‘En un universo paralelo’: el fotógrafo Eli Rezkallah rompe los estereotipos sexistas de la publicidad de los años 50

El fotógrafo y artista visual libanés, Eli Rezkallah, ha desarrollado el proyecto En un universo paralelo, en el que ha cambiado los roles tradicionales del hombre y la mujer, en la publicidad sexista de los años 50. El autor del proyecto ha querido enfatizar excesivamente los mensajes machistas que contenía la publicidad estadounidense de la época de mad man y perfect housewifes. En particular, la idea de que las mujeres están subordinadas, mientras que los hombres son los poderosos.

eli rezkallah

Marca: Alcoa Aluminium. EE. UU. 1950

Los anuncios vintage con mensajes machistas nos recuerdan la imagen de la mujer ideal de los años 50: una esposa celosa, diligente y sumisa que realiza todo el trabajo de la casa, cuida de los niños, prepara afanosamente la comida para su marido trabajador, y hace todo esto, por supuesto, con una sonrisa. La incorrección política y el sexismo que caracterizarían a estos anuncios en la actualidad, es lo que Eli Rezkallah ha querido poner de manifiesto con su proyecto.

Los mensajes, que lanzaba la publicidad norteamericana de mediados del siglo XX, eran el reflejo de las desigualdades de género e injusticias que se daban en la sociedad. Con eslóganes como Muéstrale que es un mundo de hombres o Todo el mundo sabe que el lugar de una mujer es la casa, cocinándole al hombre una deliciosa comida, no es de extrañar que estas actitudes sexistas se hayan naturalizado con el tiempo.

Según el fotógrafo y editor de la revista Plastic Magazine, la idea de En un universo paralelo nació durante una cena con sus familiares estadounidenses mientras discutían que las mujeres estaban mejor cocinando o cumpliendo sus deberes femeninos. Rezkallah añadió que estos estereotipos todavía siguen vivos en algunos pliegues de la tela, de la que está formada la sociedad moderna. Entonces decidió crear una serie de imágenes de un universo paralelo, en el que ha cambiado los roles de género tradicionales, con la intención de poner de manifiesto lo absurdo y la inadmisibilidad de los estereotipos machistas. Así, ha creado un universo alternativo e imaginado, en el que manda la mujer y el hombre, vestido en delantal o bata de satén, le trae desayuno en la cama.

«El último día de Acción de Gracias escuché por casualidad a mis tíos hablar sobre cómo las mujeres estaban mejor cocinando, cuidando de la cocina y cumpliendo sus deberes femeninos. Aunque sé que no todos los hombres son como mis tíos, ni piensan de esa manera, me sorprendí al constatar que algunos todavía lo hacen, así que seguí imaginando un universo paralelo en el que los roles se invierten y los hombres prueban su propio veneno sexista». Eli Rezkallah.

eli rezkallah

Marca: Van Heusen. EE. UU. 1940

Rezkallah se crió en el Líbano derrotado y destruido por la guerra, y siempre estuvo rodeado por mujeres que, a pesar del sufrimiento y el miedo, le mostraban sonrisas y pintaban su mundo de color. No obstante, las mujeres en dificultades son sus musas y, por eso, les rinde homenaje, y le aporta una cara al movimiento feminista moderno.

El proyecto de Rezkallah se suma a la reciente tendencia de reinventar anuncios antiguos con una elevada carga sexista, intercambiando el papel de hombres y mujeres. En 2017, junto al fotógrafo Christopher Horne, los activistas Kamie Crawford y Nicholas Ferroni ya empezaron a recrear otros ejemplos de los anuncios publicitarios de los años 50 y 60. En un universo paralelo es algo más profundo que un proyecto de fotografías, es una reflexión sobre los roles extendidos en la sociedad moderna y la importancia de los mensajes que lanza la publicidad.

eli rezkallah

Marca: Hardee’s. EE. UU. 1940

El fotógrafo, mediante el humor –como forma inteligente de acercarse a la injusticia social– alerta sobre la responsabilidad social de la publicidad y sus mensajes claramente sexistas. El humor ridiculiza y, a la vez, evidencia lo injusto de una manera muy clara. Así, en sus recreaciones de antiguos anuncios norteamericanos, hombres y mujeres se intercambian el papel con la idea de que «las personas que aún creen en estos estereotipos, puedan ver, visualmente, la trampa en la que viven». Sin duda, el gran trabajo de Eli Rezkallah, fuerte y cómico a la vez, reaviva el debate sobre los roles de género que la sociedad impone.

In a parallel universe

eli rezkallah

Marca: Schlitz. EE. UU. 1940

eli rezkallah

Marca: Chase and Sanborn. EE. UU. 1950

eli rezkallah

Marca: Chemstrand Nylon. EE. UU. 1940

 

eli rezkallah

Marca: Mr Leggs. EE. UU. 1962

 

eli rezkallah

Marca: Hoover. EE. UU. 1950

eli rezkallah

Marca: Lux. EE.UU. 1965

eli rezkallah

Marca: Mr Leggs. EE. UU. 1962

 

There are 2 comments

  1. Sheila

    El feminismo pone en evidencia el machismo del pasado y del presente para intentar cambiarlo y crear una sociedad igualitaria. No pretende luchar contra el pasado porque no tiene sentido, pero aprendiendo de los errores del pasado es como se evoluciona. Si no tenemos en cuenta los errores que hemos cometido para ponerles remedio solo podemos esperar continuar por el mismo camino.

  2. Lucas

    Es gracioso porque el feminismo es el único grupo que lucha contra algo que efectivamente no puede cambiar y es el pasado…

Deja un comentario