¿Tú también, Bruto, hijo mío?

Javier Asín presenta una realidad muy común a lo largo del territorio nacional, el intrusismo profesional y la falta de respeto por el colectivo de profesionales del diseño gráfico en estos tiempos de totum revolotum. Una realidad que en Santander se ha escenificado con una propuesta gratuita y desinteresada del Colegio de Diseñadores de Interior y Decoradores de Cantabría al Ayuntamiento.

Creando

Sábado, 25 de enero de 2014, medio amodorrado después de comer, me llega un whatsapp de mi socio Emmanuel, con un recorte del Diario Montañés del mismo día (lo podéis ver abajo). Comienzo a leerlo con los ojos aún nublados por el letargo, sopor que cinco o seis líneas después abandona mi cerebro cual virtud en Telecinco.

Recorte de prensa del Diario Montañés

Parece ser que el CODIDCAN (Colegio de Diseñadores de Interior y Decoradores de Cantabria) y/o alguno de sus miembros ha «diseñado» diversas propuestas de imagen gráfica para el mercado comercial al aire libre que se va a celebrar periódicamente en la Plaza Porticada (las podéis ver aquí). Dicho trabajo, realizado por iniciativa propia, ha sido ofrecido al Ayuntamiento de Santander de forma «desinteresada» y gratuita como, según Mara Pardo (presidenta del Colegio Profesional), «…una gran oportunidad para hacer un mercado de nivel…».

Propuestas para Porticada Sunday Market

Señora Pardo, señores miembros de CODIDCAN, junta directiva y responsables de dichas propuestas, sabemos que la crisis aprieta y el trabajo escasea en todos los sectores, incluido el suyo y por supuesto el nuestro; sabemos que de buenas intenciones, y las suyas creemos que lo son, está el mundo lleno; y desde luego somos conscientes del esfuerzo realizado, pero desde aquí y con toda la educación de la que puedo hacer acopio les pido que:

· Jamás abandonen sus programas de CAD, sus metros Stanley y sus catálogos de telas, maderas de suelo y mobiliario para dedicarse a algo para lo que no están formados. Esas propuestas son el equivalente a lo que haría un niño de cinco años si le ofreciesen un par de botes de pintura y un martillo neumático para redecorar el Comedor de Infantes del Palacio de la Magdalena: un completo desastre.

· Nunca ignoren que son profesionales, circunstancia íntimamente relacionada con la acción de cobrar por el trabajo realizado, por lo que tengan la decencia y la inteligencia de no regalar su esfuerzo en un trabajo que no les corresponde y para algo cuya única naturaleza es la mercantil.

· No olviden para qué tienen la cabeza encima de los hombros y piensen antes de actuar. Y si aún así dudan, nunca obvien esa gran fuente de sabiduría que es el refranero español, con frases tan grandes como: «zapatero a tus zapatos» o «a boda ni bautizado, no vayas sin ser llamado».

· Traten de no faltar al respeto a un colectivo como el de los profesionales de la gráfica y la comunicación, ya bastante ninguneado, por cierto, en nuestra región. Vender dichas propuestas gráficas como «diseño de nivel» no ayuda a que la sociedad confíe en que el diseño (tanto el gráfico como el de interiores) es fuente de riqueza (tanto cultural como económica), y sólo vea el diseño como un lujo superfluo o un juego de corta, pega y colorea.

· Nunca dejen de ser serios, responsables y consecuentes; el intrusismo profesional es una lacra económica a exterminar, y si ustedes se quejan de ello en su profesión, y seguro que luchan activamente contra él a través de su Colegio Profesional, hagan el favor de predicar con el ejemplo y no se metan donde el kerning y/o el CMYK les pueden dejar fácilmente en el más completo ridículo.

· Y por último, les pido por favor que no presionen más al Ayuntamiento de Santander, institución que bastante tiene con soportar día a día, acción tras acción, su horrorosa, errática y desafortunada estrategia de comunicación gráfica, pero eso es otra historia que daría para muchas páginas. Señores del Consistorio: «¿para cuándo un plan de comunicación gráfica serio, responsable y acorde con las necesidades de los ciudadanos? No saben cuánto lo agradecerían sus arcas y nuestros cerebros».

El equipo de Creando.
Creando, estudio de diseño en Santander formado por Emmanuel Gimeno y Javier Asín.

Creando

 

  • SOLO

    Srta Interiorista.
    Si decoras la casa de “una amiga millonaria” pues eso es a una amiga, no una empresa, ni institución, yo a mis amigos les hago paellas y no soy cocinero.
    Todo el mundo cree que esto del diseño es fácil, arquitectos incluidos.
    Y no, las nociones de interiorismo no te sirven para aplicarlas al diseño gráfico, este oficio, mi oficio, es mucho más complejo que colorines y letritas, por cierto el Photoshop es un programa de retoque de imágenes, poco diseño harás con él, es un complemento, al Ilustrator, InDesign, etc.
    El control de cualquiera de estos programas no te hace diseñador, tengo un bisturí en casa y no me atrevo a operar a corazón abierto al primero que se me ofrezca.
    Las herramientas no hacen los profesionales.
    Durante años he tenido que aguantar a impresores regalando mi trabajo con el objetivo de conseguir un buen tiraje, a arquitectos diseñando la gráfica de su cliente, interioristas, informáticos, etc.
    Respetémonos.
    Dedicaros a lo vuestro que nosotros nos dedicaremos a lo nuestro.
    Saludos

  • PANTONERO DE LUCES

    Ojalá hubieran gremios!! a los grafistas otro gallo nos cantaría…

  • Cansado

    Trabajadores enfrentados a trabajadores. Hemos vuelto a los gremios.

  • David Mubien

    Lo de hacerlo gratis es repugnante, pero ¿dónde está el criterio? joder, que diseñan interiores…algo tienen que tener!

    Grandes Creando por la difusión!

  • Interiorista

    Antes de leer el comentario de Fátima iba a escribir exactamente lo que ella ha descrito a la perfección. El colectivo de interioristas tenemos muchísimo intrusismo, yo diría que incluso más que el gráfico porque al menos para hacer diseño gráfico es necesario saber abrir por lo menos el Photoshop, pero en decoración cualquiera puede irse a las tiendas de telas (yo lo he visto con mis propios ojos) y hacerse el interesante con la amiga millonaria y decorarle la casa (mal, claro, pero puede hacerlo y se hace). Está claro que los interioristas no somos diseñadores gráficos, pero somos diseñadores y tenemos las nociones básicas del diseño (color, composición, etc…) y algunos sabemos utilizar las herramientas, con lo cual sí que podemos estar capacitados para hacer un logotipo o pequeña imagen de marca. Los ejemplos que nos habéis puestos son un horror pero es que al ver eso, no quiero ni imaginarme qué decoraciones o interiores van a hacer estos diseñadores. Una persona que no tiene talento para combinar colores, nunca podrá ni ser buen diseñador gráfico ni buen decorador (y viceversa). Estoy de acuerdo en que el intrusismo duele pero existe en todas las profesiones y no me parece bien que se cree una pequeña guerra entre decoradores y diseñadores gráficos, que bastante tenemos ya con los arquitectos, que por cierto, son nuestros intrusos y nos aguantamos. Lo ideal es apoyarnos ahora que las cosas están tan mal. Y además, si el cliente no tiene el criterio necesario para darse cuenta de que esos diseños son pésimos, es su culpa no del intruso que lo único que hace es buscarse un hueco, como hacemos todos.

    • QdeMarcos

      Interiorista, permíteme que no comparta tus lineas.

      Es cierto que los diseñadores de interiores tienen nociones de color, composición, etc… pero el diseño gráfico no es simplemente plasmar algo estético y bonito, eso es el arte y no somos artistas. El diseño gráfico, entre muchas cosas, es comunicación, satisfacer las necesidades del cliente incluso a veces con un diseño que aunque no tenga una estética acertada para un público general, sí la tiene para el público objetivo. Es estudiar el mercado, estudiar la competencia del cliente para dar con un mensaje fuerte, directo y novedoso. Es conocer formatos, soportes y medios, y saber sus pros y sus contras.

      Las formas, color, composición, incluso algunos software son materias comunes en los dos sectores pero no por ello me voy a poner a organizar espacios, mover tabiques o elegir mobiliario.

      Sé perfectamente que tanto una labor como la otra son más complejas que elegir colores pues yo, diseñador gráfico, estoy casado con una diseñadora de interiores.

      Un saludo

      • Interiorista

        Por supuesto que es más que eso, era un simple ejemplo lo del color. El interiorismo tampoco es arte y crear un espacio estéticamente bonito, también hay que tener psicología y buscar lo que el cliente necesita, exactamente lo que has descrito, esto no significa que un decorador pueda ser un buen diseñador gráfico (ni al revés), sólo quiero decir que no es tan descabellado que a veces los trabajos se solapen. Por ejemplo, que te pidan un local comercial con cierta estética y buscando cierta personalidad y que el logo e imagen la haga el interiorista, así todo tiene la coherencia necesaria y no lo considero intrusismo.

        • QdeMarcos

          Yo creo más en la colaboración entre sectores.

          En la escuela de diseño, hace más de 15 años, teníamos una asignatura de fotografía en la que nos enseñaban desde el encuadre hasta el revelado de negativos y posterior positivado pasando por virados, teoría de la luz etc. Aún así, si hoy me encargan el diseño de un catálogo de, por ejemplo, moda, tengo claro que no voy a ser yo el que se ponga a hacer la labor fotográfica sino que lo voy a subcontratar. Llamaré a un fotógrafo profesional que me haga esa parte del trabajo porque sé que él lo hará como debe hacerse, para eso es un profesional.

          Creo que los diseñadores de interiores deberían de hacer lo mismo. Si un cliente además del proyecto del local os encarga la imagen corporativa deberíais encargar esa parte del trabajo a un diseñador gráfico profesional, pasarle un briefing lo más completo posible y ese profesional os entregará exactamente lo que necesitáis, hasta con un manual corporativo, algo que desgraciadamente se está perdiendo a causa, una vez más, del desconocimiento de los intrusistas.

          • Diseñadora g.i

            Yo estudio decoración y diseño grafico, y puedo decir que ambas carreras son muy complejas y requieren de mucha investigacion, decorar no es solo combinar cosas y que se vea bonito y diseñar logos o algun tipo de publicidad no es solo jugar con los programas, para ambas hay que poner mucha mente, y las dos satisfacen diferentes necesidades, ninguna es mas que la otra, mi objetivo es su complemento, pero en lo personal, alguien que no estudio una u otra no puede ejercerla sin algun conocimiento.

    • Enfin

      Cuan confusión tienes. El diseño gráfico tiene una parte estética que nada tiene que ver con la estética de la decoración. El diseño gráfico es comunicación visual. Pretende crear un valor añadido a las empresas siendo parte activa de la intención de compra por parte de su público objetivo. ¿Cuantos estudios de mercado se hacen en decoración? ¿Análisis DAFO? ¿Focus groups? Qué conocimiento tienes sobre tendencias gráficas, tipografías, historia del diseño gráfico, comunicación, etc. Hacer un logo no es “decorar” una marca con algo bonito o estético. Hay que conocer el lenguaje, y para ello hay que estudiarlo, no aparece de la nada o se interpreta desde otra profesión. Eso sería como decir que como tienes nociones de ortografía, puedes ser un/a novelista, porque sabes juntar letras y que queden bonitas.

  • Pingback: Nacho Moscardó indigna a los diseñadores gráficos()

  • Capoditesta

    Los grafistas deberíamos ponernos en plan Sopranos y empezar a romper piernas…

  • Mertxe

    No es mi intención defender a nadie, el intruso sabrá porque
    lo es, y el que defiende lo suyo a nadie ofende.

    Lo que quiero es aclarar algo, el cliente no decide si algo es creativo o no. Una solución creativa a un problema o necesidad de
    comunicación la aporta la persona que trabaja en ello, y a quien le plantean la
    búsqueda de esa solución gráfica (en este caso).

    Por lo que he leído, el ayuntamiento de Santander no ha
    acudido a solicitar a nadie una solución gráfica, que como se comenta en el
    artículo, es necesaria.
    El hecho de aportar una solución no deja de ser una actitud proactiva que me parece de lo más necesaria en los tiempos que corren.
    Lo terrible es no saber aportar una solución y tener la osadía de darla, haciendo que, si el ayuntamiento de Santander el día que recibe esta propuesta comete el error de aceptar, caiga en un problema mayor que el que tiene.

    Alguien dijo que es mejor no tener un logotipo que tener uno malo. Es cierto.

    Un “logotipo”, como se dice en el artículo de El Diario Montañes, y unas bolsas, no solucionan un problema de comunicación como el que tiene ese mercadillo.
    La comunicación es algo más que un logo y unas bolsas. Nos hemos acostumbrado a ningunear el trabajo de las personas y su eficacia y nos creemos que con un logotipo y dos bolsitas podemos potenciar un evento periódico (como veo que es este mercadillo), relanzarlo y aportarle calidad.

    Esa no es una solución, y yo aquí no vengo a dar soluciones ‘en cinco minutos’, creo que los equipos de trabajo de Cantabria en este tema se merecen un respeto.

    Si tengo que buscar un símil, porque no me he explicado bien y alguien no me entiende, diría que es como si yo me ofrezco a pintar la pared de un local comercial, asegurando a mi cliente que con eso… venderá más y se convertirá en un local de moda… ¿No resulta un poco pretencioso creer que con una mano de pintura decoro y diseño el interior de un local?… Yo creo que sí.

    Los tiempos que corren no justifican la ignorancia…

  • Un colegiado sin necesidad

    El que decide si algo es creativo y responde a sus necesidades profesionales es el cliente. El concepto de intrusismo solo puede usarse en las profesiones de obligada colegiación marcadas expresamente por ley y porque los colegios ayudan a ejercer potestades públicas a las administraciones públicas en materia de seguridad para el usuario (salud, construcciones, etc). Para todo lo demás un colegio es un representante ante la sociedad, un vendedor de capacidades, un espacio de encuentro e intercambio, para compartir recursos, o para ayudar en la formación continúa. Poco más. No estamos en los tiempos de los gremios medievales afortunadamente.
    Un colegiado en una profesión de no obligatoria colegiación.

    • Jose Joaquín Domínguez Alonso

      “el que decide si algo es creativo y responde a sus necesidades profesionales es el cliente”….. Si, el cliente decide solo por que paga, no por que el mero papel de contratador le otorgue criterio para juzgar un diseño de calidad y eficaz a sus intereses. Para esos estamos los diseñadores ante todo: para hacer el correcto diagnóstico de las necesidades y problemas comunicativos del cliente y, a partir de ahí, ofrecer soluciones de a su medida. Digo todo esto por que al cliente medio se le puede vender aire, todos lo sabemos. Y ese cliente (en este caso, el Ayuntamiento) estará más que dispuesto a respirar ese aire que además es gratuíto. Basta con envolver bien la oferta y que parezca que les hacemos un favor. Pedagogía, por favor colegas, pedagogía. Necesitamos buenos profesionales, pero tambien necesitamos buenos clientes que sepan por qué nos contratan. Necesitamos cultura del diseño y eso es responsabilidad nuestra.

  • Fátima F. Varela

    Vale que lo que hizo este colegio de cantabria es un claro intrusismo. Sin embargo, los diseñadores de interiores y los arquitectos tenemos bastante buen criterio de diseño gráfico (aunque el ejemplo que aportais no avala mis palabras). Casi me atrevo a decir que mejor que el de algunos profesionales gráficos que andan por ahí. Es cierto que las profesiones de diseño están tachadas de prescindibles y es difícil sobrevivir en este mundo. Pero es que los diseñadores de interiores (y aquitectos también, aunque estos con menos necesidad se meten donde no les llaman) trabajamos mucho con el diseño, la composición y el color, y puede ser que a veces nos pasemos de listos y metamos la pata hasta el fondo. Pero de igual manera que los gráficos en ocasiones se plantean diseños de locales (que aunque no sean funcionales tienen unos 3D impresionantes) los diseñadores de interiores nos metemos a crear logos y hasta serigrafías enormes para locales o stands en ferias. No es que nos guste hacerlo (que a veces también), es que los encargos son escasos y la necesidad aprieta, y casi siempre se recurre a la opinión y ayuda de los gráficos, que sois, sin lugar a dudas, el colectivo mejor formado en este campo.

    En resumidas cuentas, no somos los únicos intrusistas y si bien es cierto que este colegio metió la pata (y bien), pues un colegio no puede saltarse las competencias profesionales tan a la ligera, los interioristas y arquitectos solemos tener un buen olfato para distinguir lo bueno de lo malo en el campo del diseño gráfico.

    PD. Este largo comentario viene a que odiamos que nos encasillen en el CAD y el catálogo de telas, al igual que vosotros nos sois los del Corel y el CMYK.

    Un saludo y enhorabuena por la página que está muy bien ;) Me voy a perder un rato por los artículos. No me odieis en exceso…

  • Xavier G

    El problema no es que está gente haga una propuesta gráfica totalmente falta de coherencia y profesionalidad, el problema radica en la falta de criterio, falta de cultura visual e incultura que, generalizando, abunda en este país. El intrusismo es algo contra lo que difícilmente se puede luchar cuando se premia lo chapucero, se ignora lo elaborado y se subestima todo el oficio gráfico. Creo que el problema es de base. Es igual que en las escuelas y universidades nos enseñen lo que es el buen diseño, si ahí fuera no hay nadie que lo valore.

    • Jose Joaquín Domínguez Alonso

      Me remito a mi comentario de más arriba:
      “Pedagogía, por favor colegas, pedagogía. Necesitamos buenos
      profesionales, pero tambien necesitamos buenos clientes que sepan por
      qué nos contratan. Necesitamos cultura del diseño y eso es
      responsabilidad nuestra”.

  • Pierre

    Bravo….. ¡plas! ¡plas! ¡plas! ¡plas! ¡plas!