Alejandro Magallanes: «Los diseñadores somos una tribu muy interesante»

Alejandro Magallanes nació en la Ciudad de México. Desde hace años se dedica a jugar y trabajar con letras e imágenes, en ocasiones encargados por alguien y otras tan sólo por puro gusto. Este 2018, el ilustrador mexicano es el responsable de llevar la dirección del AGI Open México. Sobre este reto y su trayectoria profesional nos habla en la siguiente entrevista.

Alejandro Magallanes, director de AGI Open México

Alejandro Magallanes, director de AGI Open México.

Alejandro es autor de diez libros para niños, tres de poesía, una novela y libros de artista. No es de la opinión de que una imagen vale más que mil palabras, ya que para él mil palabras combinadas entre sí crean aproximadamente seis millones de imágenes (por decir una cifra). Cree que si alguna imagen se vuelve imborrable en tu memoria no podrás definir con palabras la emoción que te provoca.


El diseño gráfico y la ilustración son las esferas habituales de tu trabajo. La dirección del AGI Open es algo atípico en tu rutina diaria, ¿cuál es el mayor reto al que te enfrentas?
Sin duda es todo un reto y algo que nunca había hecho. Desde que comenzó la aventura, algunos amigos de AGI que habían organizado previamente el Open en sus países me aconsejaron que hubiera alguien profesional dedicado a la producción, bajo los lineamientos del propio grupo y la temática que proponíamos. Daniella Gallegos es nuestra productora y es increíblemente eficiente, creativa y alegre. Traté que hubiera una horizontalidad en las decisiones, ya que somos un grupo pequeño. Al principio, dije a nuestro grupo que yo quería asistir al congreso y al Open como invitado, no como organizador, lo cual era muy ingenuo.

Los miembros del equipo mexicano se integraron de acuerdo a sus tiempos y sus posibilidades. Gabriela Rodríguez, Jorge Alderete, Félix Beltrán, Rachel Lewit, León Muñoz, Flaminguettes, Iván García y Selva Hernández.

En nuestro trabajo cotidiano –como diseñadores gráficos– existe un espacio de emoción ansiosa (por ejemplo, el tiempo en que entregas a una imprenta y hasta que recibes un trabajo impreso). Esa emoción ha estado presente por un año.

He tenido el apoyo tanto personal como de trabajo de Selva Hernández, miembro de AGI, con quien he vivido un año estas emociones diversas.

Háblanos de tu experiencia como miembro del AGI. ¿Cuándo entraste y qué supone para ti pertenecer a este ‘club selecto’ en el que sólo figuran los ‘top’ del diseño?
Soy miembro de AGI desde 2004. La primera vez que me propusieron para entrar al grupo fue en el año 2000. Para mí ha sido emocionante conocer personalmente a varias y varios de mis héroes de la profesión. Con muchas y muchos he hecho amistades relevantes en mi vida. La primera vez que estuve en un congreso de la AGI conocí a Waldemar Swierzy y a Massin, imagínate, yo a los 31 años viviendo todo esto, fue muy emocionante, y lo sigue siendo. Cuando asumí la presidencia de AGI México, solamente éramos 3 los miembros de AGI en México. Ahora somos 10; un grupo diverso que se sitúa entre los veinte y ochenta años.

Oroxxo, ilustración de Alejandro Magallanes.

Oroxxo, ilustración de Alejandro Magallanes.

Cada año el AGI Open tiene lugar en una ciudad del planeta distinta. Uno de los objetivos del AGI Congress es «aprender más de la ciudad anfitriona». Como organizador del evento este año en México, ¿qué pasos o acciones hay previstas para conseguir esta meta?
Decidimos que el congreso fuera en el centro histórico de la Ciudad de México (como sabes el congreso es distinto al Open, es para los miembros de la asociación), y la sede es el Centro Cultural España, que está frente a la catedral y el zócalo, a una cuadra del templo mayor, en dónde podemos ver en tiempo presente las distintas capas de nuestra ciudad. Para las conferencias, tenemos invitadas e invitados que hablarán de México desde el arte prehispánico, política, gastronomía, arquitectura, con grandes expertos en estos temas. Por otro lado, queríamos que las exposiciones estuvieran relacionadas desde un punto de vista latinoamericano, español y portugués de los participantes de este grupo.

En el diseño mexicano es fácil observar unos rasgos o peculiaridades respecto al mundo anglosajón. En tu caso concreto, ¿qué aspectos crees que te unen y qué otros marcan la diferencia?
Sin duda el idioma y las circunstancias en que diseñamos. En mi caso, me gusta mucho la historia del diseño universal y el mexicano.

Nunca he tratado de tener un estilo mexicano, pero por supuesto se nota que lo soy, como mi forma de hablar, de comer, vestirme. Es como la comida, uno come lo de casa y disfruta la comida de otros lados pues es sorprendente. Y dentro de nuestra propia comida son inagotables los platillos.

Un buen cocinero aprende de todas las cocinas, usando los ingredientes que tiene a su alcance. Creo que es una analogía con el diseño.

¿Piensas que sucede lo mismo con el diseño en España o existen otras sinergias? 
En mi quehacer comparto cierta poética en la forma de ver el mundo con algunos colegas españoles. Creo que lo que hago yo es menos elegante y más bruto. Me parece curioso que prácticamente solo haya catalanes entre los miembros españoles, quizá como entre los miembros mexicanos solo haya chilangos (de la ciudad de México), y que sin duda es algo que tendría que cambiar. Entre varios de los diseñadores españoles hay un sentido del humor que compartimos.

Ilustración de Alejandro Magallanes.

Ilustración de Alejandro Magallanes.

El hecho de que este 2018 se celebre en México llega un poco de rebote. Explícanos un poco el proceso, ¿cómo se decide la sede cada año y por qué surge ese cambio de ciudad en 2018? El congreso iba a ser en Nueva York. Pero por las políticas de Trump, tanto el comité internacional de AGI, como el presidente de AGI Eu, Jan Wilker, nos propusieron hacerlo en México. Hice la propuesta al grupo mexicano y aceptamos.

El lema de este año, El otro lado, tiene una clara intencionalidad. ¿Todas las ponencias apuntan hacia ese eje conceptual? ¿Qué significado tiene para ti y para el público de México?
Tiene sin duda un lado político y un lado poético. El otro lado es un lugar que podemos hacer nuestro, al que llegamos por pasar fronteras, o al que tememos por esas mismas fronteras. Y sin embargo, el otro lado es todo lo que está fuera de nosotros. En México suele decirse El otro lado refiriéndonos a los Estados Unidos. Es un buen nombre que el otro lado ahora sea México.

Actualmente AGI está formado por cerca de 500 profesionales excepcionales que destacan mundialmente por su trabajo en el diseño y la ilustración. Debe ser difícil decidir quiénes estarán en cada edición del Open, ya que el cartel queda reducido a unos 22 ponentes. ¿Cuál es el proceso para decidir quién estará dentro o no? Háblanos del cartel de este año.
Tratamos que hubiera conferencistas hombres y mujeres de varios lados del mundo y diversas disciplinas y mentalidades. Hay grandes maestras y maestros y grandes diseñadores jóvenes. Tratamos que hubiera un equilibrio. Varias de las conferencias son compartidas entre miembros cuyo trabajo es muy distinto, o en otros casos complementario. Estuvimos pensando mucho en el programa, la secuencia de los conferencistas. Muy emocionante, pues es lo que los miembros de AGI dejan en cada uno de los países. Por supuesto siempre nos quedamos con ganas de que pudieran ser más conferencistas y más días.

Montaje

Montaje de la exposición que se inaugura el martes 25 de septiembre a las 19.30.

Para quienes nunca hayan asistido al AGI Open. ¿Por qué lo recomendarías? ¿Cuál es el plato fuerte o punto a destacar?
Me parece que es una ocasión única en la que estos grandes diseñadores visitan la ciudad de México con sus propios medios, para compartir lo que saben y lo que hacen. Hay un ambiente de camaradería y alegría. Me parece que el programa es diverso y contundente, además se celebrará en el Conservatorio Nacional de Música, un edificio emblemático de la ciudad. Nos reunimos para hablar de lo bella, apasionante y útil que es nuestra profesión. Los diseñadores somos una tribu muy interesante.

→ loquehacealejandromagallanes

Deja un comentario