¿Qué es mejor, diseñar tipografía o saber aplicarla? Enric Jardí nos da las claves

En colaboración con EINA.

Si hay alguien que sabe sobre tipografía y sus aplicaciones en España, ese es Enric Jardí. Hoy hablamos con él sobre algunas de las cuestiones que muchos estudiantes de diseño se hacen en ese difícil camino que es elegir especialización. Por ejemplo, la necesidad (o no) de nuevas tipografías, la importancia de conocer la tipografía en el trabajo editorial y las razones por las que especializarse. Y una cuestión clave: ¿qué es mejor, diseñar tipografía o aplicarla?

Enric JardíEnric Jardí (Barcelona, 1964) cursó diseño gráfico en Elisava, fue fundador del estudio Propaganda en 1998 y co-fundador del colectivo Type-Ø-Tones. Su trabajo se centra en la tipografía, el diseño editorial, el diseño de cubiertas de libros e imagen corporativa. Toda esa labor la compagina con la formación especializada en diversas escuelas y universidades europeas, destacando el Máster de Tipografía Avanzada en EINA, pionero en esta disciplina en España, del que Enric es coordinador.

 

En los momentos de iniciar esta entrevista, Enric está a punto de publicar un nuevo libro, precisamente sobre «¿cómo se hace un libro?», nos dice. Y también está metido de lleno en los preparativos de una exposición con los trabajos de los alumnos del Máster de Tipografía Avanzada en EINA. De ahí surge nuestra primera pregunta:

¿Tanto da la tipografía de sí? Claro, piensa que este curso tiene 15 años de trayectoria. De hecho, hay alumnos que ahora son profesores del Máster. Y eso es lo bonito; como Jordi Embodas, que fue alumno de la primera edición. Hemos tenido a gente muy distinta, que responden a ese perfil diverso, tanto de la parte de diseñar letra como la de aplicarla.

Bianca Dumitrascu, Specimen
previous arrow
next arrow
Slider

Impro Family, specimen de Bianca Dumitrascu, alumna del Máster de Tipografía Avanzada de EINA entre 2016-17.
 

De estos 15 años de formación tipográfica en EINA, ¿desde cuándo eres coordinador? Desde 2005, inicialmente como coordinador del posgrado, que es como nació esta formación; y actualmente, ya del Máster propio de Tipografía Avanzada de EINA.

A lo largo de todos estos años ha habido un cambio tecnológico importante. Por ejemplo, se ha dado el paso del analógico al digital. ¿Cómo ha evolucionado la formación y los contenidos del Máster en este sentido? En realidad no es un cambio muy dramático, ni espectacular; inicialmente los principios son los mismos. Nos hemos ido adaptando a las necesidades y a lo que hemos ido conociendo en la medida que ha sido posible. Por ejemplo, en el caso del diseño de letras, hemos ido incorporando el diseño de letra para pantalla y el año que viene ya la incorporamos como asignatura propia dentro del curso. También en la parte de diseño de página hemos empezado a incorporar el diseño para pantalla e interfaces y el año que viene aparece como asignatura extra el diseño de interfaces. Esta parte ha sido más difícil porque, aunque estos contenidos ya se empezaron a incorporar hace tiempo, han ido cambiando mucho los estándares. Y aquí nos encontramos un problema, y es que la gran mayoría del diseño de pantalla se hace sobre unos perfiles prefijados, de plantillas y cosas que no permiten muchos ajustes. El secreto aquí está en encontrar qué hace la letra en pantalla, cómo tenemos que tratarla, cómo se comporta, cómo tienen que ser los márgenes, y sobre todo, marcar diferencias respecto al papel porque se comenten bastantes errores de este tipo.

Centrándonos en la pregunta que abordamos en este titular. Enric, ¿qué es mejor, aprender a diseñar o aplicar la tipografía? Es mejor que te enseñen a aplicarla. Porque en realidad, este Máster está planteado como un curso de capacitación, de excelencia. Es decir, en los estudios regulares se tienen que hacer primero unos estudios de grado, que son estudios generalistas, y a posteriori hay unos estudios de especialización, en los que para entender bien la letra te dan la oportunidad de aprender cómo se diseña.

Aprender a hacer tipografías tiene sentido también en función de que te ayuda a lo segundo, es decir, a la aplicación correcta de las mismas. El diseño de tipografías puede abrirte el camino, y realmente hay quien se dedica a este tipo de trabajo, pero nuestra intención en el Máster son ambas cosas.

¿Qué es mejor, diseñar tipografía o saber aplicarla? Enric Jardí nos da las claves

Mirona, specimen de Ferran Riera, alumno del Máster de Tipografía Avanzada entre 2016-17.

Como coordinador del Máster de EINA, ¿cuál es la meta? El enfoque es formar a profesionales que sepan manejar tanto el diseño de letra como el diseño de página. Es bueno que haya nuevas tipografías, las ha habido constantemente desde que se inventó este sistema, pero nuestra finalidad es dar la oportunidad a la gente para que vea de qué va esto y que sepa qué problemas se va a encontrar; que comprenda cómo se edita cada tipo de texto, ya sea un libro o una revista; cómo funciona cada uno de los diferentes formatos. Al Máster llegan alumnos que incluso ya han editado tipografías, pero también hay alumnos que no han abierto un editor en su vida.

¿Cuáles son las piedras angulares que lo vertebran? Digamos que el Máster se estructura en tres partes. Una primera de experimentación o instrumental, una segunda de aplicación y finalmente una de investigación.

La primera fase es experimentación, en el sentido de intentar construir letras. Nosotros lo que damos son unas herramientas y conocimiento para diseñar un alfabeto. Cuando te pones a construir letras, ya tienes que plantearte toda una serie de recursos. Primero, conocer de dónde vienen las formas que tiene la letra, sus formas culturales –el serif, el contraste y ese tipo de cosas–, y esto se encuentra mucho en la caligrafía. Después pasamos a contenidos más propios del diseño de la letra, que sería dibujar la letra por contorno, lo que sería lettering y así nos ponemos a construir un alfabeto. Y esto acompañado de las partes teóricas. Cuando construimos un alfabeto tenemos la dificultad de crear caracteres individuales que sean reconocidos pero que pertenezcan a un mismo grupo. Es decir, la diversidad dentro de la unidad. Con esto podemos conseguir desarrollarlo por pesos, hacer ajustes para pantalla u otras lenguas, y ya tenemos la visión de lo que es hacer la letra con toda su complejidad: los espacios, la prosa, el kerning, la línea base y toda una serie de aspectos que vamos a utilizar en la página.

En la segunda parte del Máster vamos a poner letras en la página. El planteamiento es olvídate del proyecto tipográfico que has hecho hasta ahora. No tienes por qué trabajar con él. Se trata de ver cómo se aplican las letras. Algo original del curso es que afrontamos la página desde dos puntos de vista. 1) Los sistemas de estructura fija, donde el periódico es el paradigma. Es un sistema que tiene que funcionar sin diseñador –aparentemente–. Hay que crear una estructura modular, muy jerárquica, con varias soluciones posibles que se van rellenando día a día. Es el campo reticular por excelencia, todo muy controlado, pero al tiempo debe ser flexible. 2) El diseño de revistas. En este caso el paradigma es la revista de moda. Es una estructura abierta donde puedes olvidarte de la rejilla. De lo que se trata es de poner el material de forma que funciona; es más un trabajo de dirección de arte.

¿Qué es mejor, diseñar tipografía o saber aplicarla? Enric Jardí nos da las claves

Aplicación de la tipografía en en diseño de una página de revista, ejemplo de Anna Pla, alumna del Máster de EINA entre 2016-17.

También hay una parte dedicada al libro. Este año que viene hemos introducido una parte que es la dedicada al editaje, que es un término que no existe en España y que proviene del inglés editing, y abarcaría todo el proceso de edición del texto en la publicación, sea en papel o sea en digital. Porque el sistema en el que tenemos un documento de Word que está perfectamente corregido, lo maquetamos y lo imprimimos… Realmente este proceso no es verdad. Todo el proceso es más complejo; el texto entra en el documento, sale, se edita, se corta, se corrige, se vuelve a corregir… es un documento en el que el flujo no es solo en una dirección y esto implica el conocimiento de las herramientas de ortotipografía, etc.

¿Y sobre la investigación? El apartado de investigación es la tercera parte del Máster, dado que estamos vinculados a la Universidad Autónoma de Barcelona. Este trabajo de investigación puede abarcar cualquiera de los temas que derivan y contiene el Máster: escritura, diseño de página, historia del libro… para hacer una pequeña aportación objetiva al conocimiento colectivo. Aquí hay unas tutorías y es la parte que ha quedado reflejada en un librito que hemos editado que se llama Tipo EINA.

Respecto al cuadro docente, vemos que es muy variado y cuenta con grandes figuras como Keith Adams, Oriol Miró, Laura Meseguer y Jordi Embodas, entre otros. Pero también hay profesionales como Jaime Serra, Pablo Martín o Ricardo Feriche, que no son propiamente tipógrafos. ¿Cómo encajan estos perfiles en los contenidos del Máster? Aquí quizás el error está en la palabra tipógrafo. Ser tipógrafo hoy significa dos cosas: una, el que diseña letras, y dos, el que las pone. Hoy es ambas cosas. Los que hacen diseño de páginas están haciendo tipografía. El caso de Jaime Serra es aparte porque él sólo hace unas intervenciones sobre un recurso muy concreto que es el de la infografía en prensa. La división entre este cuadro docente estaría más entre los profesores teóricos y los prácticos. Incluso así, a veces es complejo hacer esa separación, como los que se dedican al diseño de página que también tienen una parte teórica.

Después de tantos años, seguro que estás al corriente de las diferentes experiencias que han pasado por las aulas de EINA. ¿Qué salidas aporta en el mercado laboral? Las salidas profesionales son muy variadas. Una posibilidad es la de diseñador de tipografías, como puede ser el caso de Jordi Embodas, aunque no es la única. Lo más común es diseñador gráfico en general, ya que la tipografía forma la parte central del diseño gráfico y con la tipografía prácticamente podemos resolverlo todo, desde una tarjeta de visita hasta un periódico. Y también hay profesionales otros oficios como diseñador multimedia, periodista, editor, diseñador de prensa, maquetista y director de arte. Pero el perfil que más se corresponde es el de diseñador gráfico en general.

¿Por qué le recomendarías especializarse en tipografía a alguien que acaba de finalizar sus estudios de grado? Le va a dar unos conocimientos –y de esto doy fe que sucede así con todos los alumnos que han cursado el Máster– que va a ser difícil que encuentren en otros estudios genéricos. Es decir, has llegado a un nivel de estudios en el que necesitas apretar el acelerador en determinados aspectos y aquí entras a fondo. En los estudios de grado hay cosas en las que no hay espacio por tiempo para entrar a tratar. Por ejemplo, en el Máster, cuando estamos en la segunda parte, en apartado de cómo se compone bien el párrafo, te dicen qué tipo de partición de palabra hay que hacer, cómo hay que hacer la justificación y toda una serie de cosas que normalmente en los estudios de grado no se llega por tiempo y también porque la mayoría de los profesores no tienen esa especialización. Aquí es donde ponemos todos esos conocimientos de forma ordenada.

Máster en Tipografía Avanzada

 

¿Qué es mejor, diseñar tipografía o saber aplicarla? Enric Jardí nos da las claves

Les Tipografies Modulars d’Avantguarda, TFM de Edu Vidiella.

Impro Family, specimen de Bianca Dumitrascu, alumna del Máster de Tipografía Avanzada entre 2016-17.

Deja un comentario