Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

Google ha presentado su informe Bad Ads Report. La mala publicidad una realidad que crece cada vez más y a lo largo de 2016 la compañía ha retirado 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos. Esta cifra supera en más del doble la cantidad retirada en 2015. La dimensión de este dato no es baladí. «Si invertimos más de un segundo en retirar cada uno de estos malos anuncios, tardaríamos más de 50 años en acabar con toda esta tarea», según afirma Scott Spencer, Director of Product Management, Sustainable Ads en el blog de Google.  

Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

«Una web libre y abierta es un recurso esencial para las personas y las empresas de todo el mundo y, en este terreno, los anuncios tienen un papel esencial a la hora de asegurar a las personas el acceso a una información precisa y de calidad en la red», afirma Scott Spencer. «Los malos anuncios pueden arruinar la experiencia de los usuarios en Internet, ya que pueden ofrecer productos ilegales y realizar unas promesas poco realistas. Pero lo peor es que pueden engañarnos para que ofrezcamos información personal e infectar nuestros dispositivos con software dañino. En última instancia, suponen una amenaza para los usuarios, para los partners y para la sostenibilidad de la web abierta».

En este sentido, Google tiene unas estrictas políticas para controlar tanto los anuncios que permite como los que no, con el fin de proteger a los usuarios de aquella mala publicidad que es engañosa, inapropiada o dañina. El gigante de internet cuenta con un equipo de ingenieros, expertos en normativa publicitaria y directores de producto en todo el mundo, que están al acecho para detectar y eliminar la ‘mala publicidad’.

Solo en 2016, Google ha retirado 1.700 millones de anuncios que infringen sus políticas publicitarias, más del doble de la cantidad retirada en 2015.

El año pasado amplió sus políticas publicitarias para incrementar la protección de los usuarios contra ofertas engañosas y abusivas. Por ejemplo, en julio se presentó una política para prohibir los anuncios de préstamos vinculados a sueldos, que, a menudo, tienen como consecuencia unos pagos insostenibles y altas tasas de morosidad para los usuarios. En los seis meses desde el lanzamiento de esta política, Google retiró más de 5 millones de anuncios de este tipo.

En segundo lugar, la compañía ha mejorado su tecnología para detectar y retirar los anuncios más rápidamente. Por ejemplo, los anuncios del tipo ‘trick to clic’ aparecen frecuentemente como advertencias del sistema para que los usuarios hagan clic sobre ellos, sin darse cuenta de que, con esta acción, pueden descargar software o malware dañinos en sus equipos. En 2016, los sistemas de Google detectaron y eliminaron un total de 112 millones de anuncios de este tipo, lo que supone 6 veces más que en 2015.

Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

MÁS CASOS DE MALOS ANUNCIOS

Anuncios de productos ilegales
Uno de los tipos más habituales de mala publicidad son los anuncios que promocionan actividades ilegales, como los productos farmacéuticos no aprobados o las empresas de apuestas (en aquellos países en donde estas actividades no están permitidas). Aunque hace tiempo que Google tiene una política para bloquear anuncios que promocionan productos farmacéuticos no aprobados para su uso, el año pasado los sistemas detectaron un enorme incremento de este tipo de acciones promovidas por los anunciantes. Así, fueron retirados más de 68 millones de malos anuncios por infringir las normativas sanitarias, lo que representa un aumento desde los 12,5 millones en 2015.

De forma parecida, la compañía observó más intentos de anunciar acciones relacionadas con las apuestas que ni cuentan con las autorizaciones oportunas de los reguladores en los países en donde operan. Por esta razón, retiró más de 17 millones de malos anuncios por infringir las normativas legales sobre apuestas en 2016.

Anuncios engañosos
«No queremos que los usuarios se sientan engañados por los anuncios que ofrecemos, y, por ello, exigimos a nuestros anunciantes que sean sinceros, honestos y que proporcionen a las personas la información correcta para tomar unas decisiones informadas», explica Scott Spencer. «Algunos anuncios intentan hacer que los usuarios hagan clic y vean los anuncios engañando de forma intencionadamente con información falsa como, por ejemplo, preguntado: ‘¿corres el riesgo de padecer esta enfermedad rara que se come la piel?’ u ofreciendo curas milagrosas como una pastilla con la que puedes perder 22 kilos en 3 días sin levantar un dedo». En 2016, Google retiró cerca de 80 millones de malos anuncios por engañar, mentir y asustar a los usuarios.

Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

Malos anuncios en internet móvil 
En los últimos años, Google ha observado un incremento de mala publicidad y malos anuncios creados específicamente para internet móvil. Si has estado manejando tu teléfono y, de repente y sin avisar, has acabado en una tienda de apps descargando una aplicación de la que nunca has tenido noticia antes, puedes echar la culpa de ello a un anuncio de auto clic. En 2015, Google solo eliminó algunos pocos de miles de este tipo de malos anuncios, pero en 2016, los sistemas detectaron y eliminaron más de 23.000 anuncios de auto clic en sus plataformas, lo que supone un impresionante incremento interanual.

Anuncios que intentan engañar al sistema 
«A medida que mejoramos nuestros sistemas para encontrar malos anuncios, las acciones de los individuos malintencionados para estafar a los usuarios también mejoran o cambian», explica Scott Spencer. «Los estafadores saben que los anuncios para ciertos productos – suplementos para perder peso o préstamos vinculados a sueldos – no son permitidos por las políticas de Google, por lo que intentan engañar a nuestros sistemas para lograr incorporarlos en Internet. Esto puede convertirse en un juego del gato y el ratón. Hemos observado un impresionante incremento en las actividades fraudulentas en 2016, pero, por suerte, estábamos preparados para hacerles frente». El año pasado, Google retiró casi 7 millones de malos anuncios por intentar de forma intencionada engañar a sus sistemas de detección.

Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

En 2016, la compañía observó un aumento de acciones conocida como tabloid cloakers, un nuevo tipo de estafa que intenta engañar a sus sistemas pretendiendo ser noticas. Los encubridores se aprovechan a menudo de las tendencias actuales y de los asuntos de máxima actualidad: unas elecciones generales, una historia interesante de última hora o una persona muy conocida. Sus anuncios pueden parecer titulares de artículos auténticos en un sitio web de noticias, pero, cuando el usuario hace clic sobre una falsa noticia de, por ejemplo, Ellen DeGeneres y seres de otro planeta, son llevados a un sitio que vende productos para perder peso.

«Para combatir estos encubridores como noticias, eliminamos a los estafadores y evitamos que se anuncien en nuestras plataformas de nuevo», comenta Spencer. En 2016, Google retiró 1.300 cuentas de este tipo. «Desgraciadamente, este tipo de acciones se están haciendo más populares porque las personas hacen clic en estos anuncios. Y un puñado de estafadores pueden generar una gran cantidad de malos anuncios (durante un único barrido en busca de encubridores como noticias en diciembre de 2016, eliminamos 22 de ellos responsables de anuncios vistos por más de 20 millones de personas en una única semana)».

Google planta cara a la mala publicidad y retira 1.700 millones de anuncios por ser engañosos, inapropiados o dañinos

Promoción y obtención de beneficios con el uso de malos sitios 
Cuando Google encuentra anuncios que infringen sus políticas, realiza las acciones necesarias para retirar el anuncio y, a veces, va contra el anunciante, dependiendo del tipo de infracción cometido. Pero si el asunto guarda relación con los productos, servicios o contenidos que promociona el anunciante, también actúa contra el sitio web al que accede el usuario cuando hace clic en un anuncio. Siguiendo lo anteriormente expuesto, la compañía eliminó más de 5 millones de anuncios sobre préstamos vinculados a sueldos el año pasado, y también actuó contra 8.000 sitios que promocionan este tipo de préstamos.

A continuación, algunas de las infracciones de políticas más habituales observadas en sitios malintencionados en 2016:

● 47.000 sitios fraudulentos por promoción de contenidos y productos relacionados la pérdida de peso.

● Más de 15.000 sitios y 3 millones de anuncios eliminados en 2016 por contener software y malware no deseados dentro de sus contenidos.

● Más de 6.000 sitios y 6.000 cuentas eliminados por intentar vender bienes falsificados, como, por ejemplo, relojes de diseño falsos.

Muchos propietarios de sitios web utilizan plataformas publicitarias como AdSense, de Google, para hacer dinero, incorporando anuncios de Google en sus sitios y contenidos. «Nosotros tenemos unas estrictas políticas sobre los sitios que pueden mostrar anuncios a los usuarios, así como dónde deben aparecer, además de evitar que los anuncios no aparezcan en sitios con contenidos dañinos inapropiados o engañosos», explica Scott Spencer. «Cuando un editor infringe nuestras políticas, podemos hacer que nuestros anuncios no se muestren en su sitio o incluso podemos llegar a eliminar su cuenta».

«En 2016, observamos un incremento en el número de sitios que ofrecían información falsa sobre quiénes eran y sobre su contenido a los usuarios de Internet. Para proteger a los usuarios de información engañosa, actualizamos nuestras políticas de AdSense en noviembre de 2016 para incluir restricciones para contenidos falsos. Cambios de políticas como esta reciente actualización nos ayudan a eliminar los incentivos económicos que tienen estos sitios para crear y difundir contenidos engañosos en la red, porque dependen de nuestras plataformas para hacer dinero».

Desde hace tiempo, Google cuenta con políticas que prohíben a los editores de AdSense utilizar anuncios en sitios con contenidos deshonestos como, por ejemplo, los sitios que venden diplomas falsos o copias plagiadas de trabajos académicos. «La nueva política de AdSense nos permite actuar contra los sitios que engañan a los usuarios con sus contenidos», afirma. «Desde noviembre a diciembre de 2016, analizamos 550 sitios sospechosos de hacerse pasar por organizaciones de noticias y que, por lo tanto, podrían infringir nuestras políticas, actuando contra 340 de ellas por infringir nuestras políticas (tanto por falsificación de identidad como por otros fraudes) y cerca de 200 editores fueron retirados permanentemente de nuestra red».

«La mejora de la experiencia publicitaria en Internet es una prioridad alta para nuestras empresas y un asunto del que nos estamos ocupando mediante la lucha contra los malos anuncios, los malos sitios y contra estafadores, gracias a nuestra colaboración con la Coalition for Better Ads (entre otras iniciativas). Aunque retiramos más anuncios en 2016 que nunca antes, la batalla no acaba aquí. Invertimos en mejorar la detección aunque, al mismo tiempo, los estafadores invierten para lograr unos mecanismos más elaborados para engañar a nuestros sistemas. Seguir encontrándolos y luchar contra ellos es esencial para crear una web sostenible y abierta de la que todos podamos beneficiarnos».

→ googleblog.com