Luis Demano: «Los accidentes que provoca el caos son una herramienta de mi trabajo»

Luis Demano se define a sí mismo como una «contradicción con patas». Ilustrador autodidacta, siempre se ha mostrado «desdeñoso de las instituciones de enseñanza (sobre todo de las que dicen dispensar creatividad) y ahora convertido en docente de un Master de Ilustración». Y si bien confiesa que no escucha música mientras trabaja, será uno de los 10 ilustradores que el próximo 3 de abril estarán trabajando en vivo en el MBC Fest para poner imagen a uno de los grupos que componen el cartel del festival. Comienza el fotomatón. 

Luis Demano retrato ilustradoNombre completo: Luis Demano.

Fecha y lugar de nacimiento: Nací el 25-09-1976 en Liliput.

De pequeño querías ser… Gigante como Gulliver.

­¿Qué cómics/tebeos recuerdas de tu infancia? Sobre todo dos: Carpanta, con total vigencia hoy día, y Mortadelo y Filemón. Me pasaba horas copiando sus dibujos hasta que me lloraban los ojos.

­Un dibujante o ilustrador que consideres un referente… Mi amigo Martín López Lam.

Doce años de carrera dan mucho de sí, ¿cómo ves tu evolución en ese periodo de tiempo? Constante. Tan rápida y constante que apenas tengo tiempo para pararme a reflexionar sobre ello.
Luis Demano, ilustración Spanish Monarchy

­A la hora de trabajar…

– ¿Prefieres lápiz y papel o eres de los que va directo al ordenador y la tableta gráfica? Dependiendo del encargo elijo la técnica que mejor se adapte al contenido. Ambas me gustan por igual. Aunque digitalmente trabajo con ratón, nunca he tenido tableta gráfica.

– ¿Te consideras ave nocturna o diurna? Trabajo mejor con la luz del sol entrando por mi ventana.

– ¿Prefieres hacerlo solo o en compañía? La soledad del corredor de fondo.

– ¿Piensas que la creatividad llega sin más o hay que trabajarla? La constancia es la clave.

– ¿Necesitas orden absoluto o funcionas mejor en tu propio pequeño caos? Los accidentes que provoca el caos son una herramienta de mi trabajo.

– ¿Música a toda tralla o silencio absoluto? No escucho música mientras trabajo. Me pongo películas, escucho los diálogos y me invento los contextos donde se desarrollan. Es una de las formas que tengo de desarrollar mi capacidad de abstracción.

ilustración de Luis Demano
Dentro de la ilustración hay diferentes estilos [naif, pop, modernuki, ugly, plano, ñoño, retro vintage…]. ¿Cuál es tu posición frente a estas tendencias? ¿Crees que hay que estar al tanto de estas modas para no perder comba o mejor ir por libre?
En este sentido soy ambivalente. Creo que en nuestra profesión es bueno estar al tanto de las diferentes tendencias, aunque en su mayoría sean refritos del pasado. Por otra parte, sería contraproducente condicionar tu propia voz a las modas del momento. Para mí siempre será más interesante conocer de dónde venimos que hacia dónde vamos.

¿Dónde encaja el tuyo, si encaja en algún estilo, o cómo lo definirías? No creo tanto en el estilo como forma, sino en el universo propio que se genera a través del contenido, de lo que contamos. La técnica solo es un vehículo para ello, que puede y debe ir transformándose con el paso del tiempo, adaptándose a los nuevos signos que vayamos incorporando de forma natural a nuestro discurso gráfico.

­La Cabina - Cartel - Luis Demano
Los ámbitos en que trabajas se sitúan en la ilustración para prensa, para libros, infantiles, posters, portadas de discos… ¿En cuál te sientes más cómodo? El único ámbito en que creo que quedan muchas cosas por decir es en el mal llamado libro ilustrado ‘infantil’. Es mi escenario favorito dentro de la ilustración y el que mayores posibilidades creativas y de experimentación sigue teniendo.

­ El otro día Max nos contaba que El País Semanal ha decidido prescindir del trabajo de los ilustradores? En tu caso, que trabajas o has trabajado habitualmente para prensa como eldiario.es, El Mundo, ABC, La Marea… ¿Cómo ves la situación del profesional en prensa? ¿Se pagan bien esas colaboraciones? No es de extrañar que un periódico como El País, que ha decidido prescindir hasta del código deontológico, involucione y decida excluir a la ilustración como herramienta de comunicación. De todas formas, me extrañaría mucho que prescindieran de El Roto, porque socavaría la poca credibilidad que le queda a ese medio.
Luis Demano, ilustración editorial eldiario.es

Por otra parte, estamos viviendo un proceso de transformación que cambiará completamente al cuarto poder tal y como lo conocemos hoy día. Y no, en España no se paga nada bien, salvo tal vez en el ámbito de la publicidad. El medio de prensa no iba a ser una excepción.

Entonces crees que vuestro trabajo como ilustradores no está lo suficientemente valorado… Como ya sabrás, en España llevamos un retraso cultural de cuarenta años. El hecho de que nuestra profesión esté ahora más visible que antes no quiere decir que esté mejor valorada. Si nos remitimos estrictamente a lo económico y acudimos a observar las tarifas que se pagaban en nuestra profesión hace treinta años nos llevaremos una amarga sorpresa. Eso sí, hay un mayor grado de alfabetización visual de la población, por lo que nuestro abanico expresivo es más amplio y menos frustrante. Personalmente, en el aspecto creativo sí que me siento más valorado que hace años.
Luis Demano, ilustración

­ ¿Algún truco/consejo para ser ilustrador profesional y sobrevivir en el intento? Emigrar virtualmente de España y ser constante.

­ ¿Hacia donde apunta el futuro de la ilustración? ¿Conforme está el panorama hay suficientes salidas para los profesionales? Si la ilustración ha sobrevivido como forma de expresión cultural desde el Paleolítico y su posterior evolución dio lugar al lenguaje escrito, no veo por qué no podrá sobrevivir unos cuantos añitos más. Más aún en un entorno comunicativo, el de internet, donde la imagen prevalece cada vez más sobre lo escrito. La ilustración seguirá siendo un medio universal de transmisión de ideas imprescindible, lo que no quiere decir que vayamos a estar mejor pagados.

Luis Demano, Illustration for International Women’s Day. Againts sexism in advertising.
Sobre Luis Demano
Luis Demano (con el apellido todo junto) es cómplice gráfico de columnistas en periódicos «de dudosa línea editorial –dice– aún creyéndome progresista»; también es dibujante de libros para niños «basados en valores que nunca podrán poner en práctica, porque el mundo de los adultos es una falacia intransitable». Y aún más: «ilustrador en campañas de publicidad de productos que nadie necesita; diseñador de carteles de eventos «a los que nunca acudiré», portadas de discos «que nunca » y cubiertas de libros «que jamás leeré»; en Twitter se comporta como un voyeur y en Facebook como un exhibicionista, pero sigue despertándose por las mañanas «esperanzado por el sueño recurrente de un futuro analógico y rupestre»; ateo hasta la médula, se descubre a diario creyendo todavía en el milagro de la transmutación de sus lápices «en panes y peces que me den de comer». Amén.

→ luisdemano.com