Javier Olivares: «Soy dibujante, pero no tan bueno»

Javier Olivares se ha convertido en uno de los nombres indispensables dentro del panorama del cómic, la ilustración y la novela gráfica. Desde su paso por la revista Madriz, allá en los 80 hasta hoy, Javier ha ido cargando su porfolio con innumerables trabajos que van desde la ilustración de libros infantiles hasta títulos clásicos como El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde (SM, 2009), El perro de los Baskerville (Nórdica, 2011) o Cuentos de Navidad de Charles Dickens (Mondadori, 2012), por citar algunos. Sus ilustraciones también han sido publicadas en El País SemanalEl Mundo. En todos estos títulos y proyectos, Javier Olivares ha ido crecido como dibujante, reafirmando un estilo muy personal con un dominio del claroscuro soberbio y una calidad del dibujo exquisita. Hoy, entre presentación y presentación de Las Meninas (Astiberri, 2014) nos responde una a una a las preguntas del Fotomatón.

fotografía del dibujante Javier Olivares

Fotografía: Jesús Marchamalo.

Nombre completo: Javier Olivares Conde

Fecha y lugar de nacimiento: 7 de enero de 1964, en Madrid.

Formación… Estudios en la escuela 10 de ‘Artes y Oficios Aplicadas’ de Madrid.

De pequeño querías ser… Mayor.

Cuando alguien te pregunta a qué te dedicas, ¿con que definición te identificas o te sientes más cómodo: ilustrador, dibujante…?  Yo diría que dibujante, ya que abarca y define mejor tanto las labores de ilustración como las de dibujante de historietas y realmente casi todas las demás.

¿Qué cómics recuerdas de tu infancia y juventud? ¡Recuerdo demasiados! Pero por hacer una lista así de memoria y empezando por mi infancia me acuerdo mucho de la colección Joyas literarias Juveniles, los libros del Príncipe Valiente, Asterix o Tintín. Ya en mi juventud cambié esas lecturas por los álbumes de Blueberry de Giraud y los de su ‘alter ego’ Moebius. Y también devoré casi todas las revistas que se publicaron durante los 80 y parte de los 90… Comix Internacional, 1984, Cimoc, Cairo

¿Cómo y cuándo empezaste a hacer garabatos profesionalmente? Sería hacia el año 1984. Como ilustrador comencé publicando ilustraciones en una revista de juegos de ordenador que se llamaba MicroHobby. Por aquel entonces también empecé a publicar algunas historietas en la revista Madriz.
Javier Olivares – ilustración 'matrimonio' para El País

Si no te hubieras dedicado a los lápices y las viñetas, ¿qué te habrías hecho? No tengo ni idea. ¡Desde muy pequeño tenía muy clara esta vocación y la inutilidad para casi todo lo demás!

Tres dibujantes/ilustradores que te han influenciado o marcado tu estilo, ¿por qué? Moebius, Muñoz y Alex Toth. De Moebius absorbí mucho sobre composición y aprendí a usar la perspectiva para luego deshacerme de ella. De Alberto Breccia me queda la fuerza de la mancha, la potencia del negro y también me enseñó a moverme hacia adelante. Y de Toth intento aprender a dibujar lo necesario. De esos tres y muchos más sigo aprendiendo todavía hoy.

Dibujar cómic es… Una experiencia única, compleja y fascinante.
Javier-Olivares, Lady Susan ilustración de Jane Austin
A la hora de trabajar….

– ¿Prefieres hacerlo solo a acompañado? Nunca he compartido estudio con otros dibujantes, así que no sé si podría trabajar rodeado de otros compañeros. No obstante, como dibujante y padre he desarrollado la capacidad (o el superpoder) de concentrarme extremadamente en lo que estoy haciendo, hasta que lo me rodea desaparece y queda amortiguado, como un murmullo lejano de realidad.

– ¿Te consideras amante del orden o más bien eres de los que prefiere la filosofía del caos [o prefieres el silencio] Más que amante del orden soy ordenado por necesidad. Cuando trabajo, no me preocupo de dónde o cómo están las cosas que me rodean, aunque siempre sé dónde está todo. Pero al acabar un trabajo necesito el ritual de recoger el caos y ordenar las ideas.

– ¿Madrugador o ave nocturna? Antes era más ave nocturna, pero ahora soy madrugador.

– Qué escuchas mientras trabajas… o más bien prefieres el silencio absoluto. A la hora de escribir necesito silencio, pero cuando dibujo, en cualquiera de las fases, me gusta escuchar música. Y escucho de todo. Uso mucho mi cuenta de Spotify y según el día puedo ir desde Jack White a Brad Mehldau, pasando por Radiohead o Iron and Wine”. Soy bastante omnívoro en cuanto a la música.

¿Cómo definirías tu estilo? Hace poco leí esto en el Twitter de una periodista bajo su nombre: «¿Definirme en una línea? Soy periodista, pero no tan buena». A mí me pasa igual. Soy dibujante, pero no tan bueno.
Javier olivares – Prisioneros de Zenda

Ordenador o lápiz y pincel… [técnicamente, ¿con qué te sientes más cómodo?] Ahora mismo uso indistintamente ambas maneras de trabajar. El ordenador lo uso fundamentalmente para colorear o para retocar y mejorar las líneas de tinta. Lo que ocurre es que yo aprendí a manejarme con las técnicas tradicionales… así que, digamos que el mundo digital es el lugar donde trabajo pero cuando lo hago de forma manual es como si volviera a casa.

En Las Meninas, tu último trabajo para Astiberri, has vuelto a trabajar con Santiago García en el guión. ¿Cómo llevas la relación guionista / ilustrador? He trabajado muy pocas veces con guionistas y siempre procuro que sea gente con la que me llevo bien y con la que tenga afinidades. Con Santiago ocurre que además somos amigos desde hace muchos años y además me parece uno de los mejores guionistas que conozco. Mi relación con él en este aspecto no puede ser mejor y nuestra manera de trabajar está basada en la admiración y la permeabilidad. Los dos atravesamos las fronteras que definen nuestros trabajos con asiduidad y tranquilidad y esto siempre hace que el resultado sea mejor que la suma de las partes.
ilustración de los Cuentos de Dickens del dibujante Javier Olivares

¿Y la relación editor / ilustrador? No sólo con Astiberri, sino en general con otras editoriales con las que has trabajado en España, ¿hay suficiente libertad, marcan demasiado el terreno…? Yo personalmente estoy muy contento de mi relación con Astiberri. Son respetuosos, están siendo generosos con nosotros y se mueven rápido y bien. Hay que tener en cuenta que el mercado del cómic en España ha tenido hasta ahora una marcada tendencia amateur, es un mercado pequeño, con editores dedicados muchos de ellos a otras labores y con dibujantes que también tenían en otros campos su sustento profesional. Eso quita mucha presión al ambiente y, en general, hay una relaciones relajadas y amistosas. En un mercado pequeño como este, los problemas suelen venir más derivados de temas como la promoción o los derechos y cosas así. En cuanto a mi relación con editores fuera del mundo del cómic hay de todo, como en botica. En ese sentido yo aplico mi propio consejo que a veces comparto con los alumnos de mis talleres: «si a lo largo de tu carrera te encuentras con alguien, ya sea guionista, editor, ilustrador o escritor con el que te lleves bien y con el que trabajes a gusto, pégate a él (o a ella) como una lapa».
Javier Olivares, ilustración GENES

El cómic/novela gráfica en España, ¿crees que vive sus momentos felices estos días? ¿Es una disciplina que se ha puesto en valor en los últimos años o más bien aún le queda mucho camino por recorrer hasta llegar a niveles de otros países como por ejemplo Francia, Canadá…? Ahora mismo está claro que la Novela Gráfica está pasando por un momento de especial atención en los medios. A nivel editorial se está editando mucho y bien, y aunque para los autores aún no es suficiente solamente para poder sustentarse económicamente, el mercado español tiene ya una buena proyección internacional.

El título de un trabajo por el que sientes un cariño especial o te sientes especialmente orgulloso. Ahora mismo diría Las Meninas sin dudarlo mucho. Pero por repartir un poco los méritos pongamos Prisioneros de Zenda que es un libro que hice hace un par de años junto a Fernando Marías. Estoy muy contento de cómo nos quedó ese libro y, como escalón, ha sido fundamental para poder llegar a Las Meninas.
El dibujante Javier Olivares ilustra la novela gráfica Las Meninas (Astiberri, 2014)

El último cómic que has leído y que recomendarías… Tengo Hambre de Santiago García y Manel Fontdevila, editado por Caramba Cómics.

Un homenaje a un dibujante o ilustrador olvidado… Me gustaría recomendar a Lorenzo Goñi. Un portentoso dibujante poco conocido que trabajó mucho en los años 50/60 y 70.

Javier-Olivares, Lady Susan ilustración

¿En qué nuevos proyectos andas embarcado? Ahora mismo tengo un par de proyectos de libros ilustrados sobre mi mesa. Uno de ellos es La Llamada de lo Salvaje que editará Nórdica Libros y el otro, una recopilación de relatos de Edgar Allan Poe que  será editado por Anaya. De historieta, Santiago y yo ya andamos dándole vueltas a lo que será nuestro próximo proyecto y también empujaremos algunos que tenemos ya empezados. Ando embarcado en más cosas, claro, pero de momento son solo intenciones que esperan su momento.

Un consejo para quienes aspiren a vivir de sus viñetas… Que no se rindan.

→ http://javierolivaresblog.blogspot.com.es

Javier Olivares – Prisioneros de Zenda

Javier Olivares – El Malpensante

Javier-Olivares, ilustración

El dibujante Javier Olivares ilustra la novela gráfica Las Meninas (Astiberri, 2014)