Luz de León: «La arquitectura de información permite crear diseños coherentes»

Luz de León es la socia fundadora y directora creativa de Diga33!, una compañía dedicada a crear experiencias para el usuario desde el año 2007. Ha colaborado con agencias como Publicis Modem, Ogilvy, Wysiwyg, E-One Lorente, Click Marketing, Saatchi & Saatchi y Grupo Havas, entre otras. Entre 2004 y 2007 ha publicado13 libros de diseño gráfico y desarrollo web para la editorial Mac Graw Hill. Además, Luz es la coordinadora del programa Axure para UX en K School. Hoy nos aclara todas las dudas en torno a la arquitectura de información, usabilidad y Axure, entre otros conceptos que cada vez son más clave en el diseño.

lula_grLa primera vez que oí el término arquitectura de información vino a mi mente un universo tipo Matrix, con columnas y columnas de códigos indescifrables que van conformando todo un mundo digital. Imagino que voy muy desencaminada. Para alguien neófito, ¿cómo le explicarías este término?
La arquitectura de información (AI) es como los planos de un edificio –de ahí el término ‘arquitectura’– y consiste en analizar y organizar todo el contenido de un proyecto digital antes de poner a todo un equipo a trabajar en él.
Realmente es mucho más sencillo que Matrix [dice con una sonrisa]. Precisamente porque está pensado para que cualquier implicado en un proyecto –desde el cliente hasta un ejecutivo de cuentas– puedan entender el alcance y funcionamiento de una aplicación sin tener ninguna noción informática.

La arquitectura de la información, ¿ha estado siempre ahí? ¿Por qué es ahora cuando se habla de este tema?
Mi primera arquitectura de información la desarrollé en CAP Gemini hace unos 12 años, ese mismo año comencé a trabajar como externa en el equipo de Usabilidad de Banesto con profesionales como Ignacio Buenhombre, Pablo Sánchez o Margarita Barrera. Por entonces, a menos que se trabajara para un gran cliente (banca, seguros, administración pública) muy empapados de la parte tecnológica, entregar un arquitectura de información era casi una curiosidad. Ahora se habla tanto de este tema porque el cliente ya está formado y se considera un requisito. Por eso hay una importante demanda de profesionales que puedan desempeñar este perfil.

¿Cómo eran entonces estos profesionales o es que no existían?
Era parte de un perfil de ‘chico para todo’, lo desempeñaba cualquier implicado en el proyecto, desde un diseñador hasta el project manager y los perfiles se formaban sobre la marcha. Realmente no existían. Hoy por hoy, hay una cultura muy importante de AI, que desde hace unos años se promueve desde EEUU (¡como siempre!) y que nos ha alcanzado muy de lleno. Hay numerosas comunidades de expertos y publicaciones de UX  desde www.uxbooth.com pasando por uxmatters.com, uxmastery.com y la popular alistapart.com.

¿Qué perfil debe tener un arquitecto de información? ¿Cuál es la base para llegar a ser un buen profesional?
El arquitecto de información es un perfil muy multidisciplinar, pero ante todo yo creo que debe tener tres ingredientes. El primero ser un power user, de todo, en su móvil, en su tablet, en internet, una vida digital muy rica es una clave sine qua non en esta profesión. El segundo, inquietud: estar al día y en continuo reciclaje para conocer los nuevos modelos de interacción con el usuario e interpretarlos para aplicarlo en el día a día. El tercero, tener una importante capacidad analítica, lo pongo al final porque es el único que se puede trabajar con la práctica, mientras que los anteriores implican un gusto por la profesión que es imposible de adquirir si no se tiene. Que te guste este oficio. La capacidad para disfrutar, innovar, investigar debe ir con la persona y eso es lo que crea un gran profesional en esta disciplina.

 

kschool

 

¿Qué nexo o cómo conectan la arquitectura de información y el diseño?
La arquitectura de información permite crear diseños coherentes; los diseñadores trabajan con mucha más eficacia porque tiene todo el contenido que deben diseñar sin lugar a errores o suposiciones.
Además hay un factor muy claro por el que contar con una buena arquitectura de información: redunda en un mejor diseño. Los proyectos que cuentan con esta fase de análisis se dilatan menos en el tiempo y sufren menos ciclos de cambios. De este modo el diseñador no se quema y hace mejor su trabajo, pudiendo evolucionar más ágilmente de un proyecto a otro y con mayor frescura.

¿Qué es Axure? ¿Qué aporta esta herramienta respecto a otras? ¿Se podría afirmar que el profesional que maneje Axure será el ‘rey del medio digital’ o quizás decir esto es demasiado pretencioso?
Axure es una herramienta y como tal, es un facilitador brutal, porque permite crear prototipos a una velocidad espectacular. La parte clave de esta aplicación son las herramientas que proporciona para crear prototipos navegables que luego se exportan a html y en los que tanto diseñadores como programadores, o el propio cliente, pueden interactuar con el sitio. Además, las funciones para unificar elementos repetitivos y ahorrar tiempo o reciclar el trabajo anterior en forma de librerías multiproyecto y, por supuesto, la posibilidad de compartir los documentos en numerosos formatos (desde html hasta word) hace que sea posible una edición muy sencilla para perfiles del proyecto que no son necesariamente Consultores UX.

¿Por qué Axure y no otras herramientas?
Yo he trabajado con numerosas aplicaciones desde Visio hasta Omnigraffle, pasando por el popular Balsamiq mock ups y me quedo con Axure por encima de todos ellos.

Todo esto, imagino que enlaza con la experiencia de usuario… ¿Cómo encaja todo esto?
Axure permite que los diseñadores  UX tengan a su alcance una herramienta que les posibilita controlar al detalle cual va a ser la relación del usuario con el interfaz de la aplicación que se está diseñando en cada momento. Sin duda, se puede decir que Axure permite diseñar mejores experiencias de usuario.

Previamente al inicio de un proyecto, ¿en qué aspectos hay que pensar?
A la hora de iniciar el proyecto hay tres claves que extraer del cliente o de nosotros mismos si estamos emprendiendo: el presupuesto que manejamos, los tiempos y el alcance.
Analizar la arquitectura de información del mismo nos ayuda a definir y concretar el alcance, lo cual nos lleva a definir un plazo y asignar un coste. Por eso, creo que ésta es sin duda la fase por la que hay que empezar.
_____
+info: kschool.com