Distopías, visiones creativas y arte de colaboración en el cómic ‘El Nuevo Mundo’

Año 2037. Estados Unidos de América están derrotados después de la Segunda Guerra Civil. Dos personas de mundos completamente diferentes se enamoran. Él es un hacker vegano muy ordenado y preparado para meterse en problemas. Ella es una policía caótica con un reality show que nunca termina. Con toda la República de Nueva California persiguiéndoles, los enamorados se escapan. Que comience la aventura creativa. El Nuevo Mundo es un cómic de guerra, romance y ciencia ficción al estilo de Mad Max y Romeo y Julieta que crea nuevo mundo de fantasía e ilustración. 

el nuevo mundo New California

El Nuevo Mundo, escrito por Aleš Kot e ilustrado por Tradd Moore, es un cómic diferente: es hermoso, brutal y doloroso a la vez, y es una referencia en cuanto a desmantelamiento de distopías, visiones creativas y el arte de la colaboración. Aunque este cómic sea de reciente aparición, la idea ya se les ocurrió a Kot, a Moore y a sus colaboradores hace años.

En una entrevista para nerdist.com, Aleš Kot admite que El Nuevo Mundo tardó mucho tiempo en llegar. «Escribí el primer número en 2014 o 2015, porque quería trabajar con Tradd Moore y crear algo realmente sustancial. Y, aunque trabajar en el segundo número de Zero y colaborar en la creación de las portadas de The Secret Avengers me pareció creativamente satisfactorio, no dejaba de preguntarme a mí mismo qué pasaría si profundizáramos en nuestro propio proyecto», recuerda Kot. Lo que el escritor tenía en mente fue una historia de amor imposible entre una policía de un programa de televisión y un hacker anarquista que se enamoran en un mundo donde el muro fronterizo de Estados Unidos es real.

El cómic ha sido un proceso profundo y colaborativo. El famoso escritor George RR Martin suele decir que hay dos tipos de escritores: arquitectos y jardineros. Aleš y Tradd fueron 100%  jardineros en este proyecto. «Comenzamos compartiendo unas semillas: artículos, piezas de arte, noticias, pensamientos, ideas, cualquier cosa que fuera vital e interesante para nosotros –cuenta el ilustrador–. Diseñé algunas cosas, principalmente a Stella y Kirby, nuestros protagonistas. Luego, Aleš escribió el primer guion, y así seguimos cultivando El Nuevo Mundo. Hemos metido todos nuestros esfuerzos en este proyecto, en esta idea, y ésta ha madurado en algo que nadie de nosotros había previsto al principio», subraya Tradd Moore.

el nuevo mundo portada

El arte de Moore, brillantemente pintado por Heather Moore, es asombroso. Es un mundo visual que recuerda a moderno Mœbius, mientras todavía permanece único. «Me volví loco al dibujar y diseñar The New World. Permití que mis compulsiones creativas me guiaran. Para mí, crear arte es un proceso apasionado y obsesivo, así que si siento que tengo que ir en una dirección, voy por ese camino. Caer por la madriguera del conejo y nunca mirar atrás», explica el ilustrador.

El objetivo del ilustrador del cómic era diseñar personajes y entornos que fueran evidentes, intencionales e imitables. Se centró en emplear distintas formas y patterns para hacer que el mundo fuera muy coherente y comprensible. «Quería incluir mucha información visual, pero también mantener una legibilidad completa. Quería que el libro se notara visualmente similar a la animación en 2D», confiesa Tradd Moore.

Ya tenían dibujados los primeros tres números del cómic cuando el equipo creativo –que quiso contar la historia desconocida de un nuevo mundo– invitó a Heather Moore a colorear los dibujos. «Le indiqué que los colores deberían ser casi planos, le di algunos cómics como referencia. Nos ha impresionado completamente con su trabajo. Creo que la gente se sorprenderá al descubrir que esto fue su primera experiencia en cómics», recuerda el ilustrador.

Las influencias de Kot y Moore para inventar El Nuevo Mundo son vastas y de gran alcance, y ambos destacan la importancia de Akira de Otomo desde el principio. Además encontramos ecos de Romeo y JulietaMad Max Signs Preceding the End of the World. «Pensando en las fronteras, la brutalidad policial, la re-traumatización mediante la repetición de imágenes violentas, el totalitarismo, mis recuerdos de ser un niño en Checoslovaquia, República Checa y Alemania, enamoramiento, amor, relaciones, inteligencia artificial, ilusiones, realidad… Todo esto se encuentra en el cómic», comparte su opinión Aleš Kot.

Para Moore, se trata de familiaridad y frescura: «Sí, las primeras siete páginas son un homenaje directo a Akira de Otomo, y un guiño estilístico a Mœbius. Es bastante difícil captar el interés de lector con nuevos cómics, por lo que queríamos darles a los lectores algo familiar, algo que sea una cálida bienvenida, un ambiente acogedor. Es como, ‘Oye, ¿te gusta Otomo? ¿Te gusta Mœbius? Genial, a nosotros también. ¡Adelante! Ahora vamos a mostrarte algo nuevo».

el nuevo mundo página

En un mundo que parece que cada vez más se convierte en una distopía cotidiana, Kot y Moore se interesaron en crear un mundo realista y fácil de identificar, en lugar de redefinir los tropos. En su opinión, cualquiera puede hacer ciencia ficción distópica hoy, porque no es necesario realmente ejercer la imaginación para llegar ahí. «Estamos súper saturados con la ciencia-ficción. Lo estamos viviendo. Pero también estamos viviendo algo mucho más complejo, en un mundo lleno de potencial para actualizar las ideas e ideales por otros mucho más positivos», advierte Kot.

El escritor está seguro de que el totalitarismo prospera para mantener a la gente entre límites y destruir la imaginación ya en edades tempranas. «Si pierdes tu imaginación, ¿cómo construirás un mundo mejor? ¿Cómo se puede construir algo si no podemos imaginarlo? Tenía esta pregunta en mente mientras creaba The New World. Además, ¿qué significa la idea de un mundo nuevo para las personas que viven en la Nueva California donde se desarrolla la historia del cómic?», reflexiona Aleš.

Tredd Moore no creó el Nuevo Mundo con la intención de diseñar una distopía o una utopía, solo una …topia. «Estamos rodeados de horror y estamos rodeados de esperanza. Veo la construcción de ficción sobre horror o esperanza como algo desequilibrado. Pesimismo, derrotismo, fatalismo: esos son los temas sin salida. A veces me consumen, pero no deseo vivir intencionalmente bajo esos modos de pensar o crear ficción que finalmente los glorifique o los idealice. No deseo crear arte desalentador», revela Moore.

«Con El Nuevo Mundo quería presentar algo que me pareciera fiel, algo que expresa tanto lo negativo como lo positivo; terror y alegría; colapso de los sistemas sociales y la resistencia humana infinita. El mundo ya es hermoso, surrealista, vibrante, brutal y atroz, por eso intenté capturar lo que pude de eso y volver a presentarlo de una manera interesante y creativa», Tredd Moore.

El Nuevo Mundo

Deja un comentario