El diseño del nuevo disco de Christina Rosenvinge “Un hombre rubio” representa la hibridación de feminidad y masculinidad

Susana Blasco, diseñadora, ilustradora y reconocida collagista establecida en Bilbao, es una de las ganadoras del Premio Gràffica 2017 por su estilo único de creación de collages e imágenes. Su último proyecto, en colaboración con Eider Corral, es la ilustración y diseño gráfico de la portada del nuevo disco de Christina Rosenvinge, Un hombre rubio, que hoy ha salido a la venta. Oro mate, azul klein y fotografías en blanco y negro son elementos clave que representan el espíritu del disco y se enamoran de sí desde la primera vista.

Como confiesa Christina Rosenvinge, el disco está escrito desde un yo masculino indefinido. En las letras de Un hombre rubio encontramos una cárcel de la masculinidad –entendida como atributo social– habitado por las sombras de un hombre misterioso que dialoga con sus fantasmas mientras busca el Santo Grial y pide protección a los dioses durante la travesía. La cantante explica: «En el disco juego con el concepto de hombre. De hecho un hombre, según la RAE, es “un ser animado racional, varón o mujer”. He dejado abierta la posibilidad de que mediante el uso del masculino general en realidad esté hablando de mí misma… o de mí mismo». El origen del disco es Romance de la Plata, un homenaje al padre de Christina que murió cuando ella tenía 26 años. La experiencia de Christina de relación con su padre es el punto de partida de disco que ha dado después el origen a otros temas: el género, la identidad, la hibridación de masculinidad y feminidad.

Eider Corral y Susana Blasco

La imagen difusa y nebulosa de un padre, desaparecido hace tiempo, y su hija, adentrándose en un paisaje emocional, se descifran en un mundo romántico a punto de evaporarse. Una mezcla de Lord Byron y Federico García Lorca. Esta identidad ha sido el punto de partida del diseño gráfico de la portada del disco. Un imaginario basado en la línea del horizonte como lugar que conecta mundos e identidades difusas y, al mismo tiempo, como línea que divide el pasado y el presente. Ender Corral, una de las encargadas del diseño gráfico del disco, comenta: «Con Susana, hemos intentado generar y trasladar una atmósfera. Aquí la idea del horizonte sí ha sido importante, quizás esto ha sido la manera en la que nosotras, a nivel formal, hemos intentado traducir toda la relación de Christina con su padre que forma parte de su pasado. De ahí nace el tema de fronteras, de pasado y de presente, de la feminidad y masculinidad… En el collage de disco, en el uso tipográfico de Caslon –letra británica– y en color hemos intentado fusionar todos estos temas».

El proceso de creación de la identidad de nueva obra de Christina Rosenvige acabó como proyecto coral que tiene muchas voces: la de Christina, de sus ideas, y de las ideas de  diseñadoras, Eider Corral y Susana Blasco. Eider recuerda: «Queríamos cuidar mucho la parte del objeto, la parte más táctil de trabajo. Hemos pasado por diferentes procesos, intentado ajustar las ideas esenciales. También hemos pasado por el proceso de recogida de material fotográfico de Pablo Zamora –de sesiones fotográficas– y de archivo familiar de Christina para trabajar, sobre todo, la parte de collage. Si bien en principio hemos decidido trabajar la idea de collage como una pieza, pero, lo que ha ocurrido con el disco, es que se ha generado un collage extendido entre todos los elementos que conforman el disco y, sobre todo, el vinilo. Es casi como si fuera un collage de construir».

«El diseño de portada de los disco musicales se diferencia respecto a otros encargos en este no tenía un briefing; no había un mensaje claro y sintético, normalmente es un mundo de ideas más personal y más complejo. El disco tiene la dimensión de objeto, porque es como un libro, como un objeto más complejo, en el que los diálogos que se generan entre diferentes piezas –sobre todo, en vinilo– son esenciales. Trabajar sobre un diseño de la portada de disco significa trabajar en consonancia y harmonía con las ideas de diseñadores y artistas musicales», Eider Corral.

Diseño de portada de Un hombre rubio

Deja un comentario