Tomás Gorría, un explorador de las letras perdidas de la ciudad