Botero, la celebración del volumen y las líneas redondas

Pintor, dibujante y escultor, Fernando Botero (Medellín, Colombia, 1932) es el más conocido de los artistas latinoamericanos en activo. La exposición Fernando Botero. Celebración será una de las más importantes antológicas de su carrera artística y reunirá 80 obras, realizadas en los últimos 60 años. Una versión más amplia de la exposición fue clausurada el 10 de junio en el Palacio de Bellas Artes de México, en donde recibió cerca de 250.000 visitantes.

Fernando Botero inició su trayectoria profesional en 1948, trabajando como ilustrador en el diario El Colombiano de su ciudad natal. Tres años más tarde se trasladó a Bogotá, donde celebró su primera exposición individual. De formación básicamente autodidacta, en 1952 estudió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y frecuentó el Museo del Prado.

Los años siguientes viajó por Francia e Italia, y en Florencia se interesó por la pintura al fresco. Regresó a Bogotá en 1955 y poco después viajó a México, en donde conoció el muralismo mexicano de Diego RiveraJosé Clemente Orozco, y también la obra renovadora de Rufino TamayoJosé Luis Cuevas.

Poco a poco esas influencias irían desapareciendo, al mismo tiempo que Botero configura un estilo personal, caracterizado por la exaltación del volumen y por un vitalismo burlón con el que plasma motivos que giran siempre en torno a la condición humana: la vida tradicional colombiana, los personajes históricos, el bodegón, la vida burguesa, el circo y los toros… En 1960 se instaló en Nueva York y comenzó una serie pictórica dedicada a los grandes maestros de la pintura: LeonardoRubensVelázquez, entre otros.

Esta condición monumental y la deliberada desproporción de las figuras se suceden también en sus esculturas de representaciones humanas y animales, a las que dio inicio hacia 1973, año en el que fijó su residencia en París. A partir de ese momento sus pinturas y esculturas son internacionalmente reconocidas y presentadas al público en numerosas ocasiones, como las célebres exposiciones de sus esculturas monumentales en los Campos Elíseos de París en 1992 y, al año siguiente, en Nueva York, Buenos Aires y Madrid.

La muestra, comisariada por Lina Botero, y en cuya organización ha intervenido el artista de forma muy directa, dará una completa idea de su trayectoria a través de un nutrido conjunto de obras, en su mayoría procedentes de su colección privada, distribuidas de forma temática. Composiciones vigorosas, formas opulentas y colores exuberantes que celebran la particular visión de la pintura del maestro Botero.

Fotografía: Bailarines, 2002. Pastel sobre papel. 142 x 118 cm. Colección del artista

Museo de Bellas Artes de Bilbao – Sala BBK
Plaza del Museo 2, 48009 Bilbao
Del 8 de octubre al 20 de enero de 2013

____
+info: museobilbao.com