Cómo lo caduco puede ser bonito, por William Miller

William Miller es un fotógrafo neoyorquino que quiso dar una segunda vida a un carrete de películas para Polaroid que tenía caducado. Si bien las expectativas de lo que podía resultar utilizando este carrete no eran muy altas, los resultados sorprendieron a todos, incluso a Miller.

Debido a los químicos con los que cuentan este tipo de películas para poder revelar la toma en cualquier lugar, los carretes para Polaroid y cámaras instantáneas cuentan con una vida útil limitada. Sin embargo, el fotógrafo William Miller quiso romper esa limitación y comprobar los resultados que podía obtener de un carrete, cuyas películas estaban caducadas.

De esta manera, aunque el resultado se parece poco, o nada, a la toma de la realidad que fotografió Miller, las composiciones que se crean debido a los químicos caducos son realmente atractivas. Los juegos de colores que se forman entremezclando las tintas, conforman tomas abstractas y psicodélicas, al mismo tiempo que recuerdan la vista a través de un microscopio, en algunos casos.

Sin duda, es una práctica muy irregular e incontrolable que confirma que uno nunca debe dejar de experimentar con todo aquello que le rodea.

→ William Miller

william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller william miller

Deja un comentario