El binomio collage y paisaje rural reinterpretado en las imágenes de Miguel Ángel Tornero

Miguel Ángel Tornero (Baeza, 1978) trae, en esta segunda individual a la galería Juan Silió (Santander), sus obras más recientes, en las que da un giro hacia el collage en su concepto más tradicional, es decir, la composición manual, sin dejar de lado la fotografía.

El binomio collage y paisaje rural reinterpretado en las imágenes de Miguel Ángel Tornero
En las obras de la serie La noche en balde puede encontrarse una aproximación muy personal al paisaje, dejándose ver una relación afectiva con el entorno. No es la primera vez que Miguel Ángel Tornero se ocupa del binomio collage y paisaje rural nocturno. Incluso podríamos afirmar que estas obras nacen de una revisión y una necesidad evolutiva de las fotografías y collages digitales que ha venido mostrando desde sus inicios, donde mostraba una peculiar fascinación por los descampados, las carreteras secundarias, las laderas, los arcenes, la botánica salvaje y periférica… donde recreaba inquietantes situaciones pobladas de personajes a la deriva que parecían preguntarse cómo habían llegado allí.

Otras veces, simplemente documentaba –en un intencionado fracaso de objetividad– la peculiar belleza que encontraba en cardos borriqueros, pitas y otras especies botánicas supervivientes, de las que crecen a la contra, en condiciones adversas y sin recibir ningún tipo de atención, sobre terrenos yermos y baldíos. Siempre, como esta vez, utilizando un uso crudo y directo del flash, privilegiado y áspero punto de luz que nos sitúa en primer término lo que estaba oculto.

Con esa misma iconografía, observamos en estos collages manuales sobre cartón, un diálogo entre fotografías impresas, recortadas y maltratadas con diferentes materiales cotidianos, nada nobles; un trabajo desprejuiciado, sencillo y directo, casi artesano y escenográfico, donde también pueden encontrarse los cimientos de parte de sus propuestas en el campo de la fotografía: La intención de utilizar la fotografía cada vez menos como simple contenedor al servicio de las imágenes y cada vez más como una herramienta expresiva físicamente protagonista; de estirar las posibilidades y jugar con los soportes, de no limitar el disfrute de la obra al sentido de la vista, de explicitar el proceso, de transgredir la manera habitual de trabajar con la foto –aludiendo a veces a un espíritu amateur– convirtiendo en virtud la fragilidad del medio.
El binomio collage y paisaje rural reinterpretado en las imágenes de Miguel Ángel Tornero

Miguel Ángel Tornero es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada. Actualmente vive y trabaja en Madrid. Ha realizado residencias artísticas en lugares como la Academia de España en Roma (2012/13) o Künstlerhaus Bethanien en Berlín (2010). Ha sido galardonado con importantes premios de fotografía como el Grünenthal (2011), Purificación García (2007) o ABC (2003). También con el Generaciones (2009) para proyectos artísticos, así como el Premio Nacional al mejor libro de Arte editado en 2014.

Entre sus exposiciones individuales destacan Looking Was Serious Work but also a Kind of Intoxication en el DA2 de Salamanaca (2017), The Random Series –berliner trato, romananzo & madrileño trip– en Festival suizo de Fotografía de Biel/Bienne (2016) y en el Centro de Arte de Alcobendas (2015), Querido Imprevisto (2012) en la Galería Juan Silió de Santander, The Random Series –berliner trato– (2010) en Künstlerhaus Bethanien de Berlín, y Por ahora todo va bien (2007) en la Galería Luis Adelantado de Valencia.

Qué: Exposición La noche en balde, fotografías de Miguel Ángel Tornero
Dónde: Galería Juan Silió (C/ Sol 45, Santander) 
Cuándo: Hasta el 24 de abril

miguelangeltornero.net