La agencia creativa Rethink utiliza packaging de comida basura como vale para una sesión de gimnasio

Tight Club, estudio de fitness en Vancouver, Canadá, quiso salvar a la gente del típico ciclo de propósito de año nuevo y ayudarles percibir la comida de una manera más sana y equilibrada. En otras palabras, Tight Club le encargó a la agencia creativa independiente Rethink diseñar entradas para una clase gratuita de fitness, disfrazadas como la comida basura: bolsas de chips, barras de chocolate y latas de refrescos.

Así las patatas fritas se convirtieron, de mano de Rethink, en el ‘arrepentimiento salado’, el chocolate en ‘bajón de azúcar’ o ‘calorías vacías’, y las latas de refrescos fueron renombradas como ‘derrota carbonatada’. Los vales de una sesión gratuita, escondidos en forma de la comida basura en los supermercados de Vancouver, tenían que llamar la atención de los consumidores en su ‘momento de debilidad’, cuando rompen su resolución de año nuevo y vienen a los supermercados en búsqueda de alguna delicia.

Cada vale lanza un mensaje: no tienes que negarte completamente la comida que te gusta para vivir un vida feliz y sana; simplemente tienes que cambiar la relación con la comida y el deporte.

«Nuestra experiencia indica que al principios de febrero es cuando la mayoría de la gente rompe su propósito de año nuevo, simplemente porque los propósitos que se marcaron eran demasiado estrictos –comenta Keighty Gallagher, fundadora de Tight Club–. Con esta campaña publicitaria, queremos involucrar a la gente cuanado ya está a punto de rendirse y con ello demostrarles que, al cambiar la relación con la comida y el fitness, pueden vivir una vida más feliz, sana y equilibrada».

La agencia Rethink ha creado una fuerte campaña publicitaria, basada en contraste, que enseguida impacta. Mediante esconder estos vales, envueltos en packaging de la comida basura, en sitios donde la gente se siente más tentada por ella. Tight Club realmente se destaca entre los demás gimnasios de una forma relevante y estéticamente atractiva gracias a esta estrategia y a su plasmación en forma de packaging.

Campaña de Tight Club

Deja un comentario