Un País Semanal más agradable y con muchos detalles

El País Semanal se ha presentado este fin de semana con una nueva cara. Más limpio, más ordenado, con mejor ritmo de lectura gracias a una maqueta renovada que mejora sensiblemente el anterior diseño de Óscar Mariné que –debemos decirlo– era un baile de estilos y maneras. Ahora todo está más asentado y seguro.

El nuevo País Semanal

El rediseño de este nuevo País Semanal lo ha llevado a cabo Óscar Germade (A Coruña, 1983), formado en la escuela EINA de Barcelona que trabajó en el estudio Gráfica –buenos maestros Pablo Martín y Fernando Gutiérrez– hasta que se estableció por su cuenta en 2011. Ahora dirige el estudio Solo en Barcelona. En primavera El País le encargó, junto a otros diseñadores, ideas para la nueva cabecera del suplemento. En su propuesta recupera la cabecera con identidad propia y retrocede para recuperar la Claredon propia del periódico. Mucho mejor que la intrascendente fina san serif que se usaba hasta ahora. Tanto les gustaron sus propuestas para la portada que le encargaron el interior.

Oscar Germanade

En una publicación como El País Semanal la tipografía es la clave. En esta nueva etapa, Óscar Germade ha optado por las fuentes Tiempos y Founders Grotesk ambas del neozelandés Kris Sowersby. «Tiempos nos permitía resolver la ecuación de espacio, elegancia y periodismo. Está hecha para editorial, así que está preparada para grandes cantidades de texto y asegura una buena lectura. Además, tiene una versión para titular con resultados espectaculares», comenta Óscar en la entrevista publicada por El País. «La Clarendon también se utiliza como un elemento de navegación a lo largo de la revista, otro guiño a la identidad del diario». Esta austeridad tipográfica contrasta con la alegría de la anterior maqueta, pero a pesar de parecer un retroceso convierte a la revista de solidez y seriedad. Algo muy necesario.

Tipografía Tiempos Founders Grotesk

En cuanto a la maqueta resulta agradable, respira con mucho espacio blanco y está bien estructurada, ofreciendo mayor ritmo de lectura, siempre manteniendo la esencia de la publicación, con lo que un lector poco aventajado en temas de diseño tal vez no note la diferencia, aunque en la redacción hay opiniones contrapuestas sobre esto.

Del diseño, lo que más nos ha gustado ha sido la solidez que transmite ahora la nueva maquetación, mucho más equilibrada y con mucho sentido. Nos han gustado las nuevas composiciones, mucho más lógicas y formales. El ritmo de la publicación es bueno. Los destacados (algunos muy débiles) y el texto tienen una mancha muy equilibrada, incluso la aparición de las mayúsculas muy aireadas en los titulares actualizan la publicación. También las superposiciones y algún elemento, como la mancheta, en vertical. Algún guiño infográfico (se agradecería alguno más) con buenos ilustradores (Romualdo Faura, João Fazenda, Wearbeard, Pep Monserrat y Hey) y el cómic de Paco Roca con sus historias de Un hombre con pijama, hacen una buena lectura de domingo.
El País Semanal, detalle titular artículo

Ahora lo no tan bueno. Las retículas son raras, hay saltos extraños, incluso dentro del mismo artículo. Aunque el columnado general es a 3 columnas y justificado, encontramos 2, 3, 4 y 8 columnas, con alineación izquierda y justificada. No molesta pero se hace raro. Lo que menos nos ha gustado ha sido el salto entre niveles de lectura. Por un lado los titulares tanto lo pequeños en mayúsculas como en caja baja normalmente a gran tamaño funcionan bien, los destacados (algunos poco contrastados), entradillas y ladillos encajan en el siguiente nivel, pero algunos despieces, pies de foto son excesivamente pequeños. Manchan estupendamente, pero cuesta leerlos. Es cierto que el contraste es eficaz pero medio punto y todos felices. Incluso hay una página ‘Menos es mucho más’ dedicada a la Bauhaus que el texto opera en es dimensión que se hace muy pesada su lectura.

El nuevo País Semanal

Aprobado alto para el rediseño de una de las publicaciones más emblemáticas y que a cada rediseño influencia al resto de publicaciones dominicales. Esperemos que ahora el equipo de redacción sepa manejar la nueva maqueta y que con el tiempo pulan los pequeños defectos hasta convertirla en lo que su joven diseñador, sorpresa para nosotros, tiene en la cabeza. ¡Ah!, también nos ha hecho mucha gracia el hecho de que los guiones, puntos y las comillas se salgan de la caja.
______
+info: solofficial.com

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

IMG_5027

El nuevo País SemanalEl nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

El nuevo País Semanal

  • Marcos Paz

    ¿Alguien sabría dar un precio aproximado de lo que podría haber costado este trabajo de rediseño?

  • Juan

    Solo diré que como lector del país desde hace muchos años, para mi fue una sorpresa muy agradable y la sensacion muy positiva de un soplo de aire fresco, hacia mucho tiempo que me aburría sin saber muy bien porque.
    Finalmente quiero añadir que pocas veces he visto un análisis tan en profundidad como en este articulo, el próximo domingo ya no podré evitar volverlo analizar desde los ojos de diseñador el próximo domingo.

  • Joselu

    De acuerdo con muchos de lo comentarios vertidos en el artículo, y sobre todo con uno: el cuerpo de algunos textos es increiblemente pequeño! Ha habido piezas que no he podido leer, por que tienen un cuerpo pequeñísimo. Claro, lucen compactos y bonitos, pero, ¿de qué sirven si no se pueden leer?

    Saludos

  • Luis Castellon

    Estoy de acuerdo con muchos de tus comentarios Víctor. Yo creo que esta nueva propuesta de diseño tiene que evolucionar y encontrar un ritmo visual y de contenido aún. Claramente no ha salido como una estructura sólida como lo hizo la propuesta de Mariné, sino como un andamiaje nuevo que aún se balancea. Me da el cante del nuevo Time magazine hecho por Pentagram en muchas páginas, lo cual es un cumplido, pero le falta afinación en los espacios y menos intención “estética”, como bien apunta Capitan Serif.

    • Víctor Palau

      Personalmente me gusta mucho más está maqueta que la anterior. Los titulares antes eran una ensalada y ahora son claros y rotundos. Tal vez hay alguna página con columnas muy estrechas, pero no son mi mayor problema. El mayor ha sido la letra pequeña… ¡me recuerda que hacen falta gafas! Argghhh… Son sensaciones, pero esta maqueta me agrada.

      • Carlota

        Buenas a todos



        Tras leer el artículo, no he podido dejar de sentir que se está cometiendo 
cierta injusticia hacia el trabajó que Mariné y su equipo desarrollaron 
en la anterior maqueta. Muchas veces he tenido entre mis manos el manual 
de esa propuesta y ya la primera vez que lo vi, pensé: madre mía, qué 
ejercicio más completo, estricto y cuidado que han hecho. Sentí pena por
no haber podido participar en aquello. 



        He vivido recientemente la frustración de algunos de los que participaron en aquel trabajo por el deterioro que ha ido sufriendo el proyecto inicial. Creo que todos 
sabemos lo que puede llegar a doler cuando nuestros proyectos se van diluyendo y todo aquello a lo que hemos dedicado horas en ajustar, pasa a ser un tema sin importancia e irrelevante para otros.

        

Está muy bien la renovación de los proyectos, que se puede aprovechar para 
mejorarlos y corregir errores (estoy segura de que incluso los que 
hicieron la anterior propuesta tendrán alguno en mente), y la existencia
de este tipo de debates y opiniones, pero no por ello eso debe suponer 
echar por tierra el trabajo que otros han realizado con mucha destreza y 
con una dedicación fruto de años de experiencia, y pasar a calificarlo 
de ensalada y baile… aunque me corrijo, si algo sabe Mariné es bailar, 
cantar, susurrar, gritar y también provocar con tipografía y estilos.



        saludos !!

    • Luis Castellon

      Me autorespondo tras haber visto el segundo nº del nuevo diseño. Creo que la propuesta está realmente arrancando y que este nº promete grandes cosas. Los estilos tipográficos se van asentando y ha mezclado tamaños pequeños con grandes en otras secciones, lo que es un acierto. Visualmente se sienten más claras las ideas que el primer número de la semana pasada. Buen trabajo sin menospreciar en absoluto la contundencia anterior de Oscar Mariné. La infografía casi brilla por su ausencia y todavía puede lucir más en mi opinión.

  • capitan serif

    como podéis decir que el anterior diseño era un baile de estilos y maneras y que Ahora todo está más asentado y seguro, el nuevo diseño no sigue ninguna coherencia en la maquetación y que son esas columnas que apenas caben 4 palabras? acaso es cómodo de leer? creo que no debemos olvidar nunca la funcionalidad y dejarnos de esteticismo, que burlan a la lógica, y esto es un buen ejemplo.