El diseño ‘choni’ como estrategia

En las escuelas de diseño se enseña como referente estético la Bauhaus, el Constructivismo, el Racionalismo, el movimiento de la Nueva Tipografía de Jan Tschichold, la escuela suiza… algo en lo que todos parece estamos de acuerdo y que nadie se atreve a cuestionar. Pero la tecnología, los Mac Jobs, han democratizado lo que antaño era una profesión intelectual de alto nivel y ha permitido que casi todo el mundo sea capaz de desarrollar cualquier proyecto. Aquí no hablamos de si bien o mal; simplemente realizarlo.

No todo el mundo comulga con estas corrientes estéticas. Siempre ha habido y habrá quien se queda en trance ante una línea negra con un sutil punto negro, mínimo, colocado levemente en el tercio superior, pero no todo el mundo es así. También hay muchos a quienes les gusta lo barroco y recargado, un estilo altamente ilustrado y colorista. Aparte de los grafiteros, los que no saben hacer nada sin fotografía, los que solo usan tipografías, los que nos les gusta el color… Incluso también el diseñador más práctico que no ve la necesidad de ser tan meticuloso o tan artista y simplemente ve esta actividad como un mero empleo. Si añadimos que todo es para ayer y que la cultura del diseño no es precisamente la que está más de moda en nuestra sociedad, tal vez nos demos cuenta de que el diseño esteta ya no es la única opción o ni siquiera la más popular o académicamente correcta.

Pero también, los días en los que vivimos han cambiado mucho con relación a aquellos en el que la proporción en las formas era sagrada. Vivimos inmersos en realities de televisión, programas concurso, sexo, películas con efectos especiales increíbles, políticos también increíbles… y parece que toda esta realidad se impregna en el subconsciente de los creativos y al final tiene que salir por algún sitio.

En la redacción asistimos atónitos a la llegada, cada vez más continuada, de proyectos que atacan la línea de flotación de nuestro cerebro esteta y van directos al plano más ‘choni’ de la vida. La campaña ¡Déjate de Pollas! que ha realizado el estudio murciano La Negrita para un gimnasio en Granada nos dio la pista.

Una campaña que ha funcionado. Pero muy criticada en las redes. Podemos criticar el estilo, la estética, los tópicos, el posible CoCo o influencia de otros medios o campañas, pero funciona. Y a veces nos olvidamos de que esa debe ser la misión. Conseguir el objetivo. Porque, ¿de qué sirve un proyecto estéticamente exquisito pero que no llega a la gente? ¿Es que acaso la gente de la calle conoce la estética de la Bauhaus? Mejor dicho, ¿acaso la reconoce como propia? Es obvio que hay líneas de pensamiento, estéticas urbanas que no son de nuestro agrado, pero que no por ello dejan de existir. El ‘chonismo’ está instalado en la sociedad y ponerse fino a veces no es el camino.

Tanto éxito tuvo la propuesta murciana que nos llegó esta otra versión irónica donde el mensaje publicitario ya riza el rizo. Casa de citas ‘El Negraco: Sabemos tocar el pijo’, para vender prostitución. ¡Viva la comunicación choni! Aunque afortunadamente aquí tan solo era un fake.

Y en el fondo esto es lo mismo que hace el venerado, por el mundo del diseño, Stefan Sagmeister que escandaliza a todos con su nueva papelería en la que aparecen felaciones, vómitos, lápices para medírsela y pone a todo el estudio en pelotas. Algo que además parece gustar por el resultado de nuestras estadísticas -el día que publicamos la noticia tuvimos más de 10.000 visitas y un récord de 1.800 visitas/hora-. ¿Funciona o no funciona?

Siempre criticamos los programas llamados ‘telebasura’ y siempre decimos que no los vemos, pero parece que todo el mundo los conoce y todas las televisiones acaban sucumbiendo. ¿Acabaremos los diseñadores sucumbiendo al ‘diseño choni’, al ‘diseño basura’ para conseguir más audiencia, para que en el fondo tengamos trabajo?

Hace ya unos años se instaló el feísmo. Lo que viene a ser como los niños rebeldes del diseño que un día deciden decir «no» a la Helvetica, «no» a la rejilla, «no» al minimalismo del B/N para dar la bienvenida a los recursos repudiados por los diseñadores estetas. Esto es, la Comic Sans «mola», romper las reglas de composición «mola», el batiburrillo de colores horteras «mola», el vintage estético «mola». Un diseño que, no nos equivoquemos, bien conceptualizado, por el momento, funciona. Ahora se ha ido un paso más allá y del diseño feísta se ha llegado al diseño choni, que bebe de la jerga de la calle (para bien y para mal) y traslada ese sentir vulgaris o chabacano a la parte gráfica o comunicativa. La cuestión es, ¿dónde está el equilibrio? En caso de que exista, ¿cuál es la línea que no hay que traspasar? ¿Es el diseño ‘choni’ la nueva estrategia a seguir? La respuesta es difícil porque el rasero para medir pasa por los gustos y valores personales.

  • Pennis Erikt

    Graffica es un poco chonis?

  • Tito

    Lamentablemente los diseñadores que trabajamos en la publicidad somos los encargados de hacer el “trabajo sucio” del diseño. Trabajamos para complacer al target o llegar a ellos sin importar la estética o funcionalidad del diseño puro.
    Una forma de comprobar que no todos estamos totalmente “llenos de esta forma sucia de hacer diseño” es comparar nuestros mismos trabajos en agencias vs los freelos que tenemos fuera de ellas (freelos son los trabajos extras donde nosotros elegimos la forma de comunicación y estética).

    En conclusión, todos tenemos nuestro fundamento en el diseño, la cosa sería que diseñemos con alta calidad y profesionalismo (siendo muy críticos de cumplir la funcionalidad y ética de comunicación), sin poner excusas como que el trabajo lo quieren para ayer…. O sea hacer diseño gráfico de calidad pase lo que pase!

  • Warren

    Al Igual que un zapatero que creyese que el mundo camina gracias a él,
    los diseñadores creyéndose que marcan tendencia artística….

  • Pingback: El Xitxarel·lo, un packaging insultantemente irreverente()

  • Ivano

    Este artículo parece no provenir de un profesional del diseño, eso sí, de un entusiasta del minimalismo. Parece que se os olvida que cuando haces un diseño hay un target, un publico que recibirá ese diseño, este publico no tiene por que ser minimalista, entonces por que nos hacéis estudiar el minimalismo como única manera de crear diseños gráficos en otras palabras, es como si quisiera ser músico y solo me eneñarais rock en la escuela, le diría al profe, perdona me siento más cómodo con la electrónica y no la veo en el programa de formación. Es así como no hemos sentido muchos al estudiar diseño.
    Por otro lado, desde mi opinión, en un pais de folclore, sol y alegria, pillos, fiesta, trepas… el minimalismo se nos queda cortos y queda relegado a cobardes, gente sin talento ni creatividad que se esconde en una serie de normas y conceptos para defender su trabajo, trabajo que luego es alabado por ese mismo grupo de gente sin talento o alemanes cuadriculados, he dicho.

    • a

      clap clap clap

  • Pingback: SABEMOS TOCAR EL PIJO. | MECASOENSORIA()

  • Alberto López

    En publicidad todo vale mientras funcione, eso está más que demostrado. El mensaje publicitario puede estar ausente de fuerza visual (grafismos) y realzar su potencial en los copys utilizando recursos humorísticos, parodias, sarcasmos, provocación….

  • Marcial.

    Se ruega leer artículo y comentarios mientras se escucha esta banda sonora:
    http://www.youtube.com/watch?v=SxbzuAi7cSs

    Todo se entenderá mejor.

  • gonzalo

    Creo que en este artículo se mezcla el diseño con la publicidad, a veces van de la mano, a veces no. Creo que también se le da demasiada importancia el boom mediático “basura” (no solo telebasura, diseño, publicidad, música, cine, y un largo etc.) que muchas veces simplemente viene de la mano de falta de profesionales, de calidad, de medios, etc y se disfraza de “tendencia”, “moda”, “vanguardia” y otro largo etc. Por otro lado, si aun seguimos hablando de la Bauhaus, el Constructivismos, y un otro largo etc, es por algo (nos gusten o no nos gusten). Alguien va a recordar el anuncio de mixta dentro de 30 años? Algún profesor lo mostrará como ejemplo en su clase?

  • Raül

    Nunca creí eso de que la televisión ofrece lo que la gente quiere ver. Los dirigentes de las televisiones eluden su responsabilidad con la sociedad cuando lo afirman. No hagamos lo mismo.

    Por otra parte Victor, no creo que a nadie le escandalice la papelería de Sagmeister. Y aunque así sea, tuvisteis 10.000 visitas pero en esa noticia no hay ni un comentario. Mientras tanto el post sobre gestores tipográficos tiene 19. http://graffica.info/2013/01/31/los-gestores-tipograficos-que-debes-conocer/

  • buenagrafica

    La idea del “todo vale” es como poco discutible. Es como las campañas de Benetton de hace años donde se jugaba con temas como el sado, la violencia, etc. El impacto es inmediato, claro, cumple con el “llamar la atención”, por aquello del morbo general. Es lo facilón, pero ¿las consecuencias a medio largo plazo? imposible de cuantificar para una empresa. Mejor “arriesgarse” desde el humor y la inteligencia.

    • Diego Andrés

      Si que se cuantificó. Benetton tuvo que pagar a sus franquiciados por las tremendas perdidas que tuvo por culpa de aquellas campañas. El público ya no asociaba Benetton a colores y multiculturalidad, y la cagaron.

  • YouTube

    En realidad los vídeos de Mixta y otras publicidades son copias del Afcorn, el autor del vídeo que empezó a hacer vídeos así hace años para festivales de música. Todo está en YouTube, a ver si hablamos con propiedad antes de decir tonterías sin saber.

    • kia

      No todo lo empezó Afcorn, él se inspiró en los chicos de La Hora Chanante ;) El programa que emitía la Paramount Comedy en el entonces Canal Satélite Digital, cuando aun existía el “Vía digital” por separado y que ofrecía otros canales.Todo lo empezaron Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Julián López, Raúl Cimas, Carlos Areces, etc. Ellos introdujeron la forma de hablar castellano-manchega y murciana en el humor televisivo, sobre todo con los doblajes del espacio llamado “mundo viejuno” que realizaba Joaquín Reyes en el programa. Ellos fueron su fuente de inspiración ;)

  • Juanjo Suarez

    No veo tanto problema. Siempre ha habido estéticas vulgares e incluso algunas han pasado a la historia como un referente. ¿quien nos dice que dentro de unos años lo más vulgar no poblará las salas de expos y museos? Tiempo al tiempo.

  • Nuria

    De acuerdo con Pili Domingo, no hablamos de diseño gráfico, hablamos de publicidad. La publicidad se nutre de lo inmediato, absorbe y chupa de todo lo que en esos momentos se lleva, y por desgracia se lleva el “chonismo” si lo que quieres es atraer a chonis. Eso si, dile a Nike que quieres hacerle un cartel “choni” y te digo yo a donde te envian…:-D

  • Norberto

    Lo de Sagmeister es bastante normal. Desde siempre este tipo ha salido en pelotas, desde el cartel del AIGA hasta ahora. Es decir, que es una linea que ha seguido siempre. El escandalo siempre funciona y si lo unimos a un trabajo de buen nivel, éxito asegurado.

  • Albert

    El video del gimnasio es una copia del estilo de Mixta y Muchachada Nui. Tiene gracia la justa y no es un ejemplo de calidad. Qué funcione no es el único objetivo. También funciona Salvame, a nivel de audiencia, y nadie diría que es un modelo a seguir.

  • Pili Domingo

    Tienes razón en muchas cosas, pero este tipo de comunicación es muy normal en publicidad. Esto es más publi que diseño… De todos modos lo de la Bauhaus ya esta un poco pasado. Mejor ir pensando en otras cosas aunque no tenga porque ser choni.