Intern, la dulce venganza de un becario cobra forma de magazine

Alec Dudson es el impulsor de Intern, una revista –aún en proyecto– que surge a modo de ‘dulce venganza’ de sus largas jornadas como becario en prácticas no remuneradas durante doce meses en ciudades tan variadas como Milán, Londres y Atenas.
_

Meet de the talent, join the debateConoce el talento, comparte el debate– es el lema de Intern. La revista impresa independiente [aún en proyecto en la plataforma Kickstarter] cuyo objetivo es abordar el tema de las prácticas en las industrias creativas. Un asunto que ha existido desde siempre, pero que ahora con la crisis se ha agudizado hasta rozar extremos casi insostenibles.

La figura del becario no remunerado es un fenómeno que se extiende dentro y fuera de nuestras fronteras. Alec Dudson ha sido ‘víctima’ de estas prácticas, y tras largas horas de trabajo en Milán, Londres y Atenas en las que no ha encontrado compensación económica alguna ha puesto en marcha este proyecto editorial. Intern persigue dos objetivos. El primero, ofrecer un escaparate para talentos emergentes que actualmente trabajan como pasantes o en prácticas no remuneradas. En segundo lugar, pretende generar un debate sobre el estado actual de esa cultura que cada vez se extiende más dentro de las industrias creativas y que tiene como fondo el aprovechamiento del trabajo de otros mediante la figura del becario no remunerado.

01-Intern, revista sobre becarios no remunerados

«Doce meses como becario es un periodo bastante largo –explica Dudson–, no es el más largo pero sí lo suficiente para que los frutos de un trabajo no remunerado comiencen a dar sus recompensas económicas. Me considero un afortunado; he sido capaz de aguantar gracias a la generosidad y el apoyo de mis amigos que han puesto un techo sobre mi cabeza».

Intern es una llamada de atención sobre las industrias creativas, punto focal de la publicación. Esto no quiere decir que las becas no remuneradas sean una forma endémica exclusiva de agencias, estudios de diseño, productoras… ni mucho menos. Para Intern estas industrias son solo el punto de partida para el debate y un caso de estudio fascinante. «El peligro está en alentar una cultura en la que los jóvenes talentos no piensan más allá del trabajo no remunerado y soportan condiciones laborales que están lejos de ser beneficiosas para ellos», explica Alec Dudson en una entrevista a Dezeen.

Desde enero de 2013 Dudson ha estado trabajando con becarios no remunerados de todas las industrias creativas para dar forma a la revista. Fotógrafos, ilustradores, diseñadores, poetas y redactores de diferentes partes del mundo prestan sus servicios a Intern como parte de la plantilla de colaboradores, eso sí, promete que su trabajo será remunerado una vez recaudados los fondos para su publicación [5.500 £]. A fecha de hoy faltan 1.000 £ para que vea la luz mediante la microfinanciación a través de la plataforma Kickstarter. Las aportaciones se cerrarán el 7 de agosto. Si alguna vez has visto obligado a pasar por el aro de la cultura del trabajo no remunerado, entonces posiblemente encontrarás información de tu interés en las páginas de Intern.
______
+info: intern-mag.com
Intern, portada Issue ejemplo

Intern, magazine que aborda el tema de las becas no remuneradas

Intern, Issue 0 ejemplo interior

 

  • Rebeca

    Demasiado interesante, ojala si se empiece un debate sobre este tema tan cruel para el mundo profesional de los que estudiamos por 5 o + años para enfrentarnos a un estilo de vida resignado a aceptar trabajos no remunerados por el simple hecho de obtener experiencia. No es justo!!

  • Rebeca

    Demasiado interesante, ojala si se empiece un debate sobre este tema tan cruel para el mundo profesional de los que estudiamos por 5 o + años para enfrentarnos a un estilo de vida resignado a aceptar trabajos no remunerados por el simple hecho de obtener experiencia. No es justo!!

  • grumo

    la industria, creativa y no creativa, está llena de ratas, anónimas y de renombre

  • Guillem

    Yo de ellos iría pensando en un nuevo diseño de portada..

    • Jordi

      Ja Ja, es verdad ! Cuando ves proyectos que “van de éticos” enseguida les ves el latón…

  • Jordi

    Becario sí, becario no… En realidad, ¿quien aprende de quien? ¿No es la fase final a unos estudios por los que el alumno paga por su formación? Entonces habría que remunerar a la empresa que acoge a dicho becario por el mismo concepto. Eso sí, mediante unas prácticas de calidad. ¿Quien tendría que pagarlas y por cuánto? Esa es otra cuestión…

    • Angel

      Esa no es la cuestión, el problema está cuando se sustituyen puestos de trabajo con becarios de forma sistemática y consecutiva. Hablo desde la experiencia de ver cómo en una agencia de noticias de renombre en la que estuve, te exigían lo mismo que a tu compañero de al lado (asalariado) , abusando de la mano de obra gratuita que proporcionan los becarios. Allí aprendíamos poco y le ahorrábamos varios sueldos a la empresa. A lo largo de los años he comprobado que es una práctica habitual en multitud de empresas.

      • Roc

        A mi me pasó lo mismo en una empresa que aspiraba a tener clientes multinacionales a base de becarios. Ofrecía diseño de interfície: los programadores todos licenciados y con nómina y los diseñadores todos, menos uno, eran becarios a quien sólo pagaban el transporte, que a veces ni eso.

        A día de hoy la empresa está a punto de cerrar.

      • alberto

        He de decirte que cualquier empresa obtiene beneficios fiscales del estado por acoger becarios asalariados o no asi que tu teoria sobre

    • alberto

      Toda empresa es remunerada con beneficios fiscales por tener becarios…deberias de informarte bien antes de nada.

    • alberto

      Toda empresa es remunerada con beneficios fiscales por tener becarios…deberias de informarte bien antes de nada.