Del poema de Paul Valéry a la obra de Pep Carrió: ‘Nada es más profundo que la piel’

Sinergias que van más allá de lo espacio-temporal. La sensibilidad y la expresión humana no perimen, sino que se regeneran, se retroalimentan y se reactivan, volviendo a poner sobre la mesa reflexiones de talla antropomorfa, aquí resueltas con una factura gráfica única; una poesía visual que comunica, que se extiende a otras cosas: al ‘yo’, al ‘otro’ y al devenir del tiempo.

nada mas profundo que la piel obra

En la galería Blanca Berlín, el diseñador mallorquín Pep Carrió inaugura su exposición Nada es más profundo que la piel, donde nos reencontraremos con unos conocidos, y a la vez desveladores, ‘él’ y ‘ella’, donde la escala importa y mucho. Desde el 7 de noviembre hasta el 5 de enero, podremos disfrutar de esta muestra e incluso tendremos la oportunidad de adquirir alguna de estas obras únicas si así lo deseamos.

Las palabras de Cristina Santamarina lo describen a la perfección. «No hay nada más profundo que la piel, el poema de Paul Valéry –oracular y profético–, abre perspectivas que se independizan de su autor para demostrar lo que el vate sabía: que la epidermis incierta del tiempo en la que se inscriben todas las narrativas habita en cada uno de nosotros. […] En las piezas de Pep Carrió hay texturas que son textos enhebrados con la paciencia y el saber de quién quiere (¡y puede!) construir relatos que recuperan pieles de la vida, de diferentes vidas: ramas, fichas, botones, cordeles, fotos que son párrafos de historia. Trozos de historias en las que este poeta de la representación teje nuevas narraciones siempre abiertas, vertiginosas, inconclusas como una balsa que deambula en mares de orillas inalcanzables, entre la extrañeza de algo sido y la de aquello que podría ser, pero todavía no existe y que tal vez nunca será».

nada mas profundo que la piel pep carrioPep nos explica que esta exposición nace de una propuesta de la galería –con la que colabora habitualmente– y se deshace en elogios cuando nos habla de Blanca, que aparte de ser su galerista, nos cuenta que la siente como amiga:

«Ha sido un proceso largo de más de un año en el que la obra se ha ido formando a partir de diferentes ideas: el cuerpo como lienzo sobre el que trabajar distintas técnicas y conceptos, la fotografía encontrada como punto de partida para dar otra lectura, lo seriado, el dibujo, el tiempo… son piezas en las que la elaboración ha requerido un trabajo largo, casi obsesivo».

«Durante el montaje, alguien ha comentado que había un cierto aire carcelario en la obra, y sí… me interesa mucho el arte marginal, outsider, donde la pulsión creativa te lleva por caminos insospechados. Quería combinar técnicas dispares: collage, dibujo a gran formato, pirograbado sobre papel y usar materiales muy diversos: maderas de deriva, canicas, fichas de domino, botones… y dar un nuevo sentido a esos materiales. Pienso que quería escribir una novela y me ha salido un libro de relatos».

nada mas profundo que la piel obra 2

Para el catálogo de la exposición, dos figuras emblemáticas: Grassa Toro y Cristina Santamarina nos regalan unas palabras inspiradoras y que calan profundo. Para conocer la opinión del artista, le preguntamos por su visión personal e indagamos sobre el porqué de esta temática y este titulo:

«Cada nueva exposición es un salto al vació; siempre tienes la sensación de que coges el proyecto donde dejaste el anterior. En este caso me he dejado llevar por cosas que en un principio parecían inconexas y poco a poco han ido trenzando un relato abierto en el que la figura humana es protagonista».

«El título nace de una visita de Cristina Santamarina al taller. Al ver las piezas, pronunció un poema de Paul Valéry y la frase Nada es más profundo que la piel cerró el planteamiento de la exposición. Grassa Toro reflexiona en un texto muy bello sobre la inquietud de ver una imagen a tu escala, el mirarte en un espejo y ver al otro«, nos cuenta Pep.

«Desde que empecé mi trayectoria profesional, combiné el trabajo de encargo y los proyectos de estudio con un proyecto más personal. Para mí, ha sido necesario mantener esa duplicidad y me costaría renunciar a ninguna de esas dos partes. El diseño, el trabajo de encargo, me permite explorar territorios a los que no podría acceder de otro modo. Cada nuevo encargo es una oportunidad de aprender algo nuevo, de relacionarte con otros profesionales, de buscar soluciones, de tener los pies en el mundo real. El taller es el cuarto de juego, donde tú marcas tus reglas y donde puedes realizar los proyectos a los que te lleva tu intuición: es un viaje al interior».

«Así como en los trabajos de encargo soy muy consiente de que mi papel es buscar la mejor solución al proyecto, en el taller intento ser lo más libre y sincero posible, crear sin condicionantes de venta o fidelidades a estilos. No me siento un creador profesionalizado en ese aspecto; el diseño me permite plantearme proyectos propios sin imposiciones externas».

Pep Carrió es un creador de emociones. Su obra, una búsqueda permanente de la expresión. Rebosante de creatividad, ahonda en distintas fórmulas en respuesta a las múltiples inquietudes que nos definen como personas. Una oportunidad de reflexión y deleite al alcance de todos. Madrid respira.

→ blancaberlingaleria.com

nada mas profundo que la piel cartel

Deja un comentario