Los abogados de Zaragoza se convierten en diseñadores

La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Zaragoza convoca un concurso de ideas, abierto a todos sus colegiados, para la creación del logotipo que formará parte de su imagen corporativa.

Los abogados de Zaragoza se convierten en diseñadores

«Es deseo de la Junta de Gobierno dotar al Colegio de un logo sencillo y moderno que le identifique en la papelería, documentación y comunicaciones telemáticas, sin renunciar por supuesto al tradicional escudo para una imagen más protocolaria. Entendemos que es un tema que nos afecta a todos, pues se refiere a nuestra imagen como profesionales, y por dicho motivo hemos decidido someter la idea a la opinión de todos los colegiados, abriendo un concurso de ideas, que se desarrollará con arreglo a las bases adjuntas y contará con un premio de 500 euros para el ganador, que se dará a conocer en la festividad de San Ivo. Os animo a participar en esta iniciativa»

→ www.reicaz.org

Los abogados de Zaragoza se convierten en diseñadores

  • Ana

    Excelente

  • Bulbute

    Es paradójico que desde una profesión colegiada (y privilegiada por el estado) metan la zarpa en una que no lo está. Esto nos pone, en cierto sentido, al mismo nivel que los concursos de repostería casera.

    La cuestión de fondo es, ¿por qué muchos en la profesión no queremos ni oír hablar de colegiarnos (que es la única forma de evitar estos casos)?

    Pues una pista está en muchos comentarios de este mismo portal. ¿Os imagináis un foro abierto en el que los abogados manifestasen sus desprecios, envidias u otro tipo de laureados acerca del trabajo de sus compañeros? Difícil. Entre los abogados hay cainismo, por supuesto, pero los trapos sucios se lavan en casa y no se airean, porque existe el corporativismo profesional.

    En nuestro oficio llegar hasta allí es en extremo complejo, pues el primer problema es acotar hasta dónde llega la profesión. El precio que pagamos por tener libertad en el ejercicio del diseño y no entrar en el absurdo mundo de la titulitis es que de vez en cuando vemos estas cosas.

    Tampoco es tan grave. Tarde o temprano necesitaran un profesional y, si nunca lo necesitan, será que no se han equivocado tanto con el método.

  • Juncal

    Me duele la muela… también hacen empastes estos abogados?

  • Ana Lake

    ¿Os lo imaginais a la inversa?: “Los diseñadores de Zaragoza se convierten en abogados”. Pues eso.

  • Ralf Wandschneider

    Y que esto lo hagan abogados, que vergüenza…

  • Raúl

    ¡Hala, venga. Que siga la fiesta! Como si ellos (los abogados) no nos cobran bien sus servicios profesionales.