Voces con Futura: «Aunque no soy activista sí siento que cumplo con una obligación moral»

Lo más común al recibir un premio es que el premiado quiera hacerlo público y dar la cara para así mostrar su alegría y, por qué no, su orgullo. En el caso de Voces con Futura no sucede así. La persona que hay detrás de esta plataforma prefiere mantenerse en el anonimato. Voces con Futura es una iniciativa desinteresada de apoyo moral y estético que nació en mayo de 2011 al calor de la movilización ciudadana del #15m. Un sitio web en el que los profesionales de los ámbitos del diseño, la ilustración y la creación gráfica en general puedan poner a disposición de la ciudadanía y de esa movilización social sus conocimientos de comunicación visual en forma de pancartas y carteles reivindicativos. Hoy su creadora nos cuenta cómo se fue gestando y creciendo todo el proceso.

VOCES CON FUTURA
El jurado ha decido premiar a Voces con Futura por su defensa de la utilidad del diseño como un agente del cambio social. Por su voluntad por poner las herramientas y conocimientos de los diseñadores al servicio de la ciudadanía, invirtiendo la relación habitual en la que generalmente se espera que la ciudadanía se comporte como mero receptor acrítico de los mensajes mediados por el diseño. Por su generosidad, anonimato y su voluntad inclusiva. Premiar a Voces con Futura no sería solo reconocer y recompensar el duro trabajo de sus promotores, sino agradecer la generosa entrega de sus participantes.

¿Cómo has recibido la noticia de haber ganado un premio al que no te has presentado?
Pues con alegría. Y también con una mezcla de entusiasmo, miedo, respeto. Mola sentirse reconocido pero ahora toca pensar cómo estar a la altura del reconocimiento. Toca mejorar.

¿Qué es Voces con Futura?
Voces con Futura es un banco de imágenes de libre descarga para los movimientos #15m, #spanishrevolution, #globalrevolution, #worldrevolution, #99%, #occupy, etc.
¿Cómo y por qué surge?
El proyecto nace en los días cercanos al mismo 15M. Surge por algo personal esa es la verdad. Yo estaba viviendo a 10.000 kilómetros de España y me dije: algo tienes que hacer amiga. Y salió esto. Esto que empezó –y sigue siendo– algo bastante humilde. Tan humilde como que todo comenzó con un mail en cadena. Y la cadena funcionó. Y un montón de gente ha escrito el resto de la historia: unos mandando sus diseños y otros utilizándolos.

¿Cuántas personas hay implicadas en el proyecto?
Alrededor 400 personas entre diseñadores, colectivos, traductores y gente que me ha ayudado de mil maneras (Teresa, María, mi hermano, Iñigo, mis compañeros de piso…).

Cuando no estás metida de lleno en Voces con Futura, ¿a qué dedicas tu tiempo?
Pues a tantas cosas que da pereza hasta decirlas. Trabajo, hago libritos y dibujitos, doy clase, ando montando un proyecto de comunicación cultural, pierdo el tiempo, disfruto de mi gente y trato de descansar.

¿Hay una selección previa de los carteles que se suben? En caso de ser así, ¿te encargas tú sola de hacer esta selección?
Se sube todo lo que llega salvo error administrativo. Pero subimos todo lo que nos llega. Lo que sí hicimos pasados unos meses del primer empujón fue subir a la parte superior los carteles que tenían más «likes».

Después de año y medio, ¿cuál es tu balance de esta iniciativa?
Bueno, porque siempre hay gente que responde y eso es maravilloso. Malo porque hay cosas que no hemos conseguido mejorar. Una web mejor, una participación mayor, una solución más rápida a los problemas. Contenta, sí, pero hay que mejorar.

¿Has hecho un recuento del número de propuestas que han llegado?
Pues no, la verdad.

¿Crees que ha servido de algo? ¿Qué te ha aportado a ti personalmente Voces con Futura?

Creo que ha servido para varias cosas. Lo primero y más sencillo: para que los diseñadores se expresen. Para que la gente se exprese. Hay que reconocer que en esto hay una necesidad individual. Egoista. Y eso está bien. Pero lo que está aún mejor es cuando ese ejercicio expresivo trasciende y la gente lo utiliza como recurso. Y cuando el diseñador se da cuenta de que puede hacer algo útil como profesional en un proceso de cambio. Eso es mágico. Pero es cierto que gran parte del impulso se queda en la primera fase. Voces con Futura en ese sentido tiene que mejorar intentando mantener viva la página y llevando el proyecto más allá. Personalmente esto es un aprendizaje. He estado en cosas estudiantiles, he leído, he estado informada, pero no he hecho algo como Voces con Futura antes. Y aunque no soy activista, eso me queda enorme, sí siento que cumplo con una especie de obligación moral. Hay que hacer algo con la que está cayendo. Eso es así. Y cada uno debemos poner nuestro granito de arena. Y todo lo que hagamos es poco porque el problema es muy grande. Así que, me llevo la preciosa sensación de estar haciendo algo por muy minúsculo que sea.

La situación económica-social actual, lejos de despejarse parece que va cogiendo un tono más gris que vira hacia negro. Ante este panorama, imagino que seguirán llegando trabajos…
Siguen llegando pero nada como el primer tsunami del 15 de mayo. Funciona mucho por oleadas, cuando hay una movilización próxima o algo noticioso es frecuente que llegue algo. También depende de mi: si azuzo la lista de correo, escribo mails personales a los diseñadores, etc. A veces estoy más pendiente, otras tengo que compaginar esto con mi vida y no hago todo lo que debería.

Cuando pusiste en marcha Voces con Futura estabas fuera de España. Ahora, son muchos los jóvenes que se plantean hacer las maletas y salir del país en busca de un futuro mejor dentro de la profesión del diseño. En tu caso, ¿te has planteado irte de nuevo? ¿Crees que es no necesario salir de España? ¿O más bien es inevitable?
Yo te digo que lo importante, para mí, no es el sitio sino el plan. El plan y los vínculos. La vida es lo único que tenemos y, haya crisis o no, la prioridad es vivirla de la mejor de las maneras posibles. Quiero decir que no creo que haya que salir despavorido haciendo una huida hacia adelante. Está la cosa muy jodida, sí, pero lo importante aquí es ser quienes queremos ser y tratar de sobreponernos a lo que nos dejan ser. Y me refiero a algunos de nosotros, que somos unos privilegiados. Yo por lo menos lo soy. Eso no quiere decir que me conforme, al contrario. Quiere decir que voy a coger todos mis recursos y voy a tratar de trazar el plan que quiero trazar. Y yo me volví porque en mi plan figuran mi familia y mis amigos. Y ellos están aquí.

¿Cuál es la perspectiva de Voces con Futura de cara a 2013?
Estoy intentando convencer a una hermosa programadora para que me ayude en crear una plataforma propia (ahora Voces con Futura es un tumblr). Lo tengo que decir con la boca enana porque llevo planeando esto desde el mismísimo momento en el que nació Voces con Futura. Pero la verdad es que no es tan fácil encontrar un programador que quiera meterse en un lío como este sin llevarse un duro a cambio. ¿Alguien por ahí? vocesconfutura@gmail.com

____
+info: http://vocesconfutura.tumblr.com