Notas al pie: ¿Por qué a los diseñadores nos gusta que nos sodomicen?

Sí, hay que decirlo. Nos gusta que nos den… Hace algunas semanas vi con total incredulidad la finalización del concurso de Heineken por su 140 aniversario para diseñar la botella que conmemorará la cita. Más allá del sistema de participación a través de Facebook o de si la propuesta ganadora era o no una buena solución, lo que más me sorprendió fue la cantidad de participantes: +20.000 propuestas. Ahora veo el concurso de Telepizza y otra vez. Más de 300 participantes.

No lo puedo entender. O sí. ¿Qué nos impulsa a los diseñadores a participar en acciones como las de Telepizza o Heineken a pesar de que a todas luces este hecho es perjudicial para nuestros intereses? A los diseñadores nos va la marcha, forma parte de nuestro ADN de creadores.

Estoy harto de oír en las conferencias y festivales a todo el mundo lamentarse por lo mal que va esto o lo otro… Que si el cliente no paga lo suficiente, que tuvieron que trabajar gratis, que estuvieron 3 noches sin dormir, que trabajan con pocos recursos, que si les ha pasado no sé qué… Pero, ¿hacemos algo para cambiarlo? NO. Pase lo que pase allí están hablando de lo orgullosos que están del trabajo desarrollado. Hay quienes se apuntan a lo que sea con tal de hacer lo que les gusta.

Creo que en el fondo a los diseñadores nos gusta que nos jodan la vida. No se entiende de otra manera.

¿Por qué? Porque hemos saboreado una de las mejores drogas que jamás se ha inventado. El éxito.

Conseguir finalizar un reto creativo es muy atractivo, pero triunfar sobre los demás es algo que cuando se experimenta una vez ya no se puede dejar. Hay adicción.

El diseñador no solo trabaja para ganarse la vida, lo hace en mayor o menor medida para conseguir un éxito profesional o un éxito social. Qué un cliente te pague y con ello puedas vivir está muy bien, pero si además te dice que tu trabajo ha sido el mejor entre todos los presentados, eso da un subidón que supera con creces todo el dinero que te puedan pagar. Y si además el proyecto lo presentas a los premios ‘x’ y te dicen que es el mejor proyecto del año esto es heroína pura.

Da igual que en el camino hayas dejado en la cuneta a todos tus compañeros, da igual que con tu acción seguramente nunca nadie te encargue nada ya que todo funcionará a concurso. Da igual que el cliente se aproveche de ti. ¡Eres el mejor! ¡El que más mola! ¡El más listo! ¡Y todo el mundo verá tu trabajo! Qué le vamos a hacer somos así de tontos.

En el fondo no estoy en desacuerdo con que una marca de comida basura acuda al mercado de los logos basura. Al final cada uno compra lo que quiere, donde le parece mejor y al precio que está dispuesto a pagar. ¿O es que nadie ha ido al mercadillo a comprarse unas camisetas o a la sección de ofertas a ver si hay alguna ganga? Pues las marcas están aprendiendo que esto también existe en el diseño gráfico. Existe porque nosotros les dejamos, es una evidencia.

Una evidencia que a uno le explota en la cara cuando lee Otros mercados de saldo y descubre innumerables sitios web donde esto se produce de forma continuada y diaria. En algunos foros hay inscritos más de 100.000 ‘creativos’. Sitios donde se encuentran oferta y demanda en una verdadera guerra creativa y de precios de ámbito mundial. Competir en precio contra un diseñador en un país con una renta per cápita muy por debajo de la tuya es imposible. Para un español 100$ es poco. Para un chino es un salario mensual.

Pero además, —hagan la prueba, yo ya probé— el cliente que propone proyectos en estas webs es la peor versión del que te puede tocar en la realidad. No se puede hablar con él de forma fluida, no puedes intercambiar opinión, no hay briefing o es poco claro, no hay compasión de ningún tipo. El ‘cliente’ pide y pide cambios sin parar y a esto hay que añadir las contraofertas de tus rivales… menos precio, más propuestas, menos tiempo de ejecución. En algunos casos he llegado a ver un tipo que ofrecía 50 versiones de logo por 40$ en 1 día. Y el ‘cliente’ estaba encantado. Una locura y una auténtica lotería.

Parece que nadie quiere quedarse sin su parte de droga y todos quieren tentar a la suerte y a ver si de este modo les toca. Entre estar sin hacer nada y probar… no se pierde nada. Si ganas, eso que te llevas. Y en parte tienen razón. No todo el mundo tiene la suerte de trabajar con grandes clientes o grandes proyectos. Cada vez hay más gente que se apunta a esto de la creatividad gráfica. Estas redes están plagadas de personas con mucho ánimo, un ordenador y poco conocimiento. Pero está gente tiene todo el derecho a probar y buscarse la vida.

Cada uno decide dónde quiere y para quién quiere trabajar y dónde puede y con quién puede trabajar. Al igual que hay profesionales con renombre y operarios, multinacionales y empresas de barrio… pues lo mismo.

¿Qué pasará en el futuro? Todo es posible y estos mercados están ahí para quedarse. Nuestra trabajo cada vez es más popular y cada vez hay más personas que se aventuran a diseñar, profesionales o no. Quién sabe si al final funcionaremos solo de este modo, a concurso online. Es lo que llaman la ‘democratización’ de una profesión.

Cada uno elegirá donde estar. Si puede.

  • Pingback: Hoy se presenta la primera asociación de diseño de Extremadura()

  • Rafael Ruiz Casares

    Victor, genial artículo y tienes toda la razón. El problema no esta ni en estudios ni en clientes ni nada de eso, esta en los diseñadores que lo permitimos bajándonos los pantalones una y otra vez. Uys perdón por el comentario fuera de contexto, que bajarse los pantalones no esta bien visto hoy en día tampoco ;)

    Lo dicho, cambiemos los diseñadores y cambiaremos el resto de escalas que participan en un trabajo.

  • Rafael Ruiz Casares

    Victor, genial artículo y tienes toda la razón. El problema no esta ni en estudios ni en clientes ni nada de eso, esta en los diseñadores que lo permitimos bajándonos los pantalones una y otra vez. Uys perdón por el comentario fuera de contexto, que bajarse los pantalones no esta bien visto hoy en día tampoco ;)

    Lo dicho, cambiemos los diseñadores y cambiaremos el resto de escalas que participan en un trabajo.

  • Jimmy!

    De esta situación, los responsables son los que tienen la pasta: clientes y estudios: los primeros porque han perdido el respeto a los diseñadores; los segundos, porque han perdido el respeto a sus compañeros (no voy a hablar ya de los “becarios”, cuya situación precaria está totalmente aceptada en nuestro sector profesional). Basta ya de criminalizar a los débiles, porque es precisamente todo esto lo que los lleva a trabajar por algo peor que hacerlo gratis, y es hacerlo por tres duros.

    Y con respecto al título, me parece muy adecuado ahora que se celebra el Orgullo Gay… Los prejuicios saltan cuando uno menos lo espera, y el lenguaje es un chivato. Al final, no es la esperanza sino la homofobia lo último que se pierde…

  • laformayelfondo.blogspot.com

    ¿Se puede contar lo mismo con un titular menos homófobo? SI, ya sé que no es la intención, pero es un comentario que está demás y estropea un excelente artículo que encima es tristemente cierto.

    • Jaime Segura

      Muy bien argumentado. He pensado absolutamente lo mismo.

  • laformayelfondo.blogspot.com

    ¿Se puede contar lo mismo con un titular menos homófobo? SI, ya sé que no es la intención, pero es un comentario que está demás y estropea un excelente artículo que encima es tristemente cierto.

  • laformayelfondo.blogspot.com

    ¿Se puede contar lo mismo con un titular menos homófobo? SI, ya sé que no es la intención, pero es un comentario que está demás y estropea un excelente artículo que encima es tristemente cierto.

  • chico! la necesidad! los concursos son una buena plataforma para dar cancha a muchos profesionales jóvenes salidos de los carisimos masters para hacer alguna cosa profesional y enfrentarse a este mercado laboral ta y tan perjudicado. Cuantas veces me he encontrado que el vecino de abajo ha hecho el flyer o logo de un negocio simplemente por saber utilizar el corel. saludos

  • Mucho me temo que vuestro cabreo sirva de poco. Cuando yo empecé de músico tener un buen instrumento o un aparato para grabar era casi imposible. Todo costaba un riñón. En las "listas" estaban 4, a los que venerábamos el resto de músicos y aficionados. Existía el "arte", para el que había normas y protocolos, y al final eras casi dios: Picasso, The Beatles, García Marquez, Cartier Bresson… Todo eso pasó. El arte ya no existe, es solo una idea vieja y antisocial. Ya no soportamos el mecanismo que consagra a unos pocos -los mejores, por cierto- para el estrellato. Ya no hay normas ni protocolos, lo que hace mucho más difícil encontrar a los mejores, los que inevitablemente nos iluminaréis el camino a los demás. Mucha paciencia y que nos pille trabajando.

  • Hace casi 25 años cuando empece en esto fui considerado un intruso también, y el dueño de una fotomecánica me alento diciendo que no me preocupara, que esto siempre fue así. En aquel entonces había estudiado Dibujo publicitario, y yo era un dibujante,… empezaban los ordenadores, etc. así que el tema era que éramos unos intrusos, tuve compañeros linotipistas en un periodico que lo veían así, ¿es lógico?.
    Pienso que da igual los concursos, después de todo, acá todos se c….. en los concursos, y después, gente que admiramos, como Oscar Marine, Alberto Corazón, Javier Mariscal, y otros, participan de jurado (Terras Gauda), yo participe en un concurso.
    A esas páginas de trabajos se presentan clientes que seguramente nunca golpearían la puerta de nuestro estudio, así que dejar a esa gente que regala el trabajo que se peleen entre ellos.
    El día que no sienta pasión por lo que hago, que deje de andar con una libreta y un lápiz en el bolsillo, que mire la televisión sin estar dibujando algo, que cuando me piden un trabajo y en ese momento, ya estoy viendo como podría ser. No se, me preparo para una oposición de conserje.
    Muy bueno el artículo Víctor, como siempre.

  • Andreu

    Justo veía en la tele que están regulando sectores profesionales como el de la jardinería o las pequeñas obras de construcción. Tienen organismos que velan por sus intereses profesionales y no permiten intrusismos que devalúen el trabajo de todo su colectivo, pues al final acaba perdiendo todo el mundo. Pero quién vela por los intereses de los diseñadores? ¿Las churrocentas Asociaciones y colegios regionales de diseñadores (con mucho acuerdo y comunicación entre sí)? ¡Vamos hombre! Si no sabemos ni defender nuestra propia profesión, no esperemos que lo hagan ávidos clientes oportunistas.

  • golden

    Es una pena, pero si no nos damos cuenta que SIEMPRE hay alguien que lo hace más barato, estaremos muy ciegos.
    Que cada uno busque su nicho de mercado y los mejores clientes que pueda.
    Saludos.

  • David

    El principal problema aquí es que todo el mundo tiene fácil acceso a las herramientas sin moverse de casa, simplemente con un ordenador e internet ya puedes ir tirando. El cliente no es consciente de que se requiere de unos conocimientos para diseñar, para la mayoría de ellos, el diseño está totalmente ligado a una condición artística y de musas. La verdad que no van del todo desencaminados a la hora de acercar el diseño al arte, sobre todo teniendo en cuenta que el "EGO" de muchos diseñadores es comparable al de un artista. Lo bueno es que al final ni siquiera diseñamos para el cliente, sino que lo hacemos pensando en salir en los premios de turno, y esta es nuestra perdición.

  • roselino

    Totalmente de acuerdo con Helix.
    Siempre nos quejamos de los clientes, y no sin razón, pero debemos mirar hacia nosotros mismos. Como ha pasado en tantos sectores, nos hemos hinchado, nos hemos creído los reyes del mambo y ahora que vienen las vacas flacas nos quejamos.
    Y lo que nunca haría yo es criticar a quien participa en convocatorias como la de telepizza, cada uno valora como quiere su trabajo. Como quiere o como puede, no nos olvidemos de la actual situación económica, somos muchos en este país los que vivimos del diseño y el trabajo escasea, por no hablar de los métodos de pago de determinados clientes, eso cuando pagan. Todo ello lleva a tener que buscarse las castañas como sea, y si es ganando un concurso como el de Telepizza, pues mil euros para el bote. Suena muy triste, pero es la realidad.

  • ni más alto ni más claro… perfecto! * U ^
    p.d: ni think en verde ni en ningún color… concursos=basura multicolor

  • helix

    El problema son los clientes…
    …y las grandes consultoras-diseñadoras "profesionales" que han inflado los presupuestos hasta limites disparatados. Ahora toca rebajas y a rascarse el bolsillo como buenos consumidores que somos. Quien de nosotros hoy día no utiliza una foto de banco imagen por 5 euros, en lugar de pagar 500, 1000 ó 2000 a un fotógrafo? Y si me la hago con mi cámara digital? Quién de nosotros compra software original a 1000 euros, si lo puede tener gratis? Quien de nosotros compra tipografía? Quien de nosotros encarga una pagina web? Quien de nosotros encarga una mesa a un carpintero teniendo una a 9 euros en IKEA? etc, etc. Si nosotros somos unos ratas, porque no lo van a ser nuestros clientes?

  • Supongo que esperan una vía directa hacia el reconocimiento, hacerse un nombre, tener clientes, tener más estabilidad, quiero creer que si tuviesen suficiente trabajo o mejores cosas que hacer no participarían. El problema son los clientes, no lo olvidemos.

  • Alberto Gutiérrez

    Amén.

  • angel

    Los diseñadores debemos aprender a "distanciarnos" de nuestro trabajo, a ser más profesionales y no enteramente pasionales, a no mirar cada proyecto mal remunerado y mal planificado como si fuera una gran oportunidad de hacer un buen diseño y que eso lo cura todo.

    En definitiva, que hay que empezar a inculcar más que esto es una profesión y que de esto vivimos y no hablar tanto de pasión, de proyecto estimulante, etc. Al final esto termina haciendo mucho daño. Cualquier trabajo es una buena oportunidad, pero antes de nada hay que velar por la viabilidad del encargo desde un punto de vista profesional y responsable, como hacen en otros sectores, vamos, como supongo que harán los odontólogos o los abogados. Nuestra profesión no debería ser distinta, por muy "creativa" que sea.

    Saludos

  • milja

    verdad verdadera

  • Se puede decir más alto, pero no más claro. Enhorabuena por este pedazo de articulo. Estaría bien que empecemos a abrir los ojos.

  • Álvaro

    Dicen que la estimulación prostática que se consigue accediendo por el recto es tremendamente placentera.

    Dicho esto, entiendo que la rabia y el asco que situaciones como las que provocan estas formas de contratación de diseño provoquen titulares como éste. Gráffica es un sitio de una singular elegancia en las formas, por lo que animo a la redacción a que, ya que la democratización de la profesión está degradando a los clientes, no deje que nos degrade a los profesionales de la comunicación.

    ¡Ánimo y un saludo!

  • osca alvarez

    Me resulta curioso, sobremanera, las escasas menciones sobre el cliente. No me gustan estos falsos concursos, ni estos ni los demas, la falta de respeto hacia los profesionales creativos es evidente por eso no participo. Tambien creo en la libertad de elegir, no ostigaria a nadie para q no se presentara. Lo que realmente me preocupa es la falta de interese y conocimiento que los cliente manifiestan al acudir a estos usos, que lo hago una minipyme o un emprendedor lo puedo entender, aunque no lo comparto, que lo haga una empresa del tamaño de Telepizza me indica que quien la dirige no tiene ni idea de la importancia de una marca y su aplicacion, de las implicaciones economicas y de la relacion que establece con su mercado.

  • Luis

    A los que se presentan a concursos deberían colgarlos de….

  • Javier

    Es lo que ocurre cuando no hay unión en un sector profesional. Una pena.