Hipsterismo y demás sandeces

«El hipsterismo y la repetición abusiva de los modelos ugly son al diseño (gráfico) lo que llevar el tanga un palmo por encima de los pantalones fue a la moda… con la única diferencia que lo del tanga duró menos».

9k=

Hace unos días, tal vez llevado por cierto hartazgo propio del fin de curso, se me ocurrió expresar de este modo el hastío que me produce la incansable percusión de la estética que algunos definen como ugly, otros como new ugly, unos pocos más documentados como renacimiento new wave y otros simplemente como hipster, en la escena del diseño gráfico actual. Bajo mi punto de vista, no se trata más que de una especie lenguaje provocativo basado en el cuestionamiento irreflexivo de cualquier tipo de convención, al que, al parecer, uno debe acercarse para no ser tachado de chocho y retrógrado. En definitiva, algo para finalmente conseguir aquello a lo que todos deberíamos aspirar: ser modernos.

A esa afirmación colgada en mi página de Facebook siguieron —como no podía ser de otro modo— algunos comentarios a favor, otros en contra y algunos otros de difícil catalogación… De todos ellos, el que más se me indigestó fue, paradójicamente, el del amigo y admirado Manuel Sesma, profesor en el Grado de Diseño de la UCM, un tipo cabal y documentado donde los haya, que respondía lo siguiente: «Faltan referencias y visión crítica. Tanto a defensores como a detractores. Ese es el signo de los tiempos».

2Q==

Ya sé que no se trataba de ningún posicionamiento enfrentado, pero tal fue mi sorpresa al no contar con la aceptación sin fisuras de mi postulado por parte de Manuel, que le amenacé con preparar un test con cinco preguntas que lo concluyera de modo cuasi objetivable y definitivo. No podía aceptar de ningún modo que mi cruzada quedara en esa especie de impostura conceptual, así que acabé redactando el test que aquí os dejo. Una docena de preguntas a las que cualquier diseñador debería poder dar respuesta de un modo sencillo simplemente reflexionando acerca del desarrollo de cualquiera de sus proyectos. Otra cosa será el sentido (afirmativo o negativo) de las respuestas y la interpretación que queramos darles.

ALGUNAS PREGUNTAS QUE PODRÍAN APORTAR CIERTA VISIÓN CRÍTICA AL ANÁLISIS DE LA APLICACIÓN DE MODAS Y TENDENCIAS EN DISEÑO GRÁFICO

Elige cualquiera de tus trabajos y obsérvalo. Rememora su proceso de creación y responde a este breve cuestionario con un simple «SÍ» o un «NO». También puedes aplicar el test teniendo delante cualquier diseño —y que probablemente te parezca de lo más innovador y alternativo— intentando adivinar qué responderías si tú hubieras sido el diseñador.

Desde un punto de vista analítico:

  • 1. ¿Has localizado algún elemento fundamental a comunicar?
  • 2. ¿Has analizado de qué modo se solucionan problemas comunicativos similares a los que incumben a esa pieza?
  • 3. ¿Has sacado alguna conclusión que se refleje en la formalización de esa propuesta de diseño de lo analizado en los puntos 1 y 2 (en el supuesto que los hayas respondido afirmativamente)?
  • 4. ¿Se ha definido algún tipo de estrategia comunicativa basada en el emisor, el receptor o el mensaje a comunicar?
  • 5. Aunque la respuesta anterior sea negativa, ¿crees que es posible al menos que algo de lo que se sugiere con esa propuesta coincida con el mensaje pertinente entre emisor-receptor (en el supuesto caso de que hayas respondido afirmativamente a las preguntas 1, 2 y 3)?

Desde un punto de vista morfológico y sintáctico:

  • 6. ¿Responde la estructura compositiva propuesta a alguno de los puntos expuestos en el apartado anterior?
  • 7. ¿Crees que sería difícil catalogar con algún «tag» esa propuesta de diseño en webs como trendlist.org o similares?

Desde un punto de vista connotativo:

  • 8. ¿Responde la elección tipográfica a algún tipo de conclusión referida en el primer bloque?
  • 9. ¿Se ha tenido en cuenta algún tipo de relación o connotación de tipo histórico o formal en el tratamiento tipográfico elegido de dicha pieza?
  • 10. ¿Responde la elección de elementos no verbales  y su tratamiento a algún tipo de conclusión referida en el primer bloque?
  • 12. ¿Responde el tratamiento cromático a algún tipo de conclusión referida en el primer bloque?

Z

Como todo buen decálogo, al final debería poder resumirse en un punto esencial. Podría ser algo así como: ¿en cuántas de tus elecciones formales has tenido en cuenta que la tarea del diseñador es esencialmente la de comunicar? Pero al fin y al cabo tampoco se trata de ningún decálogo, así que esa la dejo en el aire.

Me gustaría señalar que ninguna de las preguntas contienen intrínsecamente ningún juicio de valor (a lo sumo cierta dosis de ácido en algunos casos) y que de vosotros depende juzgar si son o no pertinentes y contestarlas, si os apetece. En caso de hacerlo, si la mayoría de las respuestas son negativas, no hace falta señalar que considero que al menos debería ser motivo de reflexión, pero ahí no soy yo el que juzga. Que cada uno saque sus conclusiones.

Captura de pantalla 2015-07-07 a la(s) 18.00.38

Finalmente, es posible que muchos se amparen en la necesidad de explorar, de romper esquemas, de innovar, de dar respuestas distintas a las convencionales o de quebrar normas (a lo que no me opongo en absoluto). A todos ellos les plantearía lo paradójico del hecho de que, por lo menos, en el último lustro y en el ámbito del diseño gráfico, la tendencia estética seguramente más fácilmente identificable —y por lo tanto la más convencional, menos innovadora, más recurrente, etc.— es la que estoy cuestionando, a lo cual insisto, para concluir definitivamente: ¿en qué momento se nos olvidó que el trabajo del diseñador es básicamente el de comunicar?

BATMAN-ANTIHIPSTER

PD: Gracias Manuel… ¡no pierdas nunca esa mala leche!

Artículo publicado originalmente en el blog de BunkerType, un proyecto de investigación y recuperación de los antiguos métodos de impresión con procesos íntegramente manuales usando tipografías de plomo y madera comandado por Jesús Morentin.
  • Garcia

    Eres un rancio

  • J

    Sin entrar a debate sobre lo tratado más abajo, me llama la atención que se mencione Trend List, que además que con trabajos en la línea de new ugly, cuenta con un sinfín de cosas más…

  • jd

    David Carson ya lo hizo… y bien

  • I

    Está bien interesante lo que planteas, sin embargo concuerdo con parte de lo que exponen más abajo. Quizás me esté yendo a un extremo, pero el sólo preguntarse por qué existen estas ‘nuevas tendencias’ y de paso, por qué ya no estamos comunicando me parece algo más acertivo.
    Los nuevos modelos de negocios, el avance tecnológico y de la sociedad, entre otros factores están afectando en este punto a mi parecer. Cada vez hay menos interés y tiempo en hacer un trabajo comunicativo real, siendo muy pocos los que cuentan con este -ahora- lujo. Lo que se lleva ahora es hacer algo rápido, efectivo y estéticamente atractivo, lo que de ninguna manera creo que esté bien, pero ese es el contexto de la mayoría de las agencias o empresas y a partir de esto, los diseñadores comunican de esta forma. Todo se está moviendo tan rápido que es cada vez más difícil acaparar la atención y tener identidad propia. Ojalá esto cambie y tengamos todo tipo de diseños, pero con trasfondo, no meras copias de pinterest.

    Saludos.

  • Albert Clemente

    Yo planteo la siguiente pregunta que para mí es lo esencial en todo esto: ¿el diseñador gráfico es (o debe ser) un artista? Y como artista se entiende al que busca expresar un conocimiento, sentimiento, emoción, etc., en el sentido clásico, o se debe a un fin que es comunicar “lo que sea”. Es decir, alguien a quien se le paga para ello sin importar cómo (o sí)?

    Aunque parezca obvio, se pueden sacar muchas conclusiones y ver cuál es el concepto que se tiene por norma general.

    Para mí está claro que es lo segundo. Lo primero es accesorio. Hay quien defiende una mezcla entre lo primero y lo segundo, pero entonces pregunto: donde está tu faceta de artista como tal si cada vez que sale una corriente nueva te adhieres a ella y dejas la otra. Es decir, que no coges nada ni lo haces tuyo.

    Saludos.

  • Francesco Furno

    Me parece bien generalizar, es algo que hago a menudo yo también, y además me parece una manera sana de empezar una conversación y generar un debate donde todos puedan participar.
    Pero, no creo que se pueda afirmar que el “new ugly” se tenga que descartar o criticar en su totalidad como algo inútil o de postureo, lejos del diseño.

    El diseño gráfico está estancado, y en países como España se debe a la poca capacidad de salir de lo establecido.

    Personalmente reconozco a movimientos como el new ugly una función de romper esquemas y me aterra ver como estudiantes de 18 años no lo quieren analizar porque a priori es algo feo, inútil y efímero, sin plantearse el porqué existe.

    Además pienso que un género como este es hijo de su época donde las agencias de publicidad han reducido los tiempos de conceptualización y producción al hueso generando una distorsión brutal del mercado.

    A mi me preocupa mucho más la incapacidad de cierto diseño clásico, que en teoría debería conocer los fundamentos, de no saber comunicar un mensaje al usuario final por estar atado con cadenas al querer de un cliente siempre más ignorante, más que la provocación vanguardista del “new ugly”.

  • Pablo Galeano

    Cierto es que es cierto todo lo que dices :) aunque me queda una cuestión por plantear y es si este tipo de estética funciona como un lenguaje visual dirigido a comunicar a un público concreto. Luego dentro de este lenguaje “modernero” uno puede igualmente trabajar un concepto, un discurso y un contenido específico.
    No?
    Yo por mi parte he visto de todo, gente que lo hace solo porque mola y es facilón y gente que realmente está muy informada y conoce bien este tipo de lenguaje y lo usa correctamente, aunque abunda mucho más lo primero, claro.