Doritos para mujeres y marketing femenino: el porqué de la polémica

Parece que no hay nadie que todavía no se haya enterado o participado en la reciente polémica de los Doritos para mujeres, aquellos snacks femeninos que serán menos crujientes para no hacer ruido al masticar, no dejarán los dedos tan pringosos –porque a las mujeres no les gusta chupárselos– e irán en paquetes que se puedan llevar en el bolso. Las críticas fueron tan fuertes que PepsiCo ha tenido que aclarar que no habrá Doritos para mujeres, porque estos ya existen y son los Doritos normales.

Analizamos la polémica más profundamente. Todo empezó el pasado lunes cuando la CEO de PepsiCo, Indra Nooyi, dijo en una entrevista del programa de economía Freakonomics que las mujeres no comen directamente las migas que sobran en las bolsas de chips, aunque les gustaría. Nooyi no explicó en qué estudios se basaba para afirmar que a las mujeres les molesta hacer ruido al comer snacks en público, pero continuó: «No quieren masticar muy fuerte en público. No se chupan los dedos generosamente». El entrevistador preguntó a Nooyi si estaban pensando en fabricar aperitivos específicos para mujeres, a lo que contestó: «No es tanto un tema de mujeres y hombres sino: ¿existen snacks para mujeres que puedan ser diseñados y empaquetados de forma diferente? No tan crujientes, con el sabor completo, no tanto sabor pegado a los dedos… Y, ¿cómo puedes meterlo en el bolso?, porque a las mujeres les gusta poner los aperitivos en su bolso».

«Toda la capacidad de diseño que hemos construido en PepsiCo es para permitir que el diseño trabaje con la innovación. ¿Cuál debe ser el diseño del producto, su packaging, la experiencia, para que podamos influir en toda la cadena?» – Indra Nooyi

Entonces surgió la polémica. En lugar de criticar las declaraciones de Nooyi, alguien decidió interpretar que PepsiCo crearía unos Doritos para mujeres y la respuesta de los medios de comunicación y las redes sociales no se hizo esperar: la noticia se convirtió en un virus que paralizó la posible decisión de lanzamiento. Ante las críticas, PepsiCo ha tenido que insistir que no está en sus planes una versión femenina de Doritos y todo esto ha sido un simple malentendido.


«El informe sobre un producto Doritos específico para las consumidoras es inexacto. Ya tenemos Doritos para mujeres, se llaman Doritos, y millones de personas disfrutan de ellos todos los días. Al mismo tiempo, sabemos que las necesidades y preferencias continúan evolucionando y siempre estamos buscando nuevas formas de involucrarnos y deleitar a nuestros consumidores» – PepsiCo.

La idea de existencia de LadyDoritos ha sido acogida con varias críticas del sexismo implícito, memes y denuncias. Y esta reacción de la sociedad no tiene nada de asombroso. El mundo está en una lucha continua por la igualdad de género y justicia social, donde ya existen leyes contra los estereotipos de género en la publicidad como, por ejemplo, en Reino Unido. Marketing femenino es real y potente, y las marcas conquistan exitosamente a las mujeres con sus productos women only women’s-friendly. Pero, recordamos otros casos polémicos que llamaron la tormenta en las redes sociales: modelo rosa de Honda, bolígrafos For Her de Bic y portátil Fujitsu Floral Kiss, diseñado por y para mujeres. A día de hoy, lo único que consiguieron es crear polémicas innecesarias o campañas publicitarias fracasadas.

Dicen que incluso la mala publicidad es publicidad, pero, en el caso de LadyDoritos, la posibilidad de lanzamiento se ha quedado tan solo en una anécdota. Una anécdota que también hace reflexionar sobre el enorme poder que posee la opinión pública y su feedback inmediato a través de las redes sociales sobre las decisiones de las marcas. Internet, con sus capacidades infinitas, tiene sus aspectos positivos y negativos: permite a las marcas aumentar sus ventas y establecer una relación de cercanía y fidelización con el consumidor, pero, al mismo tiempo, puede paralizar las decisiones empresariales con el virus de la opinión crítica que no tiene compasión. Es como jugar a la ruleta rusa: nunca sabes, cómo reaccionará la sociedad.

There are 2 comments

  1. Bimba y Lorza

    Lo complicado es que una mujer pueda comer Doritos, por el simple hecho de que consumiéndolos ya estarás engordando una tonelada. Y eso hará que te juzguen por hacerlo, no por el ruido que hagas al masticar o por chuparte los dedos. (Antes de engordar dirán que es sexy. Después… Qué asc… de gord…) Así somos.

    La que se permite comer Doritos preferirá paquete grande, chupar los dedos y hacer mucho ruido. Las otras chicas directamente no los consumen.

  2. Adriana

    Pues obviamente su CEO no conoces a su mercado a lo mejor esas son sus preferencias pero la mayoría de las personas que consumimos Doritos sean hombres o mujeres nos encanta comer las frituras del empaque y en general creo que el ruido es molesto en hombres y mujeres. Tiene unos estereotipos muy arraigados, por eso siempre se debe de meditar antes de hacer declaraciones así, definitivamente perjudico a su marca.

Deja un comentario