Notas al pie: ¿Es Valencia la ciudad del diseño?

La semana pasada pude ver, en la distancia, la Valencia Disseny Week [aprendan a decirlo con ‘disseny’ en valenciano que no en inglés, ‘design’]. Una manera diferente de observar la realidad que desde dentro no eres capaz de distinguir. Aquello del árbol que no te deja ver el bosque. A través de lo que me llegaba desde la redacción, de lo que veía por las redes, que es mucho, a veces demasiado, y la prensa nacional, pude hacerme una idea de lo que acontecía en la ciudad.

Debo reconocer la alegría que tenía al ver cómo Valencia desde lejos es una estrella que brilla con fuerza y de la que todo el mundo empieza a percibir la luz. Percibo la envidia sana que tienen en otras partes de España. ADCV ha conseguido en tan solo tres años crear un evento que es referencia. La asociación es un barco que lleva 25 años consiguiendo navegar a pesar de las tempestades y de que en estos momentos tiene unas velas muy grandes. Por cierto, este barco se ha quedado sin capitán, ya que su presidente Nacho Gómez-Trenor ha dejado el cargo [¡suerte en tu nueva singladura, Nacho!].

Lo que sí que pude presenciar fue el documental ‘Cuarto Creciente‘ y la entrega de premios ADCV. Dos eventos que desde la distancia me han hecho ver el bosque. Parece que los guionistas de ambos proyectos, sin saberlo, han realizado una radiografía perfecta de lo que realmente ocurre; mucho voluntarismo, grandes ausencias y una indefinición de objetivos.

En el documental, muy recomendable por cierto, Juli Capella dice que los tópicos, vistos con el tiempo, algo de verdad tienen: «los italianos son unos ligones, los franceses son unos snobs, los americanos unos horteras…», y añade: «los valencianos son aparentemente falleros. Les gusta la mascletà, tienen ese punto kitsch…», y finaliza: «pero esto en el ámbito del diseño no es cierto». Y ahí es donde está la clave.

Juli no sabe que el ‘fallerismo’ es un virus que ataca de forma silenciosa a una sociedad. Penetra a través de los poros como una crema hidratante que entra en las capas más profundas de la piel hasta integrarse en el organismo. Un virus que ataca lentamente a todas las partes del cuerpo y que finalmente nubla la vista para transformar la visión de la realidad del individuo infectado.

De lo que estoy seguro es que Valencia es la ciudad de las Fallas. Las fallas desde hace décadas se han convertido en un festival de ruido y color que congrega a cientos de miles de personas. Nadie sabe muy bien el motivo, hay fiesta y eso es suficiente. Mascletà, castillos, verbenas, casales, vestidos recargados, vírgenes y santos, buñuelos… fiesta en definitiva. ¿Qué importa que la ácida crítica haya desaparecido de las calles? ¿Qué más da que los monumentos escultóricos sean todos iguales, que exista una uniformidad estética imposible de salvar? ¿Qué más da que ahora las fallas se produzcan con métodos informáticos y montadas como lonchas de material prefabricado?

Las fallas son un ejemplo social muy evidente. Algo muy grande, que epata al verlo, oírlo o degustarlo, pero que si rascas un poco la pintura, debajo se ve el poliestireno artificial con el que está fabricado. La creatividad está bajo mínimos. Nadie se sale del guión que está tan establecido como lo están los Diez Mandamientos. Incuestionables. En lugar de evolucionar se involuciona. Se mide el éxito por la cantidad de público que se congrega, aunque lo que vayan a ver no tenga la más mínima gracia. Si va mucha gente algo tendrá. Es como las audiencias de televisión que legitiman la telebasura. Si un programa lo ven millones de personas es que es bueno.

Pues el fallerismo ha llegado al diseño. Desde la distancia veo una ciudad con muchos eventos, exposiciones, conferencias, talleres, feria, rutas, congresos, premios… mucho ruido y pocas nueces. Una auténtica mascletà. Y al igual que ocurre en el documental que repasa los últimos 25 años de diseño en la Comunidad Valenciana en el que hay notables ausencias u olvidadas referencias, en la VDW es imperdonable que los mejores valores, los más preparados y expertos estén ausentes en la cita. El caso de ‘Zoco’ es un ejemplo de emigración. ¿Cómo es posible que un evento central, que ha conseguido un premio ADCV, no esté presente por la falta de apoyo económico y sus representantes tengan que irse a Londres a buscar fortuna? Como ocurre en las fallas se les presta más atención y cuidados a los japoneses que vienen del otro lado del mundo que a los vecinos del barrio a los que se les corta la calle y no se les deja dormir por las noches.

La prueba de que el virus ha llegado con fuerza este año han sido los premios ADCV. Las condiciones eran las idóneas para dar un salto en la consideración social de la profesión. Más de 500 personas congregadas en un teatro del centro de la ciudad. Muchos jóvenes entre los premiados, lo que asegura continuidad. Ya no eran ‘los de siempre’. Todo perfecto para demostrar que detrás de un premio hay un profesional serio, un trabajo elaborado y reflexionado. Demostrar al público y a los políticos allí presentes que deberíamos ser tan respetables y necesarios para la sociedad como lo son los arquitectos, los médicos o los científicos.

Todas mis esperanzas acabaron en unos segundos, cuando apareció la presentadora de la televisión autonómica y empezó a narrar el acto como si de un concurso de televisión se tratara. Con frases grandilocuentes y anestesiadoras: «¡¡Es la noche del diseño… El lenguaje del éxito… Valencia, esta noche, es la capital mundial del diseño… gracias a las instituciones por hacer posible!!». Todo ello con un bilingüismo esquizofrénico de doble personalidad al que la gente ya se ha acostumbrado en esta ciudad.

Lo más vergonzante fue la manera de presentar y dar los premios. La presentadora enloquecía y gritaba una y otra vez el nombre del galardonado como en un auténtico reality show cuando llaman al ganador del concurso. Lo importante no era el porqué, sino gritar una y otra vez su nombre, elevando el tono cada vez. Y personalmente me pareció indigno tratar a los premiados de esa manera. Ni se veía el trabajo ganador, ni se explicaba nada sobre él, ni apenas se le dejaba disfrutar del momento. Había una prisa desmedida por entregar los premios. Como a corre prisa. Uno detrás de otro sin pausa. Todavía veo la cara de los representantes de Muji que más que de alegría era de sorpresa. En 20 minutos se dieron 20 premios.

Una entrega de premios debe ser algo solemne. Hay que explicar con claridad cristalina los motivos del galardón para que el resto lo tenga como referencia. ¿Os imagináis una entrega de premios Nobel organizada por el equipo de realización de Gran Hermano y presentado por Mercedes Milá? No podemos pretender que nos tomen en serio si nosotros no lo somos. No podemos pretender darle valor al evento solo porque han acudido 500 personas. Y ese era el comentario a la salida: «Cuánta gente», pero nadie hablaba de los proyectos premiados. Bueno sí, algunos hablaban de ellos en tono de sorpresa.

No dudo de la calidad de todos ellos y que merecen el premio y la inclusión en el Bianuario. Son trabajos bien realizados y en la época en la que estamos, incluso, casi un milagro. Pero hay cosas que hay que tener en cuenta para no ser un premio fallero como el de ‘Ingenio y gracia’.

Las categorías del anuario eran un auténtico disparate. Y de esos polvos estos lodos. No es posible que lo mejor de los últimos dos años en Editorial sea un cartel. O que lo mejor en Packaging sea un trofeo… O que se otorgue un premio a una empresa japonesa cuando los premios son de carácter provincial. Parece que los conceptos no están muy claros. Algo que también creo que la Asociación debería plantearse es si es adecuado autopremiarse, ya que hay proyectos de la ADCV que tienen premio ADCV, y a mí se me hace raro. Repito, sin desmerecer los proyectos que todos merecen el premio sin duda.

También es importante ojear el Bianuario en el que al jurado se le colaron, truchos y algún que otro CoCo. [ver página 52 y comparar con el proyecto NB Studio]. Y esto es normal cuando el único interés es celebrar la fiesta, dar premios, pero no hacerlo con rigor. No se puede juzgar un proyecto con un cartón pluma con un par de fotos. Yo no soy capaz de valorar un libro si no lo toco, si no lo ojeo, o un cartel al ver su dimensión, o un catálogo… pero mucho más importante es conocer la historia que hay detrás. Muchos de los proyectos incluidos no tienen un verdadero cliente detrás y se cuelan como proyectos legítimos. O están tan flojos de contenido y resolución técnica que solo les salva la foto y el texto que la acompaña.

Y es fácil de explicar. El fallerismo se ha colado hasta el tuétano y ya no importan los motivos. Hay que hacer las cosas como sea sin más, aunque no tengamos ni idea. Sin reflexión. Sin crítica. Todo aplausos al final. Jamás he visto a un pirotécnico abucheado al finalizar una mascletà. Qué más da. Han explotado 1.000 quilos de pólvora. La excitación está asegurada.

La respuesta a la pregunta del titular me queda más clara. Sí, somos la ciudad del diseño porque hacemos mucho ruido, pero cuidado, por este camino acabaremos siendo una ciudad donde se celebra el diseño. Algunos de nuestros informadores definían la semana como una especie de gincana donde ir de sitio en sitio buscando canapés o encontrarse con los amigos para tomar cervezas. Lo que ocurría alrededor era lo de menos. Y eso denota que lo que se presentaba no tenía la potencia necesaria para convertirse en centro de atención.

Es justo reconocer el gran trabajo desarrollado y la enorme repercusión. Buen trabajo, pero no perdamos el sentido de todo esto. El diseño es negocio, no una actividad lúdica. No se pueden hacer reuniones de trabajo donde solo te dejan 3 minutos para presentarte, no podemos traer a la gente para pasearla por la ciudad de fiesta en fiesta, no podemos dar unos premios sin ton ni son, no podemos abrir los estudios para que los curiosos vengan de visita, no podemos sacar el diseño a la calle como sacan las fallas en marzo…

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero a veces necesarias. Cuando visitamos cada año Londres para ver y disfrutar el London Design Festival, descubrimos grandes diferencias. La imagen está gestionada por Pentagram, cualquiera no vale para esto, y menos si es a concurso sin briefing.

Los equipos de trabajo, selección y organización son envidiables. Los mejores profesionales, que recorren el mundo y conocen lo que ocurre en todas partes, se juntan para dar lo mejor que tienen al resto del mundo, con propuestas muy elevadas y concienzudas. No es suficiente con tener brillantes ideas y ver lo que ocurre en el mundo por internet. Hay que tener experiencia y bagaje si se quiere hacer algo con criterio.

LDF ofrece un par de eventos centrales que vertebran todo el festival. Interrelacionan dentro de la palabra ‘Design’, moda, peluquería, joyería, escenografía, graffiti, producto, gráfico, multimedia, ecología, marketing… La organización sabe que esto es un negocio y una industria y no juega a divertirse (aunque también hay fiestas, claro) sino a reunir compradores con vendedores, a unir ideas con profesionales y problemas con soluciones.

Valencia siempre ha sido la ciudad que está a punto de explotar pero que nunca lo hace. Siempre somos la envidia de muchas cosas, pero a la hora de la verdad, los negocios se hacen en otro sitio. La eterna segundona en la que hay grandes potenciales que siempre acaban por desaparecer o por irse. Esperemos que no sea el caso. Valencia ahora tiene lo necesario para demostrar que aquí hay profesionales para desarrollar cualquier cosa con gran nivel y seriedad.

Reveladoras algunas conclusiones del documental Cuarto Creciente. Hay que estudiar fuera para aprender cosas nuevas y volver a Valencia para trabajar para gente de fuera. Entonces, ¿qué hacemos aquí? ¿Nos vamos fuera?

No tengo duda del potencial que hay, pero habrá que vacunarse bien para que las cosas se hagan con cabeza. Contando con los mejores y pensando al más alto nivel. Tenemos los mejores mimbres, pero si no sellamos bien las ranuras el agua acabará por salirse y volveremos a tener un enorme monumento vacío por dentro. Como las fallas, vamos.

Sé que a más de uno le sentarán mal mis reflexiones. Sé que me caerán críticas, seguramente merecidas, pero también sé que todo esto se habla en corrillos y no se expresa en público. Algo que sirve de bien poco. También sé que ‘el silencio de los corderos’ como titulaba un conocido diseñador a las reuniones de diseñadores no sirven para nada. Es necesario la crítica y la reflexión después de la borrachera, porque sino podemos caer en los mismos errores y volver a beber el año que viene el dulce licor del fallerismo que nubla la vista y transforma la realidad en un triunfalismo irreal.

¡Opinad que es gratis!

  • eduardo

    ¡Enhorabuena por el artículo!
    Coincido con todo, pero quiero resaltar lo que es más grave: la corrupción de la ADCV.
    Sí, corrupción con todas las letras. El darse premios a uno mismo está completamente fuera de toda ética. La empresa más cutre que organiza cualquier concurso pone en sus bases que no pueden participar ni empleados ni parientes de empleados en el concurso. En cambio, en la ADCV, los miembros de la junta (que en sus twitters, blogs o facebook son de los que más se quejan de la corrupción impresionante que existe en el gobierno valenciano) ponen sus trabajos a concurso… y no hablemos de la falta de seriedad que significa el premiar trabajos de la propia ADCV. El hecho de que el premio al packaging sea el packaging del propio premio es tan pero tan tan ridículo que cuando se lo explicas a alguien le cuesta entenderlo y todo y me preguntan "pero ¿han premiado al trofeo en sí?", y me toca explicarles "no, han premiado al packaging del trofeo".
    Nacho Gómez Trenor, se ve que ha aprendido de política en este tiempo, y explica el esfuerzo que se hizo, y que nadie cobra en la ADCV… pero esquiva por omisión el acto de corrupción implícito en los premios.
    Por otra parte veo que defienden todo este circo haciendo hincapié en el esfuerzo. Pues sabed que el esfuerzo por el esfuerzo en sí no vale nada. Si yo pinto las paredes de mi casa con un pincel de 5mm me llevará un esfuerzo tremendo, mucho más que si hubiera utilizado un rodillo ancho, y no por eso mi trabajo vale más.
    Con el mismo presupuesto, o quizás menos, se deberían hacer citas quincenales con empresas de todos los sectores de Valencia, para explicarles por qué el diseño es una inversión y no un gasto, y que si está bien hecho es un premio en sí. Se les debe explicar con ejemplos concretos, de Valencia, del resto de comunidades o del mundo, cómo una empresa que invierte bien en diseño gana en aumento de ventas, en mejora en su competitividad, en reducción de costes, etc. Y una vez explicado esto, se les da una lista de asociados con sus especialidades claramente detalladas (basta de “somos un estudio multidisciplinar” cuando no lo son) para que los empresarios elijan. También se les puede explicar de forma didáctica por qué un logo de cien euros no sirve, por qué un folleto mal hecho es tirar el dinero, por qué el diseño de verdad sirve y la chapuza no sirve. Pero lamentablemente, para explicar el diseño de forma seria, hay que empezar por casa, y eso significa que si los premios son para que los de la junta de la adcv se laman el culo mutuamente, igual es mejor no darlos. El público no es tonto, y este tipo de barbaridades canta demasiado y queda muy, pero que muy poco serio. Compararlo con una falla me parece una falta de respeto a las fallas. Por compararlo con algo, hay que hacerlo con el caso Gurtel, Calatrava, José María Tomás, F1, Copa América y toda la lista interminable de casos de amiguismos y chanchullos.
    Nuevamente gracias por este artículo. Sirvió para que muchos (casi diría la mayoría de los diseñadores de fuera de la adcv) no nos sintamos como bichos raros, y veamos que no estamos solos.

  • lucía

    Dejando un poco al margen que pienso que el artículo es innecesariamente demasiado sensacionalista daré mi opinión.
    Entiendo algunas cosas que se expresan en en artículo, pero por otra parte creo que tenemos que tener bien claro que es la VDW y que fines tiene. No puedes pretender que un árbol recién plantado prácticamente, te de frutos. No podemos comparar la VDW con la mayoría de "festivales" de diseño. Más que nada por que es un proyecto joven y tiene que madurar. Creo que la intención de la VDW y de sus fines llevan un buen camino, pero que aún necesitan trabajo. Es verdad que a mí personalmente me pareció que esta edición fue un poco de colegueo, por que por lo que pude ver, el 80% de las visitas a los locales eran de "colegas". Eso no se si es por que se pinchó a la hora de difundir, o a quién difundir, no lo se, pero esa para mí ha sido la cuestión que más me ha desconcertado. La gente, tanto en la organización, como los estudios y diseñadores que participan en los locales hacen un esfuerzo muy grande para sacar esto a delante estando en los tiempos en los que estamos, y no podemos permitirnos que ese trabajo al final no conecte con el público que debiese. Creo también que había muchísima gente literalmente perdida por los recorridos … y en busca de planos e información. Se hicieron unos libritos geniales, pero quizás se podrían haber hecho otros más básicos y que hubiesen sido más accesibles, no se.
    Por otra parte, creo que tanto todos los proyectos que están presentes en el Bianuario, como los premiados, son merecedores de estar donde están, ya que han sido seleccionados por un jurado capacitado. Algunos nos pueden gustar más o gustar menos, podemos discrepar o no en algunas elecciones, pero creo que en esta profesión y en esta ciudad antes o después nos vamos a ver las caras, y que menos que un mínimo de respeto. En el caso del Coco mencionado, puede que se base en otro proyecto de hace años (todos lo sabemos o deberíamos), pero creo que eso no se le habrá pasado al jurado. A mi entender, teniendo en cuenta ese hecho, se ha valorado el esfuerzo y la calidad con la que se ha hecho, y si el proyecto está en el Bianuario es por que eso ha pesado más.
    También creo que estamos ensañándonos con el Coco (no tengo nada que ver con él, ni lo defiendo), y a mi me parece que hay algunos proyectos que me parece que están demasiado verdes, pero eh! es mi opinión, y respeto que estén ahí ya que un jurado lo ha creído oportuno. Todo no va a gustarnos a todos, eso está claro.
    Esta es mi humilde opinión.

    Siento haberme extendido tanto, pero tras el artículo y todos los comentarios… van surgiendo cada vez más cosas sobre las que opinar.

  • picor

    ZZZZZZZZZZZZZ …..ZZZZZZZZZZZZZZ
    (pobrecito zeta, que dolido está y como se enrolla pa na!)

  • Peta Z

    ZZZZZZZZ…….ZZZZZZZZZZZ……..ZZZZZZZ…….ZZZZZZZZZ………..ZZZZZZZZZ………ZZZZZZZZ………ZZZZZZZZZZ………ZZZZZZZZZZ

  • Z

    Sin duda alguna, como bien he podido leer con anterioridad, ésta ha sido una de las entradas mas "sensacionalistas" que he leido en mucho tiempo.

    Solo veo a gente quejándose del diseño actual y del trabajo y esfuerzo que le habrán supuesto a otros realizar sus respectivos eventos y diseños. Sí, hay diseños en este mundo que han sido inspiraciones de otros. ¡Bienvenidos al mundo del diseño! ¿O nadie recuerda la última fusión que realizó Philippe Starck de tres grandes sillas en la historia del diseño para crear la suya? La silla en cuestión gustará más o menos, pero cuando un diseñador reconoce que se ha inspirado en otros diseños para crear el suyo está demostrando únicamente un enorme respeto y aprecio hacia aquellos en los que se ha inspirado, nada más. Podrían habérselo callado al ser preguntados por sus fuentes, pero, ¿Por qué? ¿Para ver si nadie se daba cuenta de ello y la gente les reconocía como los verdaderos autores? ESO es símbolo de poca profesionalidad y ESO es una copia en toda regla.

    Me gustaría que la gente que le gusta opinar tanto escudándose en internet, antes aprendieran de esta sutil diferencia que ha muchos se les escapa.

    Que parece que están esperando todos a que los diseñadores de arriba cagen primero sobre el resto para que sus fieles seguidores que les siguen como borregos coman de sus heces y cagen a su vez sobre la gente que ha tenido los SANTOS HUEVOS de diseñar en PLENA CRISIS y contra todo pronóstico salir adelante. No les vereis a ellos despotricar contra otros diseñadores, ya que tienen cosas mejores que hacer, como por ejemplo demostrar su validez perfeccionando y trabajando en su propio estilo, puliendo sus errores, cosa que debería hacer más la gente que tanto se queja como el mismo autor de ésta entrada.

    Señor Victor Palau, francamente no se quien es usted y aunque me lo dijeran probablemente me olvidaría a las pocas horas. No por que le guarde especial rencor ni nada por el estilo sino porque probablemente usted no haya hecho nada que llame mi atención lo suficiente como para recordarle, mas que llorar en este blog en lugar de levantar el culo y hacer algo al respecto ante la situación actual claro está. Si realmente usted aprecia el diseño tanto como dice y, visto que tiene tantos seguidores que beben de sus palabras como si fuera agua, quizás le convendría hacer algo útil con tanto reconocimiento inmerecido. Alentar a la gente, no a que opine y diga lo mismo que usted pero con distintas palabras, sino a que trabaje y se esfuerce cada uno para que el diseño mejore cada día sin necesidad de buscar culpables imaginarios, que a partir de cierta edad creo ya es vergonzoso a la par que patetico.

    Espero haberme podido explicar con claridad.

    Atentamente,

    – Z.

  • Free

    Raul se puede estar de acuerdo en que a traves de una asociacion se cree un colegio de diseñadores que siente unas bases, apoyen al diseñador y profesionalicen el trabajo del diseño, y se puede apoyar esa causa como ciudadano sin tener que pertenecer a la asociacion; y al mismo tiempo tambien se puede hacer diseño de calidad, y de interes creando nuevas vias de expansion y difusion del diseño y no que todo tenga que pasar el filtro unico de una asociacion. Creo que si, que hay vida y mucha fuera de la asociacion y que es completamente necesaria; gracias a esa heterogeneidad de esfuerzos es posible que algun dia podamos considerarnos profesionales y defendidos en nuestra profesion, tanto juridica como creativamente.

  • Raúl

    respondiendo a srpulpo, las asociaciones son necesarias para conseguir tener fuerza y conseguir objetivos, cierto que hay vida después de una asociación, pero si cada autónomo o estudio va a su bola y no se asocian al final pierden fuerza y todos sus derechos. Que es lo que está pasando si todos los estudios y autónomos se unieran y demandaran un reconocimiento como una buena profesionalización de la profesión con la creación de un colegio de diseñadores (al igual que existen el de arquitectos, aparejadores, abogados, etc.).

    Me parece muy bien que la gente pase y no quiera asociarse y todo lo demás; y encima después se quejen porque lo que se hace desde la asociación no les mola, etc.

    La unión hace la fuerza y es una llamada a todos los autónomos y freelance que trabajan en sus cuevas frente a su mac, pidiendo y reivindicando su puesto dentro del panorama del diseño, que se quejan y critican la labor de una asociación, que en definitiva está luchando por ellos mientras estos le tiran piedras.

    Queréis que el futuro del diseño en valencia mejore, pues eso pasa por asociarse, trabajar y proponer para que este crezca y mejore.

  • Desde Srpulpo apoyamos el artículo dando la enhorabuena a Victor por su valentía y queríamos añadir que… hay diseño fuera de la adcv. De hecho pensamos que es totalmente necesario salir de los límites para crear contornos nuevos que YA están dibujando el diseño de mañana… No nos paremos aquí, hay que seguir… dentro o fuera de una asociación.

  • Raúl

    el gran problema creo yo que radica en que la asociación debería dedicarse más a defender y difundir el diseño a través de intentar por algún medio proteger a la profesión, como creando un colegio de diseñadores que lleva años siendo pedido a gritos; para evitar que cualquier pelagatos con un mac sea "diseñador". Hace más de 10 años que me asocié sólo por este motivo y estamos como al principio.

    Evitar que las empresas copien y reproduzcan los diseños miles y millones de veces y el diseñador sólo cobre una vez (el precio de una etiqueta de vino es el mismo se imprima 200 o 2millones de veces. Y parece que se pierda todo derecho cuando se firma el presupuesto.

    Y un largo, etc., que no voy a decir porque todo el mundo ya lo sabemos y se comenta a petit comité en todos lo corrillos.

    Menos design week y pajas mentales, y más luchar por una profesión que está perdiendo todo su valor por culpa de las nuevas tecnologías, la acción de las asociaciones y artículos como este.

  • Migue

    Al asistir a este tipo de saraos, y leyendo todos estos comentarios, acusaciones, críticas, excusas, reivindicaciones y demás charlatanería, a veces uno preferiría sentirse más fuera que dentro del diseño valenciano. La construcción de cualquier cosa, en cualquier disciplina, necesita y merece mucho ánimo, mucho optimismo y energías positivas, y cualquier elemento pesimista ha de ser excluído en pro del buen avance del proyecto….Pero esque aquí, en Valencia, no se puede. Que todo el mundo se lo quite de la cabeza, aquí no hay ni habrá JAMÁS diseño mientras se hagan las cosas así.

    El problema valenciano no es un cáncer, es una metástasis irrevocable, y se ve allá donde mires. El diseño valenciano tiene la representación y los estandartes que merece. Y eso que, de momento, esa representación la llevan los "buenos". Con el finísimo hilo de esperanza que queda después de todo este esperpento, sólo me queda decir que ojalá el futuro del diseño valenciano no dependa de las "nuevas generaciones" que subieron al tablao a recoger su premio-molde con el pelo moldeado, gafas de pasta, pantalon de pitillo y mucha desfachatez. Por el momento, en Valencia se premia la pachanga, la cara dura y la mediocridad, como el padre que compra un deportivo a su hijo/a por haber aprobado el selectivo con un 5. Y el hijo resplandece de felicidad con su premio, orgulloso de su hazaña, contento por saber que, no sólo podrá esconder siempre su mediocridad, sino que además la premiarán. No necesita más esfuerzo, los suyos le respaldan.

    Lo primerísimo que falta es la humildad necesaria para reconocer que no somos nada, y no podemos pretender ser gran cosa tan sólo porque UNA asociación de diseñadores lleve 25 años intentando promover el diseño. Y eso es lo que más cuesta. Sólo cuando uno se desprende de toda vanidad puede comenzar a trabajar seriamente.

    Muy bien, hay que seguir, pero sin galas, sin premios, sin bianuarios infames, sin rellenos, con muchísima más seriedad, que el nivel valenciano no está para celebraciones de ningún tipo, y para muestra un botón. Los premios matan la humildad, nublan la verdadera razón de lo que supone el diseño, y provocan justo el efecto contrario que dicen perseguir. Y si un presidente de cualquier Asociación ha de cobrar para que todo adquiera la dimensión y el sentido que merece, pues que cobre, y que no se excuse en su altruísmo para justificar unos resultados tan pobres. Todo trabajo merece ser remunerado.

    No quiero ser el pesimista que sobra en cualquier proyecto, pero así se van las ganas de todo, bueno de casi todo.
    En cualquier caso me gustaría mucho poder sentirme más orgulloso del diseño valenciano en general algún día, seguiremos trabajando para lograrlo.

    Saludos y ánimos a todos, a pesar del tono del mensaje.

  • maria

    Estar seleccionado en el libro ya es un premio.
    (Y somos 2 marias diferentes)

  • Enrique

    Dani (CoCoautor) si te apetecía hacer el mapa tipográfico de tu querida ciudad y ganar dinero haciéndolo; podrías haber contactado con NB Studio para proponerles una colaboración. Podrías haberlo hecho con su consentimiento, compartiendo un % de las ganancias. Entonces podrías estar orgulloso de tu trabajo.

    Pero como directamente te has copiado, será mejor que no digas nada más y tengas un poco de vergüenza.

    Y si no fuese en BN no solo seguiría siendo una copia, sino que además sería una copia muy mala…

  • Eduaro

    Dani la inspiración, bueno más que eso diría yo esta clara.

    El problema es que no eres diseñador consagrado y reconocido, sino más de uno hubiera salido a la palestra a defenderte y escribir alguna nota al pie al respecto.

    Has de coger otra postura y no decir nada y asumir que te han cazado y la marea pasará, como hacen los grandes o políticos no dan explicaciones y van a lo suyo.

  • vicente

    Dani, en la revista Vaya Tipo del Congreso de Tipografía de 2008 salió publicado a doble página y en formato grande el cartel de NB Studio. Es un trabajo conocido por todos, en todas partes… y los otros posiblemente son 'cocos' igual que el tuyo. Mejor no sigas hablando que lo empeoras. Tal vez nadie quiso decirte nada, como ejercicio esta bien, con gran esfuerzo, pero lo que has hecho está muy claro.

  • Vuelvo a escribir, porque veo que mi explicación anterior no es valida. Muy bien es una copia según los que escribís aquí, ¿entonces este mapa de San Francisco (http://store.axismaps.com/product/san-fransisco-2nd-ed-black), o este de Manhattan (http://store.axismaps.com/product/upper-manhattan-black), también lo son?
    Por otro lado el Mapa Tipográfico de Valencia lleva un año y pico dando vueltas por la red, se ha presentado en exposiciones, etc. Y todo eran parabienes, enhorabuenas, y "que bonito es" ¿Y hasta ahora nadie concía el de Londres? Lo siento señores/as pero no me lo creo. Así que comentad lo que queráis, me pareció oportuno en su momento diseñar un mapa tipográfico de mi ciudad y así lo hice con mayor o menor parecido a otros, y estoy orgulloso de mi trabajo y de los 3 meses que me costó llevarlo a cabo. Estoy seguro que si no fuese negro sobre blanco y llevase colores ya no sería una copia para muchos.
    P.D: Por cierto Maria, yo no he ganado ningún premio por el mapa.

  • maria

    Aprovecho para hacer un apunte que nadie ha hecho hasta ahora y me parece raro que nadie haya caído.
    Todos estamos dando nuestra opinión sobre el Coco, que soy la primera a la que le parece fatal que el autor intente defender lo indefendible, yo soy la prmera que cree que deberíamos matar a más de un diseñador, ¿por qué nadie se ha fijado en la persona que les dió el premio?
    Aquí todos podemos presentar proyectos copiados, malos, buenos o regulares, pero la labor del jurado es darse cuenta también, juzgar, valorar y premiar a los mejores no a los copiados.

  • Aprovecho la ola para exponer una crítica, constructiva y que además ya he oído en corrillos: la producción del libro está muy lograda y felicito a los responsables pero, además de dicha publicación ¿por qué no una versión popular, económica y masiva? ¡que la gente de la calle pueda ver y entender lo que hacemos!

  • Eso de que no cobran es mentira. Hay muchos que cobran y la mayoría de proyectos la adcv paga por ellos. Ese rollito de que como no cobro puedo hacer lo que quiero no se aguanta. Primero sí se cobra. Hay tres maneras: 1. Con dinero. 2. Con beneficios sociales 3. No pagando la cuota de socio que los hay.

    Ya está bien el tema ese de que 'es que como no cobramos' tendríais que darnos las gracias. Hacer algo en la ADCV significa ser el representante de los demás y si se hace mal es como lo hiciéramos mal todos.

  • maria

    Sinra tienes razón, perdona, no conocía, ni conozco la trayectoria de la presentadora. Y pienso que hizo lo que le pidieron, que fuera rápida y breve para no "aburrir" y me refería a eso, que creo que debería haberse profundizado mas en el trabajo que premiaban, en los argumentos del jurado de "porque" ese era el ganador. Seguramente entonces hablarían de lo "aburrido" que hubiera sido, ahí esta el tema. Hacía donde queremos dirigirnos? cual es el futuro? mas y peor? o menos y mejor?

  • Sinra

    A la presentadora no le faltó profesionalidad, que le sobra, le faltó alguien que le explicara el "tono" de la gala, nada más. Y eso no es responsabilidad de ella. En cuanto a los vídeos y la música, bueno, es cuestión de gustos, pero estamos en lo mismo.

    Por otra parte es curioso ver como hay voces que ven como la gran solución el debate interno en la adcv. ¿pero acaso lo de este año no es precisamente el resultado de eso? Da mucho que pensar

  • En total acuerdo contigo Maria hay muchas cosas que se han hecho bien, mucha gente organizando y mucha gente sin cobrar un duro desarrollando proyectos por amor al diseño (entre los que me incluyo).

    Eso si como comentamos hay cosas que no se estan llevando bien y se deberian reformular o suprimir.

  • maria

    Creo que de los comentarios se puede extraer el descontento general y lo de acuerdo que estamos la mayoría con el artículo. Pero si bien es verdad, que la mayoría de los participes (organizadores, currantes, ..) de las acciones de la ADCV no cobran nada por todo el tiempo y esfuerzo que le dedican, esto debería reconocerse y agradecer. Por lo menos así era antaño, porque no es el caso de la VDW, que contaba con un presupuesto. Habrá que esperar a la junta anual para entender mas a fondo que se ha hecho con el presupuesto. Y así poder hablar con mas conocimiento.
    Creo que como dicen, las opiniones deben venir de todos los frentes, no debemos hablar entre nosotros sin saber que opina la gente. Es muy muy importante conocer como han percibido las empresas valencianas, los ciudadanos de a pie, todo esto, se han enterado? Este es un estupendo medio para enterarnos, ya que no solo lo leen diseñadores, verdad gráfica? personalmente creo que la ADCV debería premiar tanto al diseñador como a la empresa que invierte en diseño, por muy pequeña que sea. Esperando que quizás así logremos hacer entender lo importante que es el diseño para las pymes, grandes empresas e incluso autónomos. Creo que este debería ser el objetivo fundamental en el que se basarán todas las acciones de la Asociación.
    Que se premien cosas hechas para la asociación no me parece mal, porque pienso que en realidad estas premiando el trabajo del diseñador, no al cliente.
    Y lo del "coco" creo que todos nos podemos inspirarnos en otras cosas, o hacer algo que desgraciadamente se parece mucho a algo que ya existe, pero reconocer que se ha copiado literalmente, y encima ha vendido el proyecto, me parece falta de profesionalidad.
    Añadir que el libro es un completo "lio" y que lo mejor en dos años de Editorial sea un cartel. No lo entiendo.
    Y en la gala también falto profesionalidad con esa presentadora, en el video y la música. En los trabajos premiados hay mucho trabajo detrás que no quedo reflejado.

  • Desde ESTABLIMENT apoyamos este artículo de Graffica.

  • Tipode recolza a Graffica.

  • Manuel Martín

    ¡AMEN!

    Todos pensábamos lo mismo y muchos nos callamos, eso es más triste aún, no tenemos sentido crítico, aceptamos lo que hay.

  • No asisto a este tipo de eventos. No me seducen. En consecuencia no puedo opinar sobre la VDW pero sí sobre el diseño en Valencia.
    Victor, estoy de acuerdo con tus argumentos y creo que has tenido valor al exponerlos y al utilizar este soporte para difundirlos.
    La cultura de los eventos y de los premios se ha cargado la cultura del diseño. Se valora la ocurrencia y no la idoneidad. Se premian trabajos conceptualmente pobres y mal resueltos gráficamente.
    Hace tiempo que el diseño (el de verdad) cambió, pero aquí, en Valencia, todavía no nos hemos dado cuenta.

  • Eduaro

    Estimado fer, en ningún momento he dicho que no haga falta criterio ni saber en que dirección, pero pienso que Víctor como miembro del adcv y responsable de su blog en vez de tirar dardos envenenados que intente y exponga esto en el junta general y proponga candidatura para cambiar las cosas, si no simplemente lo que veo es que solo quiere tener muchos lectores y ya esta.

    Por otro lado, lo que ha sucedido se veía venir desde que se lanzo vía Mail el brief de la vdw, que no había por donde cogerlo y luego nos quejamos de los clientes.

    Y en referente al coco, no es tal sino que encima reconoce que lo ha copiado, oye no que el mío es de Valencia, los tamaños y textos no son los mismos, joer vaya face, ahora si que deberían "matar al diseñador". No en el sentido literal.

    Pero bueno ta lo decía la Biblia que tire la piedra quien este libre de pecado, todos y digo TODOS grandes y pequeños seguro que tenemos trabajos extrañamente similares a otros.

  • Miguel Ángel coincido contigo al 100% y vuelvo a repetir que sigo sin encontrarle un balance equilibrado al FFED en el que blogs como core 77 han dedicado un mero breve en el cual podemos comprobar que no tienen ni idea ni interes de lo que escriben, más por compromiso que por ofrecimiento o voluntad…Es algo vergonzoso!

    http://www.core77.com/blog/gallery/core77_photo_g

    animo al no anonimato al comentar!

  • sushimori

    Este artículo era completamente necesario. Quizás a algunos no les interese pero habla por prácticamente la mayoría de diseñadores de esta Comunidad. Primero quería analizar los principios de ese maravilloso programa de la VDW que se acabó la primera hora de repartirse. Aquí dice: acercar y difundir el diseño a la sociedad, acercándolo al tejido empresarial, y lo más importante: generar alcance mediático del evento.
    Y yo me pregunto: que alcance mediático se puede dar a los ciudadanos y empresarios que andan ciegos por la ciudad acertando a ver si encuentran los sitios ya que sólo unos cuantos agraciados se hicieron con un programa. La gente se lanza a la calle y las facilidades no se dan, no se les facilita la info básica con el plano de los lugares, todo el mundo lo pedía!! Y es que el "fallerismo" (que no les gusta nada que digamos aquí) se da cuando se hace un programa de 76 pág. o nada.
    SOLUCIÓN PARA LA ADCV y VDW:
    Una forma económica de organizar es que si no hay dinero se hacen trípticos con la info más útil (que con el dinero de los programas da para hacer 10 veces más) y el programa se deja para internet y la web.

    Por otro lado, la gestión de este evento; y voy a destacar esto que me parece de lo más importante. La gestión más importante viene de la mano de los más de 95 estudios, diseñadores, ilustradores, ingenieros, arquitectos y demás profesionales que de forma autónoma han preparado, diseñado e invertido su propio dinero en generar todas y cada una de las exposiciones de esas 3 maravillosas rutas. Que de añadir sobre los comentarios, que mediocre o no la calidad de sus trabajos, no sólo es admirable el esfuerzo de ellos en estos tiempo sino que además fue palpable que de todo lo expuesto floreció lo mejor de toda la VDW, la pena que no hayan podido verlo muchos de los asociados de la ADCV, que lo mismo encontraban cosas interesantes allí, entre los que no son sus socios.

    Pero bueno, a mi lo que me parece es que el señor Víctor Palau ha abierto una veda no sólo justa, sino comedida de todo lo sucedido. Yo te brindo mi aplauso por las cosas que tengas que leer/oír de los organizadores que serán los más super ofendidos, pero la realidad objetiva es que tienes toda la razón le pese a quién le pese.
    Creo que entre todos los que hablan se exponen argumentos suficientes como para determinar que algo no estamos haciendo bien señores de la ADCV. Es inevitable que aparezcan críticas, porque así son las cosas cuando los eventos que se plantean son públicos y los pagamos todos, pues nos gusta opinar, y… opinar en abierto!! nada de petit comité a puerta cerrada… Y cuando además, e insisto, no sólo lo organiza la ADCV y la comisión de la VDW, sino todos los que participaron.

    Lo que queda claro es que tenemos que plantearnos otro formato, otra gestión y organización si verdaderamente queremos fomentar el diseño de calidad en nuestra Comunidad, que los que lo queremos de verdad lo decimos, y no lo decimos para fastidiar… quien crea que fastidia, es que no ha entendido nada!

  • Miguel Ángel

    Lo del bianuario me ha parecido más un café con amigos dándose palmaditas en la espalda felicitándose por lo buenos que somos (algunos más que otros), que una entrega de premios seria. Como dije antes, lo bueno queda eclipsado por lo mediocre o lo cutrón, si me lo permiten. El "CoCo" es de traca, aunque hay otros que chirrían hasta dar grima. Que la ADCV se autopremie sus propios proyectos al estilo todo queda en casa, es un disparate. Que la presentadora cante los premios en plan bingo entre amigos, no tiene gracia. Y no entiendo la obsesión valenciana por ser la capital de todo! Por este camino de banalización, mal vamos. Y por último, lo del premio internacional a MUJI, me parece de lo más oportunista. Aprovechar la inminente apertura de la primera tienda en valencia suena un poco cutre. Lástima que apple no ha llegado a tiempo!

  • Enrique

    Lo siento pero es que no puedo dejar de decir lo fuerte que me parece el «coco» que denuncia Víctor en el artículo; y la cara dura con la que su autor se excusa. Simplemente me parece alucinante.

    Y aprovecho para volver a apoyar personalmente lo denunciado en el artículo.

  • Miguel Ángel

    Creo que el artículo mete el dedo en la llaga o en el ojo, según se mire!. Estoy totalmente de acuerdo en todo, pero así son las cosas por estas latitudes. No sólo en el ámbito del diseño, también en la arquitectura, música, cine, teatro, eventos,… y sobre todo en la política. No hay más que tirar de hemeroteca y ver detenidamente como se ha gestionado y en que ha quedado la Mostra de valencia ó la bienal de las artes (os acordais?, se celebraron dos!), ó el València Escena Oberta VEO, ó el Sagunt a Escena, Casa Decor,… eventos de gran interés que empiezan con mucha fuerza, a lo grande, con mucho ruido como tu bien apuntas, pero que mueren de éxito, se adulteran, se banalizan, … desaparecen. No es el caso de la VDW, pero se corre el riesgo de quedar reducido a un mero escaparate sin contenido (de calidad), donde tiene cabida todo: lo bueno, lo mediocre y lo malo. Y en ocasiones el buen diseño puede quedar eclipsado por el ruido, y pienso que és lo que realmente ha ocurrido este año. En fín, como apunta Juanico, queda mucho por hacer y rectificar es de sabios! Lo de las grandes ausencias es algo que no puedo entender! En fín, todo se verá!

  • Enrique

    Creo que el artículo es simplemente justo. Le pese a quien le pese. En ningún momento deja de reconocer el gran esfuerzo realizado.

    Lo único que se está logrando con este tipo de eventos es que cada vez se entienda menos nuestra profesión. La llamada «cultura del diseño» va en nuestra contra, es una gran mentira que algún día nos reventará en la cara.

    En fin, besos.

  • Fer

    Eduardo, además de tiempo y trabajo, que de lo primero salvo cataclismo tendremos de sobra, y trabajo, que sin duda ya se ha hecho mucho, digo yo que también hará falta criterio y saber en que dirección ¿no?

  • eduardo

    En mi opinión este tipo de artículo que ha escrito Víctor me parece "sensacionalista" y con la única iniciativa de armar ruido para conseguir lectores de su blog, bravo lo has conseguido¡.

    En cuanto a sus opiniones no voy a entrar en si son acertadas o no, solo digo que todo el mundo queremos un ferrari y que no basta con pintar a un burro de rojo para ir tirando con creatividad.

    Creo que lo que todo el mundo queremos es que Valencia sea un punto de referencia para el diseño y se conseguirá con el tiempo y el trabajo duro, no dando artículos de opinión sensacionalistas.

  • Anonimus

    Pues yo sinceramente creo que hay que escuchar no sólo a la gente de la ADCV (no hace falta recordar que existe vida fuera de ella), sino y lo que para mi es más importante, a la gente de la calle, a la empresa, al usuario del diseño, al ciudadano, para ver si de verdad esto ha servido para algo. Es necesario saber si el profano, el que al final nos consume, y sobre todo el que nos puede pagar, se ha enterado de algo más aparte de que los diseñadores tienen mucho tiempo para tomar copas, lo otro es como hacer una paja a un muerto y solo sirve para engordar unos cuantos egos y tomarse 4 cervezas con los colegas. Para resumir, creo que si es necesario un debate público, porque público es el evento, y sí, la ADCV organiza, pero las opiniones no solo pueden, sino que deben ser de todos. Así que bravo por Graffica porque lo único que ha hecho es hacer público lo que se decía en muchos corrillos, al margen de que nadie ha dicho que no haya habido un esfuerzo muy grande por parte de todos. Eso si, el artículo se plantea si la dirección es la correcta y algunos pensamos que no.

  • Josep gil

    No quería tampoco lanzar un mensaje anónimo, y completo la firma

  • Josep

    No pensaba hacer ningún comentario aquí, en Gráffica, antes de reunirnos como junta de ADCV a analizar lo que se ha hecho y los errores y los aciertos, que de ambos los hemos visto, y atribuir responsabilidades para dirigir esfuerzos, en cuanto a organización pero también en cuanto a contenido, que en parte no es lo mismo. Creo en la crítica como método de mejora, bienvenida sea, y por coincidir en gran medida con lo dicho por Víctor, ojalá sirva para potenciar el debate interno al respecto. Pero la leo con pena por su valoración ante un gran esfuerzo, no voy a repetir lo dicho por Tomás Gorría, con el que coincido en gran medida, como él la veo injusta, si no por el fondo sí por la forma y por que a pesar de su extensión deja ciertos aspectos indefinidos. Lo primero que pensé al leerla fue exactamente lo mismo, si habíamos dado con el "fallerismo" por un lado, no fueramos a caer en otro ejemplo claro de nuestros rasgos diferenciales, el cainismo, sólo quedaría entonces un elemento más para acabar de completar el panorama de la idiosincrasia valenciana, el planteamiento de una alternativa a VDW o ADCV, espero no dar ideas para no encontrarme con una realidad que, a priori, no me parece ni bien ni mal sino que simplemente me aburre.
    Leo el artículo como la voz de un medio, su crítica específica obligada y clara, necesaria y deseada, pero el debate entre los socios para mejorar ADCV o VDW no lo entiendo sino interno a la propia organización, y ahí sí que hecho en falta que se concrete un debate. Me gustaría escuchar esas voces que escucho aquí tan críticas y otras que no aparecen pero las hay, antes en el propio seno de ADCV, ir más allá del chascarrillo con una cerveza en la mano, del comentario en una comida con colegas o en un foro publico, sentarnos en la sede de ADCV para concretarlas. Y también me gustaría que los responsables de cada evento supieran integrar opiniones y participaciones, y despersonalizar los proyectos. No es una denuncia este comentario, sino una invitación.
    Como socio el debate que más me interesa, mi aportación sea más o menos acertada, va a ser antes en ADCV que en público, no entiendo lo otro sin lo uno.

  • GD

    vaya, y esto lo escribe el mismo que hace un año había descubierto la fórmula perfecta para organizar unos premios (http://graffica.info/2010/12/13/porque-unos-premios/) aunque para ello necesitó poner a parir a todos los demás premios… al final, como suele pasar cuando la gente cree haber dado con la fórmula perfecta y que todos los demás se equivocan, eran un bluf; te doy un 5% de razón, y un 95% de envidia y fracaso.
    Lo triste es que para sentirte bien, otra vez necesites atacar el trabajo de los demás… eso sí es fallerismo en estado puro. Tienes una web que no está mal, pero solo eso. Empiezas a creerte que es algo más, y se te puede volver en contra.

  • Carlos Martin

    Si realmente queremos profesionalidad en el diseño valenciano, empecemos por no discutir esto de manera pública. Existe una asociación que está para éste tipo de cosas.

    Las críticas y las reflexiones se deben tratar con seriedad y profesionalidad. Opinar es gratis, pero no todas las opiniones son igual de válidas.

    Así que, bienvenido el artículo, si sirve para reflexionar y mejorar.

    Ánimo y suerte.

  • tomas gorria

    En primer lugar, creo que hay que felicitarse por el mismo hecho de que este debate se haya suscitado; es una buena noticia. Pero a pesar de que en terminos generales puedo coincidir con el analisis de fondo, en el sentido que hay que cuidar más los contenidos y la organización, y que posiblemente haya que repensarse el diseño y la gestión de la VDW a través de un proceso más abierto a los socios de la ACDV, la sensación que tengo es que la de arriba es una crítica globalmente injusta e imagino la extraña sensación de quienes se han dejado las pestañas en este proyecto, en muchos casos parte con grandes dosis de voluntarismo.
    Me da un poco de miedo que esto provoque un efecto no deseado, y haga tambalearse la propia VDW. Para evitarlo, creo debería abrirse un proceso autocrítico en el seno de la ADCV y articular mecanismos para que quien presente alternativas razonadas tengan la posibilidad de exponerlas, someterlas al juicio de los socios para que puedan llevarse a cabo en próximas ediciones, desde la participación y la transparencia.
    Con lo que está cayendo, la propia existencia de la VDW es casi un milagro, y seria lamentable que al "fallerismo" se le añada otra de nuestras señas de identidad como la del "cainismo" y se vaya todo al garete.

  • maria

    Ante todo tengo que decir que estoy bastante de acuerdo con toda la opinión.
    Por desgracia este año no he podido asistir a la VDW ni participar tampoco, todo lo que he sabido ha sido por la info digital y por los links. Esto me ha hecho sentirme bastante triste, además de que me he perdido ver en directo el diseño, por que es una semana donde ver a personas que no ves en todo el año, un evento de amigos.
    Estoy totalmente de acuerdo que tiene un punto de pescadilla que se muerde la cola, evento de diseñadores para diseñadores, donde se salta de local en local buscando canapés gratis, yendo a ver a los eventos de amigos, a que la gente te vea y como no todo cabe por que es una semana y estoy de acuerdo debería de ser un mes para verlo todo, pues yendo a ver a los de siempre y el resto se queda sin el público, sin la traca y al final sin la publicidad.
    Considero que si no se puede ver todo, habría que dar una solución. Mucho trabajo para que tu trabajo se quede sin espectadores, o no llegue a ningún lugar es muy triste.
    En cuanto a los premios creo que a veces deberíamos agachar las orejas, empezando por uno mismo, aceptar las críticas y aprender de ellas, intentando mejorar como profesionales, no siempre se acierta, ni siempre se falla, pero por el simple hecho de que un proyecto haga más ruido no tiene necesariamente que tener más calidad, se ve a diario, o al menos es una impresión que yo tengo.
    No podemos compararnos con la LDW, pero si la diferencia es la economía joder creo que aquí hay mentes creativas suficientes como para ponerse las pilas y componer algo bueno que suene bien con el volumen bajito y no un ruido que solo despierte a los vecinos.

  • juanico

    Quería agradeceros todos vuestros comentarios y decir que estamos tomando nota de todos ellos para mejorar futuras ediciones, también son una gran ayuda para poder mejorar la percepción que tenéis sobre la VDW, la ADCV y todos sus proyectos.
    Para cualquier duda os animo a que os acerquéis a Las Naves para conocer mejor la ADCV y las cosas que se hacen. Gracias!

  • elena

    Voy a añadir al respecto de los comentarios que he leído, puesto que he hecho mi comentario sin leer los post de los demás, que este evento ni por asomo se puede comparar con el MAD. Si es cierto que no es un evento perfecto, que de entre todos los que seleccionan quizás no siempre den con los mejores de cada campo o como ocurrió este año que se fueron más que nunca a las nuevas tecnologías con el 3D y los más In en todo… pero, existe un valor diferencial y es la capacidad enorme que se les entrega a los ponentes de compartir experiencias, de sí mismos y sus trabajos, sus procesos y sus problemáticas, cosas que los profesionales les sirven y que a los que se quieren dedicar a ello, aprenden a ver. Se le entrega un tiempo y un espacio al creador y a su trabajo.
    Son eventos diferentes porque en la VDW existen muchas partes… de ello para mí nace la idea de verlo como si de una mascletá se tratase. Es una semana, en siete días pasa todo, un bombardeo de información que ni un superman sería capaz de verlo todo y eso. Conferencias, presentaciones, talleres, exposiciones, premios, ponencias, … se montan se colapsan, en definitiva muchas cosas interesantes se eclipsan y no se les da el valor que tienen. Pienso que esto no puede ser. Si tiene q ser el mes del diseño para que entre todo que sea. Si tiene q ser la semana del diseño y q entren los de siempre, pues q lo hagan los de siempre y dejen de dar a entender q dan oportunidades fingidas a los demás.
    No dudo de los presupuestos, no dudo de la entrega ni del buen hacer o de la buena intención de la organización, pero, a esto le sobran ganas y buenas intenciones, y le falta mucha pero que mucha organización y buena gestión.

  • Mañana si queréis hablamos del FEED…Es realmente rentable? De que parte del presupuesto de la VDW estamos hablando?

  • elena

    Estoy completamente de acuerdo en todo… sobre todo en el concepto global de "mucho ruido y pocas nueces" que en general es lo que me ha parecido la VDW. Por difícil q pueda parecer soy valenciana y diseñadora y jamás había visto ni participado del evento hasta este año, y mi impresión es q todo ha sido muy mediocre.
    No tuve el placer de acudir a la entrega de premios (estaba como loca montando mi expo en un espacio distinto al que me tocaba), pero considero que un premio se tiene q "hacer valer" sobretodo por quienes lo conceden, y que menos q explorar un mínimo al autor y proceso de su trabajo. Eso es como poco aleccionar sobre el "buen hacer" y hacer partícipe al mundo del buen o mal criterio de los seleccionadores.
    Por otro lado, la misma gestión del evento fue una auténtica locura, y eso si fue un correprisas… parecía q se pretendía hacer así de PUM todo, como si las cosas buenas no costasen su tiempo. Poco tiempo de preparación para los participantes de las rutas, mala gestión y concesión de los espacios, ninguna ayuda (ni de carácter económico ni de asesoramiento). Por mi parte, he de decir que me decepcionó mucho el hecho de que no se contratara ni a un triste fotógrafo para retratar todas las zonas… solo aparecen en la foto los mismos 3 estudios de siempre, debe ser que solo exponían ellos 3 y que todos los demás estábamos de relleno… porque, la realidad es que he visto cosas mejores en los pequeños espacios que en toda la VDW. Gente que innova y que apuesta precisamente por un evento que da audiencia, para sencillamente quedarse mas pobre que antes de participar… mi pregunta es, con estas, quién va a querer participar próximos años? Con lo fácil que es aprovecharse de esa sinergia que sale sola de la gente… entra mala leche la verdad.
    Por otro lado que, no sé los demás pero a mi me pasa que esto no se sabe si es el día del mueble o un verdadero evento dedicado al diseño con todas sus ramas.
    Y con todo esto, de que manera se van si quiera a "enterar" los posibles compradores de que existimos?
    Nada que no… no me convence este evento para nada, y coincido del todo en la idea de "falleros" que nos quieran poner, pq tienen toda la razón, muy a mi pesar.

  • Hola Victor:
    Primero quiero agradecerte la cobertura que has dedicado estos días a los proyectos de la ADCV.

    Por alusiones quiero contestarte a algunas cosas que comentas en tu articulo, voy hacerlo por temas:

    Respecto a Zoco: La ADCV hizo todo lo posible para que ZOCO, expusiese en la VDW, incluso movimos sus propuesta a algunos patrocinadores, pero por desgracia no fue posible, la ADCV no puede patrocinar eventos colectivos dado su carácter de asociación e hicimos todo lo posible para que ellos participaran y nos dio mucha pena que no lo hicieran.

    Respecto a la ADCV y sus objetivos: No tenemos indefinición de proyectos simplemente tenemos muchas limitaciones quiero recordar a todas esas personas del foro que nos critican (Rebeca) que nadie de la junta cobra por estar en ella, es más a mi me ha costado dinero dirigir este proyecto durante este tiempo, la profesionalidad de la junta está claramente demostrada, por el curriculum de sus componentes. Todos los proyectos tienen el objetivo de hacer que los diseñadores tengan un altavoz para que sus trabajos sean reconocidos y valorados y por eso se montan los premios y la VDW. Victor, me duele que digas que los proyectos los hacemos con un sindrome de fallerismo, tu conoces bien la asociación y sabes como trabajamos y no es justa esa calificación.

    Respecto a los Premios ADCV: es imposible hacerlo bien, además de las críticas yo también he recibido felicitaciones por como se había desarrollado la gala por su agilidad y sencillez, quiero recordar que entre los 500 invitados, también habían empresas e instituciones por lo que no era una fiesta solamente para nosotros. dar 20 premios si no los gestionas bien puede convertirse en una gala eterna (duró una hora).
    Victor, sabes lo que pasa, que cuando la junta se pone a trabajar en estos temas, pide ayuda a todos los asociados y el índice de participación es mínimo y en cambio es indirectamente proporcional a las críticas que nos dedican. A cada premiado se le entrevisto y movimos la entrevistas a los medios para que las publicasen.

    Nos comparas con LDF, me enorgullece, pero deberías decir a todos tus lectores el presupuesto que manejan ellos y el que tenemos nosotros, por desgracia eso es una gran diferencia, nosotros por primera vez hemos conseguido que la ciudad de Valencia empiece a implicarse y poco a poco iremos profesionalizando más los proyectos, pero tenemos que ir paso a paso.

    Victor tus criticas son bienvenidas y te garantizo que seguro la nueva junta las tendrá encuenta, pero quiero que te quede claro una cosa, las cosas se han hecho de la mejor manera que hemos podido, nos habremos equivocado en cosas, pero estoy seguro que en algo habremos acertado y sería de agradecer por tu parte que reconocieras por lo menos algo de ello, destruir siempre es más fácil que contruir y estamos en una época en la que tenemos que construir entre todos una mejor asociación, por eso animo a todas esas persona que nos critican que se unan activamente al proyecto de la ADCV para mejorarla día a día.

    Un saludo a todos y gracias por todos por participar en los proyectos de la ADCV aunque sena los más falleros del mundo.

    Nacho

  • Como implicado en el supuesto "Coco", ya que yo fuí el autor, deberías saber que se parece al mapa tipográfico de Londres ya que la idea surgió al ver este; busqué diferenciarme del original usando mayúsculas y minúsculas, y distintas fuentes dentro de las dos familias que se usaron (Helvética y Gill Sans), busqué que el único parecido que tuviese con el de Londres fuese el negro sobre el blanco. También deberías saber que este proyecto que críticas llevó 3 meses de trabajo, y que lo ha seleccionado un jurado compuesto por Xènia Viladàs, Martín Azúa, Rafa Soto y Pablo Rubio (para el Bianuario); que ha sido publicado entre otras webs en Cuatro Tipos; y que la Universidad de Valencia compró 3 mapas impresos y uno digitalizado. Como bien dices en el artículo deberías conocer la historia que hay detrás de cada proyecto.

  • Molt interessant el que expliques pero penso que gran part del que dius es podria aplicar també a BCN i a MAD i alli no tenen falles… potser el que tenen son mases patums.

    Mentres el disseny no sigui vist com un negoci, els espectacles i setmanes que es facin a Valencia o qualsevol altre lloc, estaran més aprop del circ i la festa que del negoci profesional.

  • Tot molt bo i de categoria ¡

  • pe

    Malalt de les falles, gràcies! Què hi ha de mal en reunir-te amb els teus per fer-te'n una mentres veus projectes? Jo pense que fins i tot va sobrar serietat, dóna llàstima que es pense que el disseny és un negoci aixi de fred. Aclarir que hi ha moltes realitats a l'article, clar i fins tot que siga dur és bò.

  • Baptiste

    Felicitats per atrevir-te a dir el que molts dissenyadors pensem de la VDW i dels "saraos" valencians en l'àmbit del disseny.

    La gala de lliurament dels premis ADCV em va semblar VERGONYOSA de cap a peus.

    Estic totalment d'acord amb tu quan dius que es dóna massa importància als premiats, a eixir en la foto i a la festa de després i massa poca importància (o cap) a l'essència, l'encàrrec i l'objectiu dels projectes, que al final és el més important de la nostra feina.

  • ricar

    jajaja, me da penica reirme, pero tenía muchas ganas de leer esto. Al final va a ser cierto que en Valencia todo se hace para aparentar. No creo que lo primero que se piense de un valenciano es que sea 'fallero'. Lo primero que se piensa es que es 'corrupto', especialmente si se tiene alguna relación con las instituciones públicas. Esa sí es nuestra imagen en el exterior. Lo dicho, penica me da.

  • Cristina

    Gracias Victor!!!
    El mejor resumen que se podía haber hecho!!

    Por cierto, sin ánimo de ofender a nadie, "un niño de 3" pero que debería tener 25 a sus espaldas ¿no?.

  • Alex

    María, estoy de acuerdo contigo. Ha sido un evento de diseñadores para diseñadores, y eso no tiene ningún sentido. Y eso por no hablar de la profundidad de las diferentes muestras que en muchos casos se podían haber obviado. Ni criterio, ni temática, ni profundidad, solo cantidad, y claro, se notaba mucho. Juanico, el niño andaba mejor el año pasado, este simplemente era más grande.

  • maria

    Estoy de acuerdo en TODO, sobretodo en el objetivo mas importate que debería haber detrás de la ADCV de sus premios y de sus eventos, y que es inexistente "reunir compradores con vendedores, a unir ideas con profesionales y problemas con soluciones". Además añadiría lo "cogido por los pelos" que era el vídeo y la música que supuestamente representaban al buen diseño de la Comunidad en los Premios ADCV.

  • Jennifer Pére

    Amén

  • I per últim, una pregunta: Quantes (i quines)Falles has vist en 2011? Si la resposta és només Falles d'especial o les que apareixen per la tele, et convide a tindre una visió més global de la festa xafant carrer… no des d'un pedestal de columnista web ;)

  • Et convide a visitar Falles com Lepanto – Guillem de Castro, Castielfabib – Marqués de Sant Joan, L'Antiga de Campanar, Plaça Jesús, Primado Reig-Vinaroz,…

    Infantils com Convent Jerusalem, Benicalap, La Bicicleta, Doctor Collado, L'Antiga infantil, Dr. Sanchis Bergon, Garcia Morato – Yecla…

    I podria continuar amb un bon etcètera de realitzacions de Falla que treballen amb il.lustradors, dissenyadors, dibuixants de còmics i professionals de la indústria del disseny que mostren que les Falles, malgrat el que dius, estan vivint un procés de renovació, no tan ràpid com ens agradaria, però al cap i a la fi procés.

    Et convide a mantindre un diàleg més a fons amb estos professionals. Si vols, jo puc facilitar-te el contacte. Inclús m'oferisc a xarrar amb cafè de per mig per veure que tot no és tan negre ni tan despectiu com menciones ;)

  • Ens podem quedar amb un missatge negatiu de les Falles, com el que llances… o podem analitzar les Falles amb una visió històrica i contemplarem com que eixa afirmació no és tan rotunda ni certa com apareix en l'article.

    En l'última dècada, junt amb els anys 90 del passat segle, un nombre considerable de nous estils han aparegut al cadafal faller.

    Podria nomenar fins a 15 dissenyadors que s'han incorporat en els darrers 5 anys a la creació de Falles. Dissenyadors de fora del món faller, externs al món faller. Però veig que això no es reflecteix en aquest article.

    No negaré que cal fer molt camí i que s'han de millorar moltes coses, però tampoc accepte una visió fatalista que no analitza la realitat amb objectivitat.

  • Rebecca

    BRAVO! BRAVO! BRAVO! Menos parafernalia y más profesionalidad! Empezad con una buena limpieza de altos cargos de la ADCV para subsanar el problema desde la raíz, y a partir de ahí hablamos.

  • juanico

    Victor le estás pidiendo a un niño de tres años que corra los 100 metros lisos como Usain Bolt. Dejemos primero que aprenda a andar. Lo interesante ahora es saber si vale para ello, todo llegará, lo que necesita en estos momentos es mucho cariño y apoyo, pero sobre todo creer en él, el resto vendrá poco a poco porque el chaval vale muchísimo.

  • Un fuerte aplauso por decir lo que muchos nos callamos. Muchas cosas han de cambiar en esta asociación para que se nos tome enserio.

  • Manu

    Esa fue mi impresión de la ruta V por el centro. Mucho networking y poco diseño.

  • Alex

    100% de acuerdo, sin matices.