Maria Herreros: «A mis padres les vendía los dibujos por 25 pesetas y los más bonitos por veinte duros»

Cualquiera que vea las ilustraciones de Maria Herreros jamás podría pensar que de pequeña le fascinaran los cuentos de Sissi. El trazo de Maria es duro, nervioso y sincero, y aunque su paleta cromática suaviza el trabajo, el resultado es todo menos almibarado. Este 2015 publicará Me dieron nombre, una novela gráfica en formato road trip en la que homenajea a la generación de nuestros padres y Tea, una aventura espacial. Seleccionada por Taschen entre los 150 mejores ilustradores actuales en su volumen Illustration Now!, Maria Herreros hoy nos habla de sus recuerdos de la infancia, de sus referentes y, sobre todo, de cómic e ilustración.

fotografía de la ilustradora Maria Herreros

Maria Herreros. Foto: Alejandro García.

Nombre completo: Maria Herreros [sin tilde, por tener un carácter más internacional].

Fecha y lugar de nacimiento: Valencia, 10 de julio de 1983.

De pequeña querías ser… Me han dicho que cuando pasábamos por las Torres de Serrano decía que quería ser “ina” (reina). Pero prefiero lo que soy. También quería inventar una máquina que hiciera realidad los modelitos que dibujaba. Mi firma era “Mariasso”, una mezcla entre María y Picasso.

¿Qué cómics/tebeos recuerdas de tu infancia? De pequeñita unos tebeos de cuando mi madre era niña, ya amarillentos con el papel a punto de romperse. Se llamaban Sissi, cuentos para niñas. Me fascinaban las chicas que salían y la ropa antigua que llevaban. Los temas eran súper aburridos porque siempre acababan en boda. Después empecé a coger los tebeos de mi hermano. Súper López, Mortadelo y todo el universo Ibáñez, Garfield, Snoopy, Mafalda, Fido Dido, Forges y creo que ya. Luego, en la adolescencia, me creía muy gótica leyendo casi todo Stephen King y un poco de ciencia ficción. No volví a leer cómics hasta finales de la carrera. ¡El panorama había cambiando mucho! Y descubrí el mundo fanzine que me dejó maravillada.

Tres dibujantes/ilustradores que consideres que han sido referentes en tu carrera… Los dibujos de Hockney, Modigliani y Steinberg.

Si no te hubieras dedicado a la ilustración y al cómic, ¿qué hubieras sido? Activista.
Maria Herreros, Mujer 50 pies

A la hora de trabajar…
– ¿Prefieres lápiz y papel o eres de las que va directa al ordenador y la tableta gráfica? Prefiero lápiz y papel, pero para el color a veces uso ordenador y tableta.
– ¿Te consideras ave nocturna o diurna? Por la tarde estoy más alerta, pero no se puede prescindir de las horas de la mañana. Las utilizo para hacer tareas de organización o me documento para después sólo dibujar.
– ¿Prefieres hacerlo sola o en compañía? Si la compañía es relajante no me importa.
– ¿Piensas que la creatividad llega sin más o hay que trabajarla? Hay que trabajarla, aunque sea de una manera intuitiva o menos consciente.
– ¿Necesitas orden absoluto o funcionas mejor en tu propio pequeño caos? Más que orden necesito limpieza visual. No puedo ver logotipos, pegatinas de precios, packagings feos o colores estridentes. Si todo lo que me rodea es bonito y combinado, me da igual el lugar que ocupe.
– ¿Música a toda tralla o silencio absoluto? Música (acústica, folk, americana), series (Louie, Broad City, Girls), podcasts (Café Cuántico) y cuando tengo la cabeza muy cargada, Henry Mancini en bucle o silencio.

Maria Herreros, ilustración Playboy
Hay quienes han definido tu estilo como a medio camino entre el cubismo y el expresionismo. ¿Cómo ves esta definición? ¿Te encuentras cómoda con ella o más bien consideras que hay muchos matices?
Bueno, es difícil definir un trabajo actual dentro de estas corrientes. Sí que tiendo a ignorar la perspectiva, pero los cubistas jugaban mucho con ella llegando a composiciones muy interesantes. En ese punto no me veo.

El expresionismo, como actitud intuitiva y personal, ahí me puedo encontrar más cómoda. Pero de todas maneras, no es algo en lo que esté pensando a la hora de trabajar; ni siquiera creo que lo hicieran los artistas que ahora incluimos en estos ‘ismos’; es algo que llega con la perspectiva del tiempo, si ha de llegar.

Y tú, ¿cómo definirías tu estilo o el tipo de ilustraciones, retratos… que haces? Empático, nervioso y sincero.

¿Cuándo empezaste a trabajar como ilustradora profesional? Al terminar la carrera encontré un trabajo de dibujante ‘a sueldo’ (suena a matón), y dos años después lo dejé y me establecí como freelance.

¿Recuerdas el primer trabajo como ilustradora por el que te pagaron? ¿Qué trabajo fue y cuánto te pagaron? A mis padres les vendía los dibujos por 25 pesetas y los más bonitos por veinte duros. A veces me los encontraba en los cajones, los sacaba y se los volvía a vender. En el mundo profesional, los primeros fueron encargos particulares, retratos sobre todo.

Actualmente ya son varios los títulos que tienes publicados. Y en breve saldrán Me dieron nombre y Tea. ¿Qué nos puedes avanzar de estos trabajos? Primero saldrá Tea y es un cómic sobre esa sombra de responsabilidad que empieza a pesar en las niñas desde la pubertad; y los oscuros motivos de control social que hay tras ello.

Me dieron nombre es una obra en formato road trip que está inspirada en la canción de Jim Croce, I got a name, y es un homenaje a la generación de nuestros padres; que tuvo que sacrificarse para que nosotros pudiéramos tener carreras o desarrollar nuestra vocación. Lo tuvieron difícil y renunciaron a mucho para que nosotros naciéramos en un escaloncito más arriba. Se ha perdido mucho ese espíritu de sacrificio y generosidad. La gente está muy ensimismada.

Maria Herreros, ilustración Women of the Future

Me llama la atención que Todas putas, publicado por Dibbuks, y Enjambre, de Norma Editorial, son dos títulos de cómic en los que tú participas con otras muchas autoras. ¿Podríamos afirmar que la ilustración y el cómic ‘en femenino’ –o hecho por mujeres– es un boom? ¿Por qué este éxito ahora? Bueno, la Asociación de Autoras de Cómic (AAC) está haciendo una gran labor para que se sepa que las autoras llevan muchos años trabajando sin reconocimiento. Empieza a haber más visibilidad y es algo a lo que los editores se suman. Que parezca novedad es prueba de que queda mucho trabajo por hacer. El objetivo es que pase el ‘boom’ y llegue la normalidad en género.

Hay autores que se sienten en su salsa con el tema de firmas, charlas, presentaciones, entrevistas… En tu caso, ¿cómo llevas el tema de autopromo y dar la cara en público? Dar la cara en público no me importa porque ya he perdido la poca vergüenza o vanidad que me podía quedar. Sobre todo porque estoy hablando de un tema que me apasiona, no veo el problema en compartirlo. El tema autopromo es algo que no me presenta ningún conflicto si sé que estoy promocionando un trabajo honrado y sincero. Es como elaborar un porfolio: tienes que llenarlo de trabajos de los que te sientas tan orgullosa que estés deseando enseñar. Si el que se promociona está vendiendo humo, eso ya es otra cosa.

Maria Herreros, Audrey

¿Es necesario hacer ruido en las redes sociales para tener notoriedad, difusión y promocionar tu trabajo? Necesario no es. Es una herramienta más, una facilidad. La puedes usar bien o mal. Puedes caer en el engaño de que basta con eso. Hay que tener también imaginación y hacer actividades offline, y relacionarse. No me interesa ser súper mediática, ni tampoco una dibujante Gollum. Hay a quien le incomoda no poder encasillarte en uno u otro.

Un ejercicio de cara al futuro. ¿Dónde te ves dentro de 20 años? ¿Crees que seguirás abrazada de pleno a la ilustración? La ilustración creo que no la dejaría porque te hace estar muy fresco y espabilado. Es rápido y dinámico. Me gustaría hacer lo mismo, pero con una remuneración y condiciones más justas para mí y todos mis compañeros. Tener un súper estudio grande, no sé en qué ciudad, y quizá hacer más piezas personales y pintura. Sobre todo tener el lujo del tiempo, para analizarlo todo con más perspectiva y que eso mejore mi trabajo.

Maria Herreros, ilustración

Sobre Maria Herreros
Ilustradora freelance y autora de cómics con base en Valencia, España. Actualmente ya son varios los títulos que tienes publicados destacando Fenómeno, una galería ilustrada de humanos excepcionales editado por Edicions de Ponent, Negro Viuda Rojo Puta, un tebeo de género ‘slice of life’ sobre el momento vital en el que madurar deja de ser opcional y editado por Ultrarradio. También los cómics colectivos Enjambre, de Norma Editorial y Todas Putas de Dibbuks. Y este 2015 publicará Me dieron nombre, una novela gráfica en formato road trip en la que homenajea a la generación de nuestros padres y Tea, una aventura espacial. De manera independiente publica sus propios fanzines y forma parte de proyectos de gestión cultural. Expone su obra personal en Madrid, Barcelona, Porto, Berlín, Santiago de Chile y Montreal.

www.mariaherreros.es 

Maria Herreros, ilustración de Twiggy