciona sentirás que tienes que comprar más pesos, porque es una familia de tipos que vale la pena licenciar».

«La parte negativa es que muchos diseñadores buscan antes una fuente gratuita que una que no lo sea, pero es como todo, un buen diseñador sabe qué tipos necesita y dónde buscarlos. El hecho de que sea gratis no debería ser la motivación principal para usarla».

«Para probar una tipografía antes de comprarla existen las TEULAs (Temporary End User License), un contrato por el que el diseñador puede usar la tipografía para probarla por un tiempo limitado, si pasado ese tiempo la sigue usando o decide usarla sin licencia, se le denuncia. Ceder tipos incompletas o con caracteres sin acentos también es un sistema que funciona».

«Dafont es lo peor, nadie tiene derecho a compartir libremente una fuente sin permiso expreso de su diseñador, ni siquiera cuando la licencias. Dafont distribuye tipos que son shareware, freeware, etc. y dejan al usuario la responsabilidad de leerse la licencia. Puedes encontrar tipos que lejos de ser originales han sido creados a partir de la modificación de otros. Es el caso de Little Days con Memimas de José Manuel Urós. Es interesante leer este artículo: Was Memimas copied?».

«Salvo contadas excepciones es casi imposible de evitar [la piratería], antes se licenciaban las fuentes con un contrato, se enviaba un disquette, etc. Ahora cuando ves un tipo tuyo en uso es muy difícil saber quién lo ha licenciado, solo es posible cuando te lo compran a ti directamente. Además distribuimos nuestros tipos a través de resellers, myfonts, fontshop… y los clientes son múltiples… los tipos se envían por email… Es igual que con la música o las películas. De todos modos, cuando hemos descubierto que nuestros tipos están disponibles en plataformas de pirateo les hemos advertido y las han retirado. Probablemente no queda otra que seguir diseñando».

  • Pingback: Stencil Letters, taller con Laura Meseguer en Koniec – Valencia()

  • Pingback: Tipos * Capítulo 2 | Pax Magazine()

  • “Nadie tiene derecho a compartir libremente una fuente sin permiso expreso de su diseñador”

    Esto no es cierto del todo. La ley de Propiedad Intelectual protege mediante el copyright el uso del material pero tambien hay excepciones. Si yo no hago un personal y no lucrativo de una fuente puedo compartirla/usarla sin problemas y sin tener que pepir permiso expreso a su creador.
    La misma razon por la que te puedes descargr una peli, un disco o un libro y usarlos para disfrute propio no lucrativo sin que te enchironen, ya me entienden.

    Eso si, en el caso de que yo vaya a hacer un uso lucrativo de una fuente (un logo por el que me pagan, por ejemplo) tengo que atenerme a la licencia le haya otorgado el creador o quien tenga sus derechos de explotacion.

    • A. López

      Todos a los que os gusta eso de compartir libremente me gustaria verós haciendo una peli y viendo como todo el mundo la ve para uso personal sin lucrarse por ello y los autores sin ver un duro. Para que c**o crees que es una pelicula o una cancion sino para disfrute personal? Y una tipo lo mismo. No confundir usar una tipo para hacer pruebas con usarla para mis tarjetas de visita. Si se usa se paga sino son pruebas con gaseosa.

      • Con ese argumento no me pillas. Mi banda fue la primera en espana de poner su musica bajo licencia copyleft, totalmente fuera de la SGAE, y a disposicion de cualquiera no permitiendo el uso comercial asi que predico con el ejemplo.

        Creo que no te has leido bien mi comentario, por que insisto en que quien haga un uso lucrativo ha de compensar al ‘derecho habiente’ que nada tiene que ver con ‘pedir permiso al autor’. No se si lo pillas

        Hay otras maneras para que los autores se vean recompensados y aunque el camino no es facil, lloriquear y crear lobbys de presion a gobiernos para que regulen lo que es imposible regular con cosas tan poco democraticas como la comision SINDE no va a servir de nada.

    • Guest

      Igual el verbo compartir no es adecuado, digamos distribuir. Respecto a lo demás estamos deacuerdo.