Magoz: «El mundo no está hecho para los nómadas digitales»

Magoz acaba de lanzar nueva web, donde el minimalismo y la funcionalidad están presentes pero sin dejar de lado el aspecto gráfico, muy acorde con sus ilustraciones. Este lanzamiento nos sirve de grata excusa para intercambiar unas palabras con él y conocer más de cerca su trabajo, en qué consiste la vida de un ilustrador nómada, cómo ha sido su estancia en Finlandia y en otras coordenadas donde ha vivido. Magoz también nos avanza su nuevo destino, ya que en el momento de realizar esta entrevista ultima los preparativos para salir rumbo a Malasia.

Magoz, ilustrador nómada

Magoz nació y creció en una pequeña ciudad cerca de Barcelona. Su nombre real es Michael, pero Magoz es la firma por la que se le conoce y que le acompaña desde adolescente, cuando 10 años atrás buscó un nombre para poner en las paredes. Comenzó a desarrollar proyectos relacionados con la creatividad a muy temprana edad hasta que finalmente ha encontrado su propia manera de pensar y de vivir a través de la ilustración.

«Cuando empecé a trabajar como ilustrador arrastré el nombre de forma inconsciente», nos comenta. «A día de hoy veo a Magoz como un proyecto  en sí mismo, el más importante de todos, donde procuro construirme a mí mismo y me planteo la vida como si de un proyecto se tratase». ¿Esto qué implica? Algo tan sencillo –o no, según se mire– como aplicar «unos objetivos, checklists, presupuesto e incluso briefings…».

¿Cómo funcionan esos briefings? ¿Es algo que tienes por escrito y cada cierto tiempo revisas? Magoz responde: «El hecho de transformar mi vida en un proyecto tiene muchas implicaciones, pero tal vez la más evidente es la de abrazar teorías y maneras de trabajar (de vivir) para cualquier ámbito que hace que todo sea más eficiente y esté bajo control». Y añade: «Me encanta tener sistemas organizativos para cualquier cosa y me gusta la idea de implementarlos y analizar cómo están funcionando». ¿Por ejemplo? «Tengo objetivos a corto, medio y largo plazo», comenta. « Utilizo listas de tareas para el corto plazo, y listas con objetivos más grandes para el medio y largo plazo, que voy desmenuzando a medida que avanzo y pasan del largo al medio plazo, y del medio plazo al corto».

Magoz, ilustración Follow your dreams

«Me encantan las listas y tengo muchas listas que diariamente uso: libros que leo, películas que he visto, música que he descubierto, destinos que quiero visitar, ocio del que quiero disfrutar, conocimientos que he aprendido, fundamentos morales, recetas de cocina, motivos por los cuales hacer ciertas cosas… Estas listas son tremendamente útiles para estimular la creatividad, tener constancia, evaluar y no perder el rumbo».

¿En cuanto a los briefings? «Defino nuevas habilidades o conocimientos que quiero adquirir. A modo de briefing defino el qué, el por qué y el cómo voy a actuar», explica. «También uso un sistema similar para resolver problemas o ahondar en temas para mí desconocidos. El hacer todo esto por escrito es esencial porque ayuda a interiorizarlo todo y, por supuesto, todo queda registrado para poder consultarlo después. Para llevar todo esto a cabo, Magoz utiliza Evernote, una aplicación multiplataforma para organizar toda la información y acceder a ella desde cualquier parte».

Magoz, ilustración prosperity

Su carácter de ilustrador nómada le sitúa en estos momentos en Finlandia. Le preguntamos qué tal por tierras laponas y la respuesta es efusiva: «¡Muy bien! Con temperaturas bajo cero a diario y las primeras nevadas. Mucha naturaleza y mucha introspección, la gente es igual de fría que el clima», ríe. «Llevo aquí dos meses, pero en un mes me mudo a Malasia, supongo que estaré allí unos 6 meses».

Sobre la experiencia en tierras tan gélidas y lejanas en cultura, carácter y costumbres, nos surge una duda. ¿Hasta qué punto la introspección finlandesa ha influido algo en el estilo o la manera de trabajar de Magoz? «Yo diría que mi ya de por sí carácter introspectivo ha influido en la decisión de mudarme a Finlandia o a Malasia. Y en Finlandia he encontrado un ambiente que me ha posibilitado todavía más el encierro creativo. En concreto he estado trabajando intensamente en la nueva web desde que llegué. Por otro lado, la naturaleza aquí es increíble y es un gran aliado para cuando está inmerso trabajando en algo», afirma. «Oxigenarte dando un paseo por un bosque con lagos y nieve no tiene precio».
Magoz ilustrador nómada – serigrafía tándem edición limitada

Antes de Finlandia, Magoz estuvo el año pasado en Bristol, Inglaterra, «una experiencia increíble», dice, «decidí que tenía mucho por explorar y tomé la decisión de que durante los próximos años sería un ilustrador nómada». Gracias a internet es posible trabajar «desde donde uno quiera», comenta, «mi intención es pasar temporadas de entre 3 y 6 meses de duración en distintos países, recorriendo mundo durante los próximos años, hasta que un día decida establecerme definitivamente en algún país».

Este planteamiento da cierta envidia, pero también me lleva a pensar en otros aspectos. Por ejemplo, en este peregrinaje, ¿a veces uno no siente cierto gusanillo en el estómago por dejar atrás ciertas cosas / personas por las que ha cogido cierto cariño? «Por supuesto, lo que más echo de menos es a la gente con a que he conectado. Afortunadamente, gracias a Skype suelo mantener charlas de dos o tres horas con ellos cada cierto tiempo. Es muy parecido a quedar con alguien para tomar un café o una cerveza, solo que nos separan cientos o miles de kilómetros».

Magoz - ilustrador nómada – ilustración love

De esta experiencia hace hincapié: «Paradójicamente he aprendido que la distancia une. Y no solo une, sino que descubre y embellece el carácter duradero de cada relación». Incluso la distancia también ha aportado algo: «Me ha unido con personas con las que no tenía una relación tan cercana y he descubierto aspectos de otras que no tenía presentes». Palabras que el ilustrador recalca: «De todas maneras, este peregrinaje como vosotros decís no va a ser eterno y en algún momento de los próximos años me estableceré y es cuando las relaciones personales que mantenga por entonces tendrán un papel protagonista en mi decisión de elegir ese lugar».

En la actualidad, Magoz colabora activamente en periódicos, revistas y agencias de publicidad desarrollando sus ilustraciones para clientes de todo el mundo como The New York Times, The Wall Street Journal, Scientific American, SCPF, El País, Wired Magazine, entre otros. También se dedica a la creación de proyectos personales –nosotros recordamos Biombo, un bello proyecto que brilla por su poesía visual–. Sin haber llegado aún a los 30 años, Magoz es ya todo un referente en el campo de la ilustración nacional e internacional.
Magoz - ilustrador nómada – ilustración Facebook

Más preguntas que nos surgen, en esta ocasión por el trabajo como freelance. Está claro que el hecho de tener internet y un portátil abre todas las puertas del mundo pero ¿cómo se soluciona fiscalmente el hecho de vivir como ilustrador nómada? ¿Cómo facturas tus trabajos? «Hasta ahora estoy facturando como autónomo en Inglaterra, pero probablemente no pueda alargar esta situación por mucho tiempo. La opción más sencilla (i dolorosa, por las duras condiciones) es la de hacerme autónomo en España, pero todavía es algo que tengo que meditar y decidir. La opción de hacerme autónomo allí donde vaya es otra, pero muy complicada y probablemente no merezca la pena o incluso no sea posible en determinados países. En este sentido nos comenta: «El mundo no está hecho para los nómadas digitales y no hay posibilidad de ser ciudadano del mundo y tributar allí donde te encuentres en cada momento». Quizás al no ser una situación concreta que afecte a muchas personas, «no es algo que internacionalmente se vaya a encontrar una solución a corto o medio plazo».

Magoz - ilustrador nómada – ilustración rediscovering mutual funds

En cuanto al estilo y la técnica de Magoz, sus ilustraciones son visualmente atractivas, austeras y sintéticas, con pocos elementos y colores. Como ilustrador le gusta jugar con la parte comunicativa de las imágenes, centrándose en el valor conceptual. Cada nuevo encargo es para Magoz una nueva pregunta a la que da respuesta con metáforas y buena carga poética. Las ilustraciones de Magoz utilizan lo mínimo para decir lo máximo. Los elementos son reducidos drásticamente a lo esencial, dando como resultado imágenes con un máximo de tres o cuatro colores, carentes de líneas, degradados u ornamentos, pero llenas de significado.

Respecto a la nueva web, nos comenta que cuenta con «pequeños detalles, como la cabecera animada, o atajos de teclado que enriquecen la experiencia de usuario». También ha lanzado una tienda online. Y es que, durante los últimos meses Magoz ha estado trabajando duro para ofrecer la mejor calidad en procesos de impresión, tintas y papeles a un precio asequible. Series limitadas, umeradas y firmadas de sus ilustraciones y un libro desplegable serigrafiado son los productos con los que inaugura la tienda online.

→ www.magoz.is