Estimado Sr. Alcalde…

Estimado Sr. Alcalde o Alcaldesa:

Ahora que vas a sentarte en la silla donde tienes que gestionar nuestros intereses, los de todos los ciudadanos, me gustaría darte una serie de consejos relacionados con la industria creativa, con el diseño y la cultura visual. Somos muchos los que nos dedicamos a esta profesión y nos gusta aportar nuestras ideas y nuestro trabajo al bien común, por ello es bueno que cuentes con nosotros, te podemos ayudar.

Nos encanta implicarnos en todo lo que hacemos y solemos aportar ideas nuevas para mejorar las cosas. Va en nuestro ADN.

ciudad-alcalde

Me gustaría que te dieras cuenta de una cosa. ¿Te has fijado cuando vas por la calle en todo lo que te rodea? Los bancos de los parques, las farolas, las señales de orientación, los carteles municipales, los logos de las instituciones… ¿Sabes quién los ha creado? No, ¿verdad? Pues nosotros tampoco.

Vemos estupefactos cómo nuestras calles, nuestras instituciones utilizan el diseño realizado en cualquier parte del mundo, o por cualquiera, como si nosotros no fuéramos capaces de desarrollar esos proyectos. A veces a precios irresponsables. Aquí también sabemos hacerlo y en muchas ocasiones a precios muy asequibles.

Si tienes la posibilidad de crear cosas nuevas o sustituir las antiguas es bueno que sepas que es mucho mejor contar con diseñadores y creadores. Si tienes que comprar una farola no la compres a un estándar de una empresa extranjera. Si tienes que poner una señalización no bajes a la ferretería y compres la primera que te vendan, piensa que hay gente que sabe de eso cerca de ti y puede hacer un gran trabajo. Un trabajo exclusivo.

Hay cientos de ejemplos que seguro te gustaría repetir para tu ciudad. En Barcelona, las baldosas de las aceras son una obra creativa, empezada por Gaudí y continuada por Josep Puig i Cadafalch con el dibujo de una flor con cuatro semicírculos, que se ha convertido en un símbolo. En identidad.

Las cosas que tienen un autor detrás tienen más respeto, mayor valor, duran más en la memoria, en el tiempo. La sociedad las hace suyas. Se hacen camisetas, chocolates, se exportan a otros lugares… No hace falta que te diga lo que supuso para Nueva York su famoso I ❤ NY de Milton Glaser. Lo intentaron cambiar y se convirtió en tema de estado.

Y de eso se trata Sr. Alcalde o Sra. Alcaldesa. Crear ciudades con identidad propia, capaces de crear nexos con los ciudadanos. Las zonas comerciales ya son bastante iguales en todas partes, hagamos al menos cosas que sean nuestras, que las desarrollemos nosotros y que todo el mundo las identifique con valor.

¿Nos podemos tutear, verdad?

Personalmente te invito que conozcas a los profesionales de tu ciudad que se dedican a esto del diseño, la creatividad, la cultura de la imagen… Seguro que te sorprenden. Pregúntale a Manuela, que ella ya ha probado esta droga.

Encárgales cosas, piensa en ellos cada vez que quieras comunicar, construir, fabricar, crear… Si te acostumbras te darás cuenta de lo bueno que es y de lo adictivo. Te convertirás en un yonki del diseño, mucho mejor que serlo del dinero, ¿no?

Contar con la industria creativa de tu ciudad supone crear tejido empresarial, generar riqueza y conocimiento. Experiencias que luego podremos exportar a otras partes. Hay cientos de profesionales que como nadie les encargaba nada se tuvieron que ir a hacer lo que saben hacer fuera, y allí están demostrando que son buenísimos. Aquí nadie se acordaba de ellos. A ver si contigo ahora no nos vuelve a pasar.

Eso sí, no vale cualquiera. Llama a los buenos, a los mejores, a los que puedan desarrollar los proyectos de un modo impecable. No se te ocurra hacer concursos populares y especulativos de los que seguro conoces los resultados.

Para ellos será como si les hubiesen dado un premio solo por recibir tu llamada. Aunque claro, tampoco vayas a ser rácano y te creas que con una llamada se pagan las facturas. Dispón del presupuesto para que las cosas buenas se hagan bien, si no estaremos igual que siempre.

Cuenta con diseñadores, ilustradores, fotógrafos, publicistas, directores de arte, creativos, tipógrafos, impresores, animadores, diseñadores web, creadores multimedia, agencias, estudios… Contar con ellos creará algo infinitamente mejor que todo lo que es negocio y dinero, se trata de felicidad, de autoestima y de alegría. No hay mayor orgullo que trabajar para tu ciudad.

  • ricar

    Sí señor, una carta necesaria. Aunque si ya me parece difícil que la empresa privada cuente con el diseño, que lo hagan las instituciones públicas me parece una quimera imposible. Habrá que ver, el cambio ha de notarse en todos los niveles…

  • lorea larrea

    Muy bueno. Siempre lo he pensado y lo he comunicado así a los políticos a los que he tenido acceso. Pero no lo han entendido muy bien. Y algunos, sí lo han entendido pero lo han usado al revés: para acabar con las identidades y unificar o uniformarnos. Son unos zopencos. A ver si esta nueva generación de dirigentes locales son capaces de valorar nuestras profesiones y nuestra aportación a las ciudades y a los territorios.