Una iniciativa de bajo coste encaminada a mejorar el entorno

Compartiendo muros, una oportunidad de oro para poner una nota de color a las paredes de Madrid, transformar la ciudad en una muestra de solidaridad colaborativa entre artistas y ciudadanos y fomentar así el trabajo en equipo: compartiendo muros, pintura y risas.

Compartiendo muros es una iniciativa del Ayuntamiento de Madrid que recoge una serie de 15 intervenciones urbanas que usan el grafiti como vehículo de expresión para decorar la ciudad. Cada convocatoria dura tres días y es dirigida y coordinada por un artista, previamente escogido por los vecinos de cada uno de los 15 distritos que participan.


Desde el 7 de septiembre, de viernes a domingo, y hasta el 7 de octubre, se dan cita 15 artistas. Todos los que quieran unirse para dar luz, vida y dejar su huella en Madrid, podrán hacerlo. Para poder participar, tan solo hay que entrar en la web y ponerse en contacto, por email o por teléfono, con el mediador de cada actividad.

Este fin de semana, además de otros artistas y en otros distritos, tenemos en Chamberí la ocasión de devolver el verde al barrio pintando un bosque, guiados por la mano de Ottstuff, diseñador gráfico y artista urbano, que nos explica: «Para llevar a cabo este proyecto, investigué el background del distrito leyendo prensa e historia específica, hablando con vecinos y vecinas, y tratando de empaparme al máximo de la vida en este distrito. En el siglo XIV, Chamberí era una zona de bosques utilizada por los miembros de la Corte para sus cacerías, hasta el reinado de Carlos I, que tala los árboles convirtiendo los terrenos en dehesas, y más tarde, en tierras de secano».

«Paradójicamente, pese a ser una zona originariamente boscosa, actualmente es uno de los distritos con mayor escasez de zonas verdes de Madrid», añade Ottstuff.

El bosque de Chamberí. Ottstuff. Muro del pasaje de acceso al Jardín José Luis Sampedro desde la calle Blasco de Garay, 40

Ottstuff nos habla sobre el proceso, explicándonos que el trabajo comenzó en junio recogiendo ideas con los vecinos, anotando sus preocupaciones y sus iniciativas de solución a los distintos problemas del distrito, a partir de lo que generó dos propuestas creativas, interpretadas desde su iconografía.

Estas propuestas fueron presentadas a los vecinos en el Centro Cultural Galileo de Madrid, y posteriormente fueron sometidas a votación popular a través de la plataforma decide.madrid.es.

La propuesta más votada fue El Bosque de Chamberí, manifestando una clara demanda de más zonas verdes en el distrito. “Para la ejecución del mural, primero saneamos el muro, encajo y marco el diseño, y ya el fin de semana vienen los vecinos y vecinas a pintar».

«Utilizamos el arte urbano para crear interferencias urbanas, que alejen al espacio público de ser un mero lugar de paso (“de casa al trabajo, y del trabajo a casa”), para convertirlo en un lugar de encuentro y desarrollo personal. Haciendo participes a los vecinos y vecinas del distrito –que son quienes van a ver e interactuar con la pieza día tras día– conseguimos hacerlos sentir parte activa de la pieza y de su propio barrio, generando una energía positiva que también transforme el barrio en el aspecto social. El proceso es, sin duda lo más interesante de este proyecto», nos cuenta con entusiasmo y convicción.

Sara Flórez preparando un diseño

Y para clausurar el evento, los 5, 6 y 7 de octubre, destacamos en Vicálvaro a Sara Flórez, con su Composición caleidoscópica con aves, que también nos habla sobre su experiencia a la hora de participar en esta iniciativa. «En mi caso, fue la asociación de mi distrito, Danos tiempo, la que me propuso como posible candidata para Compartiendo muros. Claro, a mí me hizo muchísima ilusión cuando recibí la respuesta positiva de Clara de Boa Mistura, porque la verdad es que no me lo esperaba».

«Los artistas jóvenes siempre debemos presentarnos a todos los concursos y eventos artísticos importantes, pero hay mucha competencia, así que cuando algo tan grande sale, es una gran alegría. Considero que en la etapa de recogida de ideas y de planificación de los bocetos he aprendido mucho, normalmente los artistas jóvenes no tenemos presupuesto ni manera de desarrollar una propuesta tan ambiciosa y eso también genera unos miedos que estoy solventando gracias a esta oportunidad».

Además, Sara nos cuenta que ha podido contactar con los vecinos de Vicálvaro en los días de presentación del proyecto y de toma de ideas, sobretodo con los niños del colegio Carmen Laforet que es donde va a realizar el mural.

«Al final, gracias a los dibujos de estos niños he podido realizar mis bocetos y será toda una experiencia cuando vengan a ayudarme con la ejecución, espero que todos nos lo pasemos genial y que al mismo tiempo aprendamos».

Para entender su proyecto, el cual, nos dice con entusiasmo, le está suponiendo un gran reto, Sara nos explica: «Mi diseño es un mandala conformado por diferentes pájaros que podemos encontrar en las zonas verdes de Vicálvaro. El muro encarna las ideas de solidaridad, libertad y paz, que los participantes expusieron en sus propuestas.

«Me gustaría invitar a la participación porque lo que separa a esta iniciativa de cualquier otro certamen de mural es la colaboración vecinal, el crear junto a un artista algo propio para el barrio, empezando por los diseños y acabando por el desarrollo del muro», anuncia Sara Flórez.

«He tenido la oportunidad de participar como una vecina más en el muro que se esta realizando en Hortaleza y me pareció maravilloso ver a todo el mundo con un objetivo común (niños, adolescentes, personas de edad avanzada, madres y padres…), compartiendo un tiempo el fin de semana para hacer algo distinto y embellecer las calles del barrio. Espero que la participación en mi mural sea igual de conmovedora».

Os animamos a seguir a los artistas que os interesen, también en las redes sociales, para no perder “ni gota” de información y seguir el evento de manera presencial y digital.

→ compartiendomuros.es

 

There is one comment

Deja un comentario