El universo Kukuxumusu, a juicio

Mikel Urmeneta, creador de Kukuxumusu, no puede reproducir, vender o transformar dibujos de la marca. Así lo acaba de dictaminar un juzgado de Pamplona.

Mikel Urmeneta, a juicio por los dibujos de Kukuxumusu

diariodenavarra.es

En vísperas de San Fermín, el creador de sus iconos más clásicos está envuelto en la polémica. Un juzgado de Pamplona acaba de establecer que Mikel Urmeneta, creador de la marca, no puede vender, reproducir o transformar los dibujos que pertenecen al Universo Kukuxumusu. Al menos, cautelarmente.

La guerra entre el actual propietario de la marca Kukuxumusu, Ricardo Bermejo, y su creador inicial, Mikel Urmeneta, viene de largo. Sus diferencias ocasionaron que, a principios de 2016, Urmeneta y su equipo «histórico» (Txema Sanz, Belatz, Asisko y MKO) dejaran la compañía en la que habían trabajado durante 27 años para crear una nueva marca: Katuki Saguyaki.

Ahora, son las ilustraciones de esta nueva marca, precisamente, las que han provocado la prohibición sobre los dibujos del Universo Kukuxumusu. El motivo es que Katuki Saguyaki ha reproducido ilustraciones que, para Bermejo, «pertenecen a ese Universo». Ante la duda de saber si los característicos personajes se consideran «nuevas creaciones» o no, nace este debate entorno a la propiedad intelectual y de marca en el que Mikel Urmeneta ya se ha posicionado: «Nunca he reproducido los dibujos cedidos a Kukuxumusu, pero tengo derecho a usar los personajes, que pueden ser esos dibujos en otros ambientes, porque no están cedidos».

Sin embargo, la juez Victoria Rubio, del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Navarra, no comparte su criterio, y ha establecido la suspensión y prohibición cautelar de todo aquello considerado Universo Kukuxumusu. Dentro de este dictamen, también ha prohibido «transformarlos en cualquier forma, en particular mediante su adaptación o recreación en cualquier nueva escena, situación o peripecia en la que pudieran ser colocados, mientras estén en vigor sobre dichos dibujos del Universo Kukuxumusu los actuales derechos de propiedad intelectual».

Los consecuencias más inmediatas ya se han hecho efectivas. La magistrada ha solicitado a Urmeneta y otros demandados que retengan y retiren los productos con dibujos de Kukuxumusu. Además, les ha pedido ingresar como caución 10.000 euros en el juzgado. Urmeneta, por su parte, se ha amparado en la «ambigüedad» de estos dibujos, y ha anunciado una futura querella contra Kukuxumusu. Por lo pronto, lo único que se puede saber con certeza es que este año los iconos más simbólicos de San Fermín son noticia antes de lo previsto.