La Marina de Oporto

Desvelada la nueva imagen de la Marina de València, ha sido casi una reacción unánime en la redacción y en las redes. El trabajo realizado por Eduardo Aires para la ciudad de Oporto ha sido una inspiración, un referente o un lugar donde fijarse. Un proyecto imposible no tener encima de la mesa. 

La Marina de Oporto

Izquierda: Porto, por Eduardo Aires. Derecha: La Marina de València, por Enrique Casp y Antonio Ballesteros

Una estética que ha sido muy visible para los que nos dedicamos a la imagen gráfica, publicada en cientos de revistas nacionales e internacionales. Precisamente, este fin de semana estábamos con él en Murcia y ha sido inevitable recordarlo. No se que pensará Eduardo, pero a mi me ha parecido muy coincidente. Demasiado. No hablamos de una copia, pero sí de un parecido poco recomendable.

No es que me parezca mal que la imagen de la Marina Real sea semejante a una de las marcas-ciudad mejor concebidas de los últimos años, eso aparentemente debería ser bueno. Si nos inspiramos, inspirémonos en los que lo hacen mejor. Incluso tampoco está mal que sea una estética de línea vectorial muy facilona que está muy presente en la gráfica de hoy en día. Si hay que ser trendy, es una buena opción. Lo verdaderamente importante es:

¿Qué tiene que ver esta estética con el espacio que debe representar? ¿Es diferenciador? ¿Es una identidad con personalidad propia que da carácter propio? ¿Es perdurable?

Todas esas preguntas son fáciles de contestar desde un punto de vista de imagen de marca. Es evidente que esta estética es muy actual y pasará fácilmente de moda. De hecho, ya está un poco fuera de onda precisamente por su uso extremo.

Iconos de la identidad de Porto

Porto

La Marina de València

La Marina de València

Los diseñadores valencianos Enrique Casp y Antonio Ballesteros explican que «la marca de la Marina de València pretende simbolizar el vínculo entre las personas y el mar. Es una indentidad gráfica sencilla y atemporal que, además, transmite empatía y optimismo». Y utilizan el lema “Ven a escribir el futuro de La Marina, sueña València”.

Pero la respuesta más evidente es que no representa en absoluto la zona ni la idea de espacio que supuestamente se pretende crear. «La Marina de València aspira a convertirse desde ya en el espacio estratégico con más potencial de la ciudad. El lugar para acoger las actividades productivas más innovadoras y creativas, aprovechando la infraestructura existente y sirviendo como palanca de transformación de los Poblados Marítimos y del resto de la ciudad», afirman desde la propia Marina de València.

Para un visitante con cierta cultura visual y cierto bagaje viajero reconocerá rápidamente la imagen de Porto y puede que piense: ¿Qué tiene que ver esto con Porto? Si se quiere crear una nueva zona en la ciudad que tenga la suficiente personalidad como para atraer negocio, cultura, ocio… hubiera sido interesante tener una identidad propia.

Por otro lado, si nos quedamos con el icono solamente es difícil percibir algún atisbo de personalidad o diferenciación. En breve, habrá quien encuentre parecidos a otros proyectos. Es cierto que es gracioso, sonriente, marinero… pero gráficamente es muy pobre. Igual hay que esperar a futuras aplicaciones y desarrollos para poder valorar en qué se convertirá.

Tipográficamente es también muy trendy. Una tipografía geométrica igual que la de Porto e igual de habitual en todo lo que se desarrolla hoy dentro de esa ya casi obsoleta corriente gráfica del New Ugly Design. Escribir un texto con una tipografía trendy no es hacer un logo. No existe modulación del naming, es igual de importante poner ‘Marina’ que ‘València’.

3-marca-la-marina-de-valencia

El logo solo tiene vida, de momento, en una indiana que rellena muy bien un espacio editorial, pero que no deja de ser una justificación muy sencilla. No hay relación histórica con el barrio, ni elementos identitarios que simbolicen el espacio, que recuperen algún valor propio e inequívoco.

En cuanto al color, parece que no se han comprado una buena carta Pantone, ya que con un color único se resuelve todo. Demasiado simple para tanto que representar, para tanta riqueza colorista que se supone debe expresar. El azul eléctrico que está por todas partes es coincidente con una tendencia estética muy actual que pasará rápido.  Algún que otro color hubiera sido deseable, sobre todo, como contraste, como punto de diferenciación con Porto, como elemento que combina con el azul del mar. No todo será azul marinero en La Marina.

Un resultado como este no justifica un concurso público y muchos meses de trabajo. Cuesta entender por qué motivo se eligió a esta candidatura cuando otros con una solvencia mayor y más contrastada estuvieron en liza, pero fueron descartados. También es cierto que desconozco las premisas, objetivos y las pautas requeridas por el cliente, que tal vez es lo que buscaba y lo que se ha ido trabajando conjuntamente, así que igual es lo que necesita el espacio y lo que se ha querido. En muchas ocasiones, los clientes deciden más de lo que a los diseñadores les gustaría.

Es un proyecto que parece resuelto más como un proyecto editorial que como un proyecto de branding. No en vano, los diseñadores que lo han desarrollado son grandes especialistas en Editorial.

Es una imagen sin alma y vacía de contenido. Casi un emoticon que representa una cara sonriente con unas grandes cejas u ojos. 

Unido a unos iconos lineales que simplifican cada una de las zonas de La Marina de València. Con azul y solo azul. Como proyecto de branding está lejos de ser un proyecto bien resuelto. Seguramente, con la aplicación a soportes mejorará en algunos aspectos y posiblemente en buenas y nuevas manos se consiga desarrollar una identidad diferenciada.

Esperemos que el contenido y la propuesta cultural sea más potente que su imagen. Seguro que todos lo deseamos.

Algunas reacciones en Redes sociales:

Iconos de la identidad de Porto

Iconos de la identidad de Porto

Identidad Visual Marina València Edificios

Identidad Visual Marina València Iconos

Iconos de la identidad de la Marina de València

  • anonimo
  • agustin

    ¡Qué redacción, qué ortografía y que digitación tan malas! Terminé tratando de evadir los errores y le perdí el hilo al texto.

  • Quina Barbaritat

    un artículo decadente para atraer polémica donde no la hay. BASURA.

  • Diseñador

    La gráfica de Oporto tiene sentido. Se trata de una abstracción de los azulejos que desde hace siglos adornan sus edificios. De ahí los colores y la combinación de “tiles” que hace que parezca un juego de iconos. La de Oporto me parece una de las mejores imágenes que se han hecho para una ciudad. Valencia es una ciudad fantástica, con un gran potencial y buenos diseñadores pero no sé si en esta ocasión han acertado… En lo que a mí respecta, esta propuesta no me dice nada.

  • Un_disenyador

    Personalmente creo que el proyecto es malo, lo diga Graffica o el Papa de Roma. Ni es diferenciador, ni es innovador, ni es mejor que el “inspirador”. Totalmente en contra de las adjudicaciones a dedo disfrazadas de buenrrollismo porque son los dedos “expertos” los que eligen a los privilegiados. Un buen concurso de ideas y que se presente quien quiera, y que un buen jurado elija el proyecto definitivo con unos argumentos públicos. Lo demás es marear la perdiz.

    • pedro martinez

      que rabia tienes. no es una adjudicación a dedo, es una llamada a proyecto publica, donde cualquier agencia, estudio, o diseñador – ilustrador freelance profesionales se pueden presentar y se escoge el mejor portafolio para cada proyecto. Infórmate antes

      • reproman

        Si los resultados fuesen fruto de una deliberación de un jurado competente a posteriori de concursos anónimos y no por designación oficiosa anterior a la adjudicación, saldrían a la luz estupendos profesionales, ahora sufriendo la dictadura de los “de siempre”, o mejor dicho de los “de ahora”

        • pedro martinez

          De que dictadura hablas, yo lo que veo ahora es VARIEDAD,

      • Un_disenyador

        Disculpa, mi rabia es de saber que en Valencia, y en muchos otros sitios hay estudios bastante mejores que los seleccionados y que no tienen opción porque la misma asociación elige entre colegas con no se sabe muy bien que criterio, y sino lo hace la profesión, lo hacen sus contactos en PSOE o Compromís. Mientras un jurado previo elija quienes pueden tener el “privilegio” de acceder y presentarse se perderán opciones a proyectos mejores. Por cierto, yo no me he presentado a ninguno, así que mi rabia no es precisamente por perder. Tu si que tienes que informarte bien y abrir un poquito los ojos.

        • pedro martinez

          no creo. Además ninguno de los diseñadores encargados de este proyecto es de ninguna asociación, ni Apiv, ni ADCV, ni nada similar. Ni tienen vinculaciones ni con el Psoe ni Compromís ni nada. Si que te noto con rabia si. Igual necesitas aprender a ser mejor persona antes de criticar lo que desconoces.

    • Nilton Revolledo Rodriguez

      Es verdad que el diseño de marca no es el mejor, a mi no me desagrada, pero es verdad que no es para nada diferenciador y sinceramente, usaron un tono de azul que unicamente es resaltante para la web, pero anda a reproducir eso en un pantone o cuatro tintas.
      Por otro lado, estoy muy en contra de los concursos, debido a que lo único que hacen es desvalorizar el diseño; hacen que los diseñadores se maten haciendo un trabajo que puede costar bien una fortuna si esta bien realizado y te terminan pagando con boletos de descuento o productos regalados por los auspiciadores y cuando el premio es efectivo, sinceramenten o es ni el 10% de lo que realmente cuesta cobrar por una identidad gráfica para una organización o empresa grande.
      NO A LOS CONCURSOS DE DISEÑO, solo desprestigian nuestro trabajo!

      • Un_disenyador

        Los concursos con un buen jurado profesional no desprestigian nada, al contrario, prestigian al premiado y dan la oportunidad a nuevos talentos que a base de portfolio nunca tendrán opción. Otra cosas son los concursos farándula, ahí si te doy la razón.

      • pedro martinez

        no es un concurso, fue una llamada a proyecto.

  • Lola Corbatta

    MUERTE A GRAFFICA YA

  • Lola Corbatta

    Victor Palau porque no te dedicas a trabajar en vez de estar jodiendo a otros con tu trendy revista?

  • Rui

    De un habitante de Porto: la identidad desta ciudad es vacia de contenido y la propuesta cultural es solo turística.

  • maria

    Que chorrada de articulo. La identidad de oporto no invento los iconos gráficos ni ha sido la primera en usar el azul y el blanco como colores corporativos.
    En lugar de criticar tanto los proyectos esta revista debería imitar un poco mas a its nice that, que son mucho mas positivos e interesantes y no tan destroyers y haters.

  • CsanchezZ

    Creo que ha sido la gota que ha colmado el vaso…Aún así es necesario una revista como Graffica…pero obviamente es necesaria si redirige estas situaciones y empiezan a hacer autocritica. Como bien dice el usuario “enserio”: «Miles de seguidores sin criterio se estan desinformando a través de este medio, pero le dan al click […]»

  • enserio

    Qué feo es añadir comentarios emitidos en redes sociales por cualquiera, para tratar de tener razón.

    En redes hay muchos comentarios serios y razonados que dicen lo contrario que este artículo. Y sin embargo Graffica no se hace eco de ellos. Graffica destaca aquellos comentarios de twitter y fb que le vienen bien, sin ni si quiera ver quien los emite, le da igual que venga de un no profesional o de un simpatizante del PP que hace política en redes, con tal de que el comentario avale la tesis del artículo de graffica.

    Qué lástima, graffica ya no tiene credibilidad, hace tiempo que lo estamos viendo, y ahora se ha confirmado de manera evidente. Graffica no es referencia por su contenido y rigor. No sabe de diseño, conoce lo que se cuece en este mundo y publica notas de prensa, pero cuando emite opiniones lo hace fatal.

    Miles de seguidores sin criterio se estan desinformando a través de este medio, pero le dan al click. Graffica sólo pretende ganar dinero aunque sea a costa del rigor en la difusión de la actividad que dice defender.

    Haters, aquí tenéis vuestra revista, un espacio a vuestra medida. Que los profesionales serios tenemos otros lugares, que no este.

    • ostitu

      “Las propuestas

      de mejora vienen bien, las propuestas destructivas denotan otro tipo de

      intereses, menos loables.”

  • Susana

    menos pose de progres sabiondos y más estudios.
    Revisad vuestras faltas de ortografía.

  • Un trabajo público de esa envergadura debe poder comentarse (y/o criticarse) abiertamente y sin tapujos. A mi me parece muy bien que se haga. Será el lector el que decidirá si los argumentos de Graffica tienen una base razonable o no es así.

    • pedro martinez

      Hay artículos de opinión y artículos de opinión y a este señor le pierden las formas, y no es la primera vez.

  • jajaja

    Se están haciendo multitud de concursos bajo el yugo de asociaciones que no representan ni al 20% de los diseñadores. Parece que si no eres asociado no puedes diseñar, esto ya se ha comentado pero parece que existen demasiados intereses. Si los concursos fuesen más abiertos y mejor remunerados los resultados serian mucho mejores y de paso se le daría dinamismo al sector.

    • enserio

      Afirmar cosas que no se conocen no está bien. Ninguno de los diseñadores
      de este proyecto es miembro de ninguna asociación. Las adjudicaciones
      de los proyectos se están haciendo con normalidad a profesionales sin
      pertenencia a ninguna asociación. Afirmar públicamente ciertas mentiras
      no hace sino estropear las cosas en lugar de mejorarlas. Las propuestas
      de mejora vienen bien, las propuestas destructivas denotan otro tipo de
      intereses, menos loables.

      Las llamadas a proyecto son totalmente abiertas, no se pueden abrir más.

  • Don’tAgree

    Os habéis convertido en una plataforma para criticar el trabajo de otras personas. Vuestros comentarios (a pesar de las escuetas y escondidas disculpas hacia los diseñadores) son armas arrojadizas a veces sin fundamento. “Es una imagen sin alma””Parece que no se han comprado una buena carta Pantone”… usáis un tono como si estuviérais por encima del trabajo de todos. Y como bien decís en el artículo, no conocéis las premisas ni los objetivos, así que comentáis a un nivel superficial, sin saber lo que requería el proyecto. Estas cosas pueden hacer perder trabajos a un diseñador y crear una mala imagen de él o de ella.

    • Elisabet VM

      Totalmente de acuerdo. No se ha de ser así tampoco… no vamos a ser todos cotizadísimos, arriesgadísimos, novedosísimos. Algunos también diseñamos “al uso” y nuestra creatividad muchas veces se ve frenada por las limitaciones del cliente. Es lo más normal. Eso no me hace menos diseñador. Váis a cuchillo.