Muere una de las artistas portuguesas más emblemáticas, Helena Almeida

Helena Almeida fue la mujer que, convirtiendo su cuerpo en el lienzo de su obra, rompió los márgenes del cuadro y las normas artísticas.  Muere a los 84 años en su casa de Sintra. Siendo pionera del arte contemporáneo, Helena Almeida arriesgó fusionando fotografías conceptuales en blanco y negro con pintura, adquiriendo así el título de una de los grandes artistas plásticos de los siglos XX y XXI.

helena almeida azul

Nacida en Lisboa en 1934, hija del escultor Leopoldo Almeida, en cuyo taller realizó sus trabajos con su marido Artur Rosa, Almeida estudió Bellas Artes en la capital portuguesa. La artista plástica fue influenciada por Lucio Fontana, por sus conceptos espaciales y por su obra en blanco y negro con una composición austera y sofisticada.

Su obsesión fue romper los límites: del arte, del artista, de los conceptos de cuadro y de la disciplina artística. Como reconoce su marido, Helena Almeida buscaba la continuidad de los cuadros, salía de los márgenes y experimentaba con objetos fotografiados, convirtiendo su cuerpo en la parte esencial de su obra. Dando pinceladas sobre las fotos de sí misma, nació un estilo propio e icónico. A partir de los años 60, nació su singular universo creativo, basado en el efecto de que la obra y el artista fueran lo mismo.

Durante varias décadas, retratos en blanco y negro de Helena Almeida, fotografiados devotamente por su marido Artur Rosa, habían sido mezclados con pinceladas de colores drásticos e intensos: azul, rojo y negro. Sus fotografías circulan por las grandes galerías y residen en museos y fundaciones de todo el mundo. Actualmente, exponen en la Galería Helga de Alvear en Madrid hasta el 24 de noviembre, demostrando el profundo mundo de la artista, de su cuerpo como objeto artístico y de su estética expresiva.

helena almeida atados

Artur Rosa y Helena Almeida

helena almeida negro helena almeida espejo

Deja un comentario