Un Faulduo reescribe la historieta

A través de distintos actos, Un Faulduo, el grupo de investigación y experimentación en torno al campo de la historieta, invadió la escena contracultural argentina de tiras, fragmentos de cómic y ensayos en forma de viñetas. Un Faulduo reescribe la historieta

A fines de 2015, Un Faulduo publicó el libro La Historieta en el (Faulduo)Mundo Moderno, inspirado en el libro / tesis La Historieta en el Mundo Moderno (1970), del argentino Oscar Masotta, una referencia cabal para los estudios críticos y teóricos alrededor de la historieta, la cultura de masas y ‘la literatura dibujada’, según el propio Masotta. Con menciones a Dick Tracy, Krazy Kat de George Herriman, Tarzán, Dante Quinterno y Copi, entre otros clásicos del cómic y la historieta, Un Faulduo llena las páginas del libro de procaces cuadros pop, con devoción a las tiras norteamericanas, los globos con onomatopeyas y la guerrilla gráfica. La Historieta en el (Faulduo)Mundo Moderno se asemeja a un tabloide underground salido del Cabaret Voltaire.

Por medio de historietas sobre lienzos, fotocopias rasgadas —la tapa del libro imita la edición original de Masotta, entre el facsimil y la intervención plagiaria—, técnicas de dripping y narrativa salvaje, el método de asociaciones de Un Faulduo contiene frases «en lenguas misteriosas que permiten descifrar a qué familia lingüística pertenecen». Acciones impresas que parecen anónimas, desviadas, con eje en la patafísica y el situacionismo, «muestras insuficientes, incompletas de la referencia satelital de la cual gozamos», según Nicolás Zukerfeld, integrante del grupo junto a Nicolás Daniluk, Ezequiel García y Nicolás Moguilevsky. Un Faulduo reescribe la historieta ajeno a su propio ámbito. Y agrega:

«Creemos que en la actualidad, por la profundización en el proceso de trabajo, nos dimos cuenta que ya no buscamos una legitimación, sino que a lo largo de este tiempo intentamos construir nuestro propio espacio e invitamos a todos quienes quieran ingresar en él. Por otro lado, creemos que la noción de ‘historia oficial’ nos resulta un poco incómoda, por ende, nos costaría también pensarnos dentro de ella».

En distintos actos, que en ocasiones el grupo denomina adaptaciones académicas, el 13 de octubre de 2015 Un Faulduo homenajeó a Masotta en la Universidad Torcuato Di Tella, donde presentaron La Historieta en el (Faulduo)Mundo Moderno en mil ochocientos segundos exactos según los tiempos rigurososo de la patafísica. La representación del grupo, un live painting comic a oscuras y experimental, presentó a los cuatro dibujantes en el rol del historietista virtuoso, el improductivo, el errante y el conceptual, bajo textos en off de Oscar Masotta.

En cambio, tan convencidos de gritar ¡Esto es historieta! como ¡No mas dibujantes buenos!, en La Línea Piensa, ciclo coordinado por los artistas plásticos Eduardo Stupía y Luis Felipe Noé, el grupo despliega páginas desordenadas sobre la pared, como si fuesen calles, mapas y bordes. Fragmentos de cómic cuya poética los ubica en un espacio de experimentación constante en el modo de narrar, una voluntad que los margina del statu quo imperante. Según Eduardo Stupía, en sus absurdas desfiguraciones mantienen «una fidelidad proporcional a los ensayos de ruptura y experimentalidad que también proponen».

Para un Faulduo, si la línea piensa, la historieta también, como dejan en evidencia en los retazos ensayísticos del (Faulduo)Mundo Moderno y en sus estrategias de representación.

Epígrafes
1. Presentación del libro en el Instituto Di Tella, con la participación de Rafael Cippolini y Oscar Steinberg.
2. Un Faulduo en el ciclo “La Línea Piensa”, en el primer piso del Centro Cultural Recoleta.

Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historieta Un Faulduo reescribe la historietaUn Faulduo reescribe la historietaUn Faulduo reescribe la historieta