Optician Sans, la peculiar fuente gratuita basada en tablas optométricas

Si alguna vez has querido diseñar un proyecto que tenga un ideal e impecable aspecto visual que permita leer el mensaje de la marca sin ninguna dificultad, Optician Sans lo hará posible. Creada por ANTI Hamar y el tipógrafo Fábio Duarte Martins para Optiker-K en Noruega, Optician Sans está basada en las históricas tablas optométricas y en los optotipos utilizados por oculistas de todo el mundo, lo que la convierte, posiblemente, en la tipografía gratuita más efectiva para una legibilidad precisa.

El gráfico optométrico LogMAR se ha utilizado por oftalmólogos, optometristas y especialistas de visión para medir la agudeza visual. La tabla consta de 10 letras y fue desarrollada en 1976 en National Vision Research Institute de Australia. Optician Sans se basa en los mismos principios visuales que el gráfico LogMAR, perfecta y precisamente ajustada para ser utilizado como un tipo de letra de visualización completamente funcional. Además de los caracteres latinos básicos, también se ha creado un conjunto de glifos alternativos para lograr una apariencia más consistente.

La tipografía, basada en los optotipos desarrollados por Louise Sloan en 1959, es una selección de letras que pretenden alcanzar la misma legibilidad que la tipografía original de la que partieron. «El objetivo clave para este nuevo diseño visual era hacer que Optician Sans asegurara que todos mis pacientes pudieran leer sin problemas todas mis piezas publicitarias», asegura Øyvind Krogh de la clínica noruega Optiker-K.

Puedes descargar Optician Sans gratuitamente aquí.

Optician Sans

  

There are 2 comments

  1. Morella Martínez

    ¿Cuál fuente tipográfica recomiendan para un video de 1,5 minutos de duración sobre la presentación de un servicio de agenciamiento aduanal?

  2. Marcos

    Dudo que sea la tipografía gratuita más legible y precisa. Que una tipografía se utilice para medir la agudeza visual como son las utilizadas por los oculistas, no las convierte en las más legibles y mucho menos utilizando mayúsculas, precisamente por algo se usarán para medir la “agudeza visual”. No hay más que comparar la O y la C (excesivamente cerrada) para comprobar que resulta demasiado fácil confundirlas, sobre todo en cuerpos pequeños. Si quieres que lean perfectamente tus mensajes publicitarios y sin problemas hay otras tipografías más eficientes y legibles, otro tema es que en términos conceptuales o de márketing te funcione e interese utilizar la Optician Sans.

Deja un comentario