¡El libro ha muerto, viva el libro!

Por primera vez Amazon, el mayor vendedor de libros a nivel mundial, ha declarado que vende más libros digitales que de papel. Si esto lo traducimos en cifras queda de la siguiente manera: por cada 100 libros de bolsillo vendidos en la red, comercializa 115 libros para Kindle. Esta es la prueba de que el cambio de soporte y en el concepto editorial se está transformando más rápido de lo que inicialmente podíamos pensar. Este hecho también deja de manifiesto que la revolución de las tabletas, los ebooks, ereaders o como le queramos llamar es un camino irremediable para los libros y revista.

Ayer mismo entraba en el quiosco para comprar el periódico y una revista de papel [productos que te ayudan a pasar un buen domingo] y me di cuenta de que mi quiosquero se iba a quedar sin material que vender en poco tiempo. La gran inmensidad de revistas y libros que abarrotan nuestros quioscos y librerías desaparecerán o mutarán en breve. El mismo vendedor nos lo corroboraba. Cada vez se venden menos revistas ya que al lector le cuesta mucho ir hasta el punto de venta a comprarla, pero también le cuesta mucho más sacar la cartera. Además ese mismo comprador se entretiene con su tableta o telefonito [como diría Mariscal] y ya no ve necesario comprar la revista, el periódico o el libro como antes.

Cierto que a realidad en el mercado norteamericano es una, en España es otra. Aquí todavía queda mucho tiempo para ver desaparecer los libros de las librerías. A las revistas les queda menos y a los periódicos… casi nada. Pero de la misma manera que digo una cosa me doy cuenta de la contraria. Al igual que ha pasado en el mundo de la música, donde el vinilo ha vuelto a revivir momentos de grandeza y de gran esplendor, al libro le está pasando lo mismo.

Las editoriales están empezando a pensar que el único camino será elaborar mejores ediciones, cuidar la producción, darle un valor añadido, una experiencia sensorial al lector que ninguna tableta podrá conseguir nunca. Uno de nuestros Premios gràffica 2011, Blackie Books es la prueba. Papeles, barnices, encuadernaciones, desplegables, texturas, metalizados… Además, ¿quién regala un libro digital?

Y ahí es donde está el futuro del libro. Cada vez veremos tiradas más cortas, pero mucho mejores. Cada vez será más difícil vender físicamente un libro, pero los que se vendan deberán ser excepcionales. Tanto como producto como por contenido. Porque eso sí que es seguro. Si el producto es bueno, si lo que se cuenta interesa o tiene miga dará igual en qué soporte se venda, se venderá porque a todos nos gustan las cosas realmente interesantes. Así que un día como hoy, buscad, indagad y averiguad donde está el libro perfecto y si es así compradlo y regaladlo a alguien que quieran de verdad. Hoy es el día.

¡Feliz día del Libro!

Feliç Sant Jordi!

  • Pingback: Día del Libro()

  • Muchos se darán cuenta de que son joyas leyendo estas tontas estadísticas. Joyas fueron, son y serán. Y desde luego no se convertirán en basura electrónica, al contrario, mejorarán como el buen vino. :)

  • sefa Villalbi

    La radio tenía que morir… y el cine… y ahora, el libro… ¿por qué será que nos gustan tanto las necrológicas? Disfrutemos de la diversidad, del momento, de la situación. Disfrutemos de lo que nos apetezca y no matemos nada más.

  • awpau

    en unos años, quizás lo que ocurra es que ninguno de nuestros cachivaques electronicos dispongan de energia, ni red libre para funcionar y recuperemos como aútenticos tesoros nuestos libres y nutritivos, libros impresos … @

    • graffica

      Ese día también lo hemos soñado… y a veces pasa con una simple lluvia o rayo. Sería interesante verlo. Buen tema para una peli.

  • El libro como lo conocíamos pasará a ser el libro de artista 2.0 del futuro.

  • Mario Puerta

    En muchos, muchos años el libro no será ni siquiera un objeto de viable. Ni de coleccionista. Será de arqueólogo. En un futuro no lejano no existirá el soporte sobe papel. Será demasiado caro e imposible de producir ni siquiera tiradas cortas. Hay que ir pensando en dejar el romanticismo.

  • Pedro Lorca

    Totalmente de acuerdo. Ahora más que nunca los libros serán un valor en sí mismo.