El Premio Nobel estrena nueva identidad visual, ahora más sofisticada y accesible

Establecido en 1895 por voluntad del químico, ingeniero, inventor, empresario y filántropo sueco Alfred Nobel, el Premio Nobel –otorgado por primera vez en 1901–, honra a aquellos seres humanos que han entregado el mayor beneficio a la humanidad. Este diciembre, coincidiendo con la ceremonia anual, The Nobel Prize presentó su nueva identidad visual –ahora más personalizada, elegante y accesible–, rediseñada por Stockholm Design Lab.

Como admite el estudio de diseño, The Nobel Prize es una marca global fuerte con gran integridad y credibilidad mundial. Para manifestar su herencia y, al mismo tiempo, preparar la marca para el futuro, el Premio Nobel necesitaba una nueva y clara estrategia de diseño para crear sinergias e impulsar a todas las organizaciones participativas en una misma dirección.

«La solución requería una identidad de marca holística que sirviera como una base sólida, que pudiera ser manejable y suficientemente flexible como para trabajar en diferentes organizaciones, con especial énfasis en presencia digital, redes sociales y eventos públicos», declara Stockholm Design Lab.

El trampolín para el desarrollo de la identidad visual, según explican desde Stockholm Design Lab, fue la medalla de oro de estilo Art Nouveau que se entregó por primera vez en 1902. De ahí surgió el nuevo logotipo, las fuentes personalizadas –Alfred Sans, Alfred Serif y Alfred Regular– y el actualizado sistema de colores. El resultado es una identidad más coherente que aumenta las posibilidades de reconocimiento y comunicación más efectivos del Premio Nobel.

El logotipo antiguo consistía en una fuente de estilo Times New Roman y una versión difusa de la medalla. El nuevo logo es muy simple y minimalista –como se suele decir súper funcional–, pero, al mismo tiempo, es majestuoso, digno y sofisticado, sin perder su conexión con el notorio legado del Premio Nobel. Este logotipo no es de carácter pretencioso, por lo que el uso de mayúsculas sin serifa funciona perfectamente, refrescando la imagen de la marca y situándola en el entorno actual.

La tipografía del logotipo, Alfred Regular, tiene su origen en las letras grabadas en la medalla de oro. Como también es la fuente principal de la marca The Nobel Prize, gana reconocimiento en cualquier punto de contacto. Alfred Sans fue desarrollada en paralelo con la fuente secundaria, Alfred Serif. Ambos tipos de letra están diseñados para encajar y complementarse entre sí –tanto funcional como estéticamente– para garantizar la mejor legibilidad y, por lo tanto, aseguran su uso a largo plazo.

«El objetivo de la nueva identidad de The Nobel Prize era garantizar la conservación y el fortalecimiento a largo plazo de la indiscutible y única posición de la marca», explica el equipo creativo.

En cuanto al nuevo sistema de story telling visual, la paleta de colores ha presentado un nuevo color para acentuar los detalles más importantes. «Si alguna marca puede reclamar el oro como su color natural, es, sin ninguna duda, el Premio Nobel», afirman los diseñadores. Con su clara conexión con los elegantes sistemas de color de principios de siglo pasado, la actualizada paleta de colores se combina bien con el oro. Este color majestuoso, como aseguran desde Stockholm Design Lab, refleja el legado histórico del premio y permite una presencia efectiva en el contexto digital.

En modo de conclusión, la nueva identidad visual del Premio Nobel –una armonía entre excelencia y accesibilidad– está formada para establecer una profunda comunicación entre las organizaciones y marcas de hoy y de mañana, pero sin romper la conexión con el gran respeto por el legado cultural y científico del premio.

→ Stockholm Design Lab

 

Deja un comentario