¿Quién ha rediseñado la marca de Tate Galleries?

Hace unos días os hablábamos de cómo el Tate Museu de Londres estrenaba y ampliaba una zona nueva de su museo, pero ¿sabes quién está detrás del rediseño de su marca?

rediseño de la marca de Tate Galleries por North - logo fondo blanco

Con motivo de la apertura de la nueva pirámide retorcida del Tate Museum de Londres, han aprovechado para lanzar también su nueva imagen. Tras pasar 16 años con la marca que diseñó Wolff Olins (estudio de diseño que algunos recordarán por su reciente rediseño de la imagen de NYC) han decidido que era el momento de evolucionar y realizar un diseño en su marca que se adecuara a la nueva etapa en la que el museo está entrando. Para llevar a cabo este proyecto han contado con el estudio londinense North.

Antiguo logotipo de Tate diseñado por Wolff Olins

Desde el Tate aseguran que no se trata de un cambio radical, sino que más bien es una actualización con la que adaptarse a las actuales demandas y a los cambios tecnológicos que se están produciendo hoy en día.

North se ha encargado del rediseño del logotipo así como de su gran variedad de aplicaciones. Partieron del logo desenfocado de Wolff Olins y han realizado una propuesta en la que prevalecen los conceptos de dinamismo y constante cambio del museo que ya despuntaban en el anterior logo.

A pesar de que North reconoce en Eye on Design que el de Wolff Olins era un logotipo con un sistema flexible que conseguía adaptarse y unificar todas sus aplicaciones, también afirman que hoy por hoy no cuenta con las pautas necesarias para representar el Tate del siglo XXI.

«Después de realizar 32 entrevistas y una auditoría visual en profundidad, vimos claro que el joven logotipo de 16, estaba empezando a verse un poco anticuado», comenta el director del Norte, Sean Perkins.

Lo primero que abordó el equipo de North fue el logotipo y sus 70 versiones existentes. Tras observar que el gran número de variantes era innecesario y poco práctico para el equipo de diseño interno del museo, redibujaron un logotipo que fuera reproducible sobre cualquier soporte –digital o impreso– y a cualquier tamaño.

El resultado ha sido un nuevo logo construido con un sistema de puntos –a diferentes tamaños y a modo de trama de puntos– que dibujan la palabra ‘Tate’. Según North este logotipo es más adecuado para uso digital ya que está preparado para una correcta legibilidad en cualquier pantalla. También han apostado por modificar la gama cromática, cambiando los colores corporativos de la marca de Wolff Olins por un sistema cromático nuevo en el que está colaborando el artista Martin Creed.

De momento, desde el departamento interno de diseño, agradecen tener una pautas más específicas y concretas que las que tenían con la anterior marca, y que les permita dar coherencia a todas las piezas que se crean desde el museo.

De este modo todas las galerías que están bajo el paraguas de Tate (Tate Britain, Modern, Liverpool, and St. Ives) se presentan al mundo como una gran familia gracias a esta coherencia visual y más actual que les aporta el rediseño de North.

→ www.northdesign.co.uk

rediseño de la marca de Tate Galleries por North - fachada

rediseño de la marca de Tate Galleries por North - acreditación

rediseño de la marca de Tate Galleries por North - carteles

rediseño de la marca de Tate Galleries por North - carteles calle

Switch House opening ‘brick’ logo @tate @uniqlo_uk

Una foto publicada por North (@northdesign_) el

@tate #northmoving

Una foto publicada por North (@northdesign_) el

  • Javier Duchement

    Por qué y para qué la alteración que sufre la “A” en uno de sus extremos?? No me disgusta pero no lo entiendo.

    • Manu Ridocci

      La alteración de la A esta simplemente basada en el logo antiguo, que debido al desenfoque parcial una de las patas de la A suele ser más pequeña. En la imagen de arriba que muestra la identidad antigua lo puedes ver claramente en el de Tate Modern.

  • mmm… los argumentos para el cambio parecen poco convincentes, no creo que sea más reproducible ni que represente mejor “el Tate del s.XXI”. Los motivos parecen ser más internos que externos, quizá el nuevo director (Frances Morris, 2016) simplemente quiso dejar su huella? El otro motivo parece ser más bien práctico: parece que les facilita la vida a los diseñadores internos. Ya sabemos que las marcas flexibles requieren de más cariño en su gestión, si no lo hacen ellos quién sino? Si el problema era el desorden se podría haber ordenado silenciosamente. Pero claro, todavía no te pagan por decidir matener una marca existente.