Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

El pasado 6 de febrero, se conmemoraba el centenario de la muerte del artista austriaco Gustav Klimt. Para celebrarlo, a lo largo del año numerosas exposiciones se extienden a lo largo del país del Danubio para rendirle homenaje.

Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

Emilie Flöge y Gustav Klimt.

Para empezar y conocer el contexto histórico, hacemos una parada en el Museo Leopold. Aquí se puede visitar del 18 de enero al 10 de junio la exposición ¡1900 en Viena!, donde además de obras maestras de Klimt como La muerte y la vidatambién encontramos trabajos de sus coetáneos Koloman Moser, Richard Gerstl y Oskar Kokoschka. Todos ellos, representantes principales del Modernismo vienés.

Sin dejar el mismo Museo Leopold, a partir del 22 junio de 2018 y hasta el 4 de noviembre se puede visitar una exposición monográfica centrada en exclusiva en la obra de Gustav Klimt. Además de los fondos propios del museo y de la colección privada de la familia Leopold, la exposición incluye préstamos internacionales y obras de la Fundación Klimt cedidas por uno de los descendientes del artista (recordemos que tras su muerte y dada su activa y libidinosa vida sexual, a Klimt le salieron más de 14 hijos solicitando los derechos de su obra). La muestra repasa la metamorfosis artística de Klimt desde el historicismo tardío hasta su transformación en uno de los representantes más importantes del Modernismo vienés.

Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

La muerte y la vida (1908-1915).

Una particularidad será la exposición en la misma sala del cuadro La novia. Klimt concibió su última obra maestra basándose en sus múltiples dibujos y esbozos, oscilando entre el Modernismo y el Expresionismo. La pintura inacabada se dio a conocer por primera vez con el descubrimiento de importantes esbozos y del único cuaderno de bosquejos que se conserva del artista de 1917. El verdadero documento de la colección de la Fundación Klimt contiene bocetos a lápiz de obras del artista que hoy se encuentran desaparecidas, y también narra el proceso de creación de dichas obras.

En nuestro recorrido no puede faltar el Palacio de Belvedere (Schloss Belvedere). Este espectacular palacio en Viena alberga la mayor colección de arte austríaco del mundo y por supuesto, también de Gustav Klimt. De hecho, fue por iniciativa de Klimt y otros artistas que se fundó la Moderne Galerie en 1903, la institución que se ha convertido en el Belvedere. El objetivo era crear un lugar para el arte austríaco contemporáneo y presentarlo en un contexto internacional. El trabajo curatorial del Belvedere y las exposiciones se basan en esta premisa hasta el día de hoy.

Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

La novia (1917-18).

Con 24 piezas, el Belvedere contiene la colección de óleos más grande del mundo de este artista icónico, incluidas las dos obras maestras de su Período Dorado, El beso y Judith, además de retratos importantes (Sonja Knips, Fritza Riedler y Johanna Staude, etc.), paisajes y representaciones alegóricas. La colección también incluye uno de los cuadernos de dibujo de Klimt y su monumental Beethoven Frieze en la Secesión de Viena.

Las obras maestras de Gustav Klimt están en exhibición permanente en el Upper Belvedere (Belvedere superior). En esta completa colección, se puede rastrear el desarrollo de la obra de Klimt desde sus primeras exploraciones del historicismo hasta el secesionismo y, finalmente, hasta su último trabajo, que revela la influencia de los Fauves y de la generación más joven de artistas austriacos como Egon Schiele.

Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

Palacio de Belvedere.

Por otro lado, en el Belvedere Inferior se puede visitar del 23 de marzo al 26 de agosto de 2018 la exposición temporal Klimt no es el final. Auge en Europa CentralEl final de la Primera Guerra Mundial y la muerte de Klimt, Schiele, Wagner y Moser son frecuentemente interpretados como el final de una época de apogeo artístico. La exposición muestra los cambios que este importante punto de inflexión histórico trajo consigo, qué limitaciones implicó, cuáles fueron las nuevas perspectivas y qué elementos de continuidad permanecieron. De esta forma se puede contemplar qué quedó y qué cambió en el arte de la monarquía del Danubio y en los nuevos estados nacionales que surgieron. Se mostrarán alrededor de 80 obras, entre las que se encuentran obras de Klimt, Schiele, Kokoschka, Moser y Egger Lienz.

Por su parte, el MAK – Museo Austriaco de Artes Aplicadas/Arte Contemporáneo exhibirá desde el 7 de febrero y hasta el 22 de abril de 2018 la exposición El jardín mágico de Klimt. La experiencia en realidad virtual de Frederick Baker. Este es un experimento de realidad virtual inspirado en la obra maestra de Klimt Expectación y satisfacción. El artista de la realidad virtual y cineasta Frederick Baker consigue reproducir un mundo fantástico a partir de imágenes digitales de alta definición en el que los visitantes pueden sumergirse y hacer un viaje interactivo cinematográfico.

Un paseo por la obra de Gustav Klimt en el centenario de su muerte

El Beso (1907-08).

 

Deja un comentario